COCINAR EL PRESUPUESTO FUE MUY DIFÍCIL: PERRY

COCINAR EL PRESUPUESTO FUE MUY DIFÍCIL: PERRY

El Gobierno salió al paso de las duras críticas a la elaboración del presupuesto para 1995, lanzadas por varios parlamentarios, y dijo que rehacer el ponqué de los gastos no fue nada fácil. El ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio reconoció que si bien aún existen algunos aspectos que se pueden mejorar en el corto y mediano plazo, en la elaboración del presupuesto para el año entrante se lograron avances. Uno de ellos es que las regiones recibirán más recursos, a pesar de que los proyectos no aparecen muy discriminados y de que no se pudo complacer a todo el mundo.

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Para 1995 los municipios y departamentos colombianos recibirán más de tres billones de pesos, cifra que tendrá que ser muy bien administrada para evitar que en el futuro el proceso de descentralización administrativa termine en un fracaso.

Otro de los hechos destacables es que se realizarán mayores inversiones en salud, educación, seguridad social, vivienda e infraestructura.

Pero para mantener esta clase de inversiones se necesitará aumentar los recaudos de impuestos. Para Perry la situación fiscal es muy clara: rebajar las actuales tarifas sería irresponsable. Es más, con los mayores niveles de gastos y los menores ingresos no sería razonable pensar en una decisión de esa naturaleza.

Sin embargo, el funcionario reconoció que aspectos tales como las partidas globales, la financiación de los gastos y el equilibrio presupuestal son temas delicados que ameritan toda la atención del Ejecutivo. Ya se está trabajando en ello y es de esperarse que la próxima discusión de un nuevo presupuesto no genere tantas protestas y rechazo dentro del Parlamento.

Sí es consistente El Gobierno considera que la elaboración del presupuesto debe ceñirse a dos objetivos básicos: uno de ellos es que permita desarrollar las prioridades en materia de inversión social, y el otro que sea compatible con la estabilidad macroeconómica, es decir que no vaya a tener efectos inflacionarios.

En el presupuesto que regirá para 1995 el Ejecutivo tuvo que hacer una reorganización grande del proyecto inicial que presentó la administración Gaviria. En total, se reorientaron partidas por cerca de un billón de pesos, de las cuales se realizaron adiciones por 720.000 millones de pesos y se efectuaron reducciones por 261.000 millones. Es decir, que la adición neta para el próximo año fue de 492.000 millones de pesos.

Los reajustes en gastos se realizaron en sectores tales como trabajo, seguridad social, educación, salud, apoyo al sector agropecuario, vivienda de interés social, medio ambiente, ciencia y tecnología y carreteras.

No obstante, al Ejecutivo le hubiera gustado ser más audaz en materia de inversión social y destinar mayores partidas, pero el gran dilema era que los gastos no se podían desbordar mucho porque tenían que ser compatibles con las metas de inflación, según Perry.

Adicionalmente, se tenían proyecciones preliminares de las finanzas del sector público que arrojaban un superávit entre el 0,5 y 1,0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que es incluso superior al estimado en julio por la junta directiva del Banco de la República. De ahí que no se pudieran incrementar más los gastos.

Perry estima que será necesaria una mayor austeridad en 1995 y tratar de obtener un superávit en las finanzas públicas si es posible de 1,3 por ciento, con el fin de compensar la gran presión que ejerce el crecimiento de los préstamos del sector privado y de los medios de pago (dinero en circulación y en cuentas corrientes).

La plata no alcanza Si bien las finanzas públicas no presentan problema, no ocurre lo mismo con el presupuesto, ya que para 1995 presentará un déficit del 3,2 por ciento del PIB. A qué obedece este desequilibrio? Precisamente a que los gastos son mayores que los ingresos del Gobierno.

La manera como se puede compensar ese desequilibrio es con los superávit que generarán otras entidades públicas. Para el año entrante el Gobierno espera un buen desempeño de empresas tales como Ecopetrol, Telecom, el Fondo Nacional del Café (FNC) y la seguridad social, que ayudarán a compensar el faltante del Gobierno central.

A pesar de que algunos parlamentarios, como es el caso del senador Juan Camilo Restrepo, consideran que no es posible obtener unos recursos cuantiosos en seguridad social, el ministro opina lo contrario. Para Perry el superávit se originará en el hecho de que el sistema de seguridad social tiene que hacer reservas considerables para pagar las pensiones futuras. Siempre debe tener ingresos mayores a los egresos y ello es más factible con la puesta en marcha de la reforma a la seguridad social.

A recoger dinero Pero, precisamente la financiación de ese cuantioso faltante en el presupuesto fue una de las críticas más duras de los congresistas. El senador Enrique Gómez Hurtado había señalado que la emisión de títulos que pensaba realizar el Gobierno en el mercado interno por 2,5 billones de pesos, para financiar gastos, podría disparar aún más las tasas de interés.

El ministro de Hacienda sostiene por su parte que, a pesar de que se va a aumentar la deuda interna no tendrá porqué repercutir en un aumento de las tasas de interés por la siguiente razón: si bien el Gobierno retirará recursos del público por 2,5 billones, el efecto se compensará con los mayores dineros que trasladarán al sector financiero las entidades que registrarán superávit (Ecopetrol. Telecom, FNC). Es decir que se entregará a las entidades crediticias una cuantía mayor de recursos a la que se está retirando.

Para el funcionario no es del todo cierto que sólo sea el sector público en su conjunto el que presiona las tasas de interés, ya que el sector privado también ha tenido mucha influencia.

La explicación es la siguiente: mientras el sector público está arrojando superávit, como ha ocurrido en los últimos años, en el sector privado se ha abierto un déficit gigantesco que es del 7,0 por ciento del PIB. Si bien un hecho positivo es que ha aumentado la inversión privada, el aspecto negativo es que han disminuido los niveles de ahorro, los cuales han pasado en los últimos años del 14 al 7,0 por ciento.

Para el Gobierno esta situación es una consecuencia negativa de un proceso de apertura rápido, especialmente en el sector financiero, ya que la gente se ha endeudado mucho, ha bajado la tasa de ahorro y por ende se están creando presiones revaluacionistas. Por eso la prioridad será elevar las tasas de ahorro de la economía, tanto la pública como la privada.

Partidas globales Otra de las fuertes críticas al Gobierno, durante el debate en el Congreso fue la costumbre de presentar un presupuesto con muchas partidas globales.

El Minhacienda considera que en la mayoría de los casos ello es debido a una nueva tendencia del presupuesto que es producto del proceso de descentralización que vive el país.

El Gobierno ha visto no sólo cómo el proceso de descentralización está cambiando la estructura del presupuesto, sino que está generando problemas fiscales , indicó.

Antes el presupuesto estaba lleno de pequeñas partidas y proyectos de todas las regiones del país que se financiaban y definían desde los escritorios de Planeación Nacional y los diferentes ministerios, con poca consulta de las regiones y muy escasa participación de los parlamentarios. Hoy en día la cantidad de esos proyectos individuales es mucho menor y de ahí el descontento de los parlamentarios, porque veían que no aumentaban las inversiones para sus respectivas regiones.

Pero ahora, con el proceso de descentralización, cada vez una proporción mayor de los recursos del presupuesto se gira directamente a las regiones como transferencias del situado fiscal y participación de los ingresos corrientes.

Un ejemplo de ello es lo que sucederá en 1995; de 8,1 billones de pesos de ingresos corrientes que tendrá la nación más de tres billones se van directamente a los departamentos y los municipios. Esas son partidas que se giran para salud y educación, pero en forma global.

Pero otra parte de los recursos regionales también se comenzó a distribuir de manera diferente. El Gobierno entendió que no podía seguir repartiendo plata en unos proyectos pequeños de las localidades, cuando estas tienen suficientes ingresos. Por eso se creó el año pasado el sistema de fondos de cofinanciación que permite que sea la propia región la que presente los proyectos y si estos son viables son apoyados por el Ejecutivo. Una parte de los recursos los aporta la nación y la otra los municipios.

Para el caso del presupuesto de 1995 las partidas de cofinanciamiento son superiores a los 560.000 millones de pesos y son globales porque no se pueden desagregar mientras no se conozca con certeza la clase de proyectos a desarrollar.

No es que se esté tratando mal a las regiones, sino que el número de proyectos concretos ocupan cada vez menos espacio. El juego de aquí en adelante es el de la cofinanciación , asegura Perry.

El Gobierno estima que el proceso de descentralización tiene graves peligros porque se están girando mayores recursos a los departamentos y los municipios y si estos no se ponen las pilas para definir buenos proyectos y no invierten eficientemente los dineros puede fracasar a largo plazo este proceso.

Se mantienen impuestos La fragilidad que se puede presentar en las finanzas del presupuesto por los mayores gastos y los menores ingresos obligará a que el Gobierno sea más austero y a que mejore los recaudos.

En este último aspecto, el ministro de Hacienda considera que es necesario mantener los ingresos y que sería irresponsable que el país bajara los recaudos cuando el presupuesto tiene un déficit cuantioso y en momentos en que se tienen que realizar una mayor inversión social y en infraestructura .

El ejecutivo considera que no se pueden incrementar más las tarifas, porque ya están altas, pero advierte que tampoco se pueden bajar.

En este sentido Perry formuló un llamado a un dirigente gremial, que ha expresado abiertamente su rechazo por el anuncio de la administración Samper, en clara alusión al presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Sabas Pretelt.

Yo quiero hacerle un llamado, no al gremio, sino a un dirigente gremial. A mi me parece que estamos en un proceso de modernización en la actividad gremial que se manifiesta en que los gremios cada vez más están planteando soluciones de carácter nacional y no aquellas que benefician sólo a su sector. , indicó Perry. Además, destacó las iniciativas que han presentado como las propuestas para el plan de desarrollo o las alternativas del pacto social.

Para el funcionario esas son acciones positivas y constructivas que se necesitan en el actual proceso de apertura. Por eso reiteró que es conveniente para el país que los gremios piensen más en los problemas de carácter global que en los inconvenientes de su sector.

Un verdadero mamotreto Otra de las críticas de que fue objeto el Ejecutivo fue la relacionada con la misma presentación del presupuesto y el enredo de las cifras, ya que es muy difícil conocer qué partidas van para inversión y cuales para funcionamiento.

Sobre este aspecto el ministro comentó que si el proyecto se desagrega más lo único que se conseguirá es hacerlo más complejo, y ya de por sí es un mamotreto enorme, que es difícil de analizar.

Adicionalmente, la Constitución Nacional fija un plazo de tres meses para que el Congreso analice la iniciativa, y cuyo término vence el 20 de octubre. Esa fecha es más estricta, particularmente en el primer año de Gobierno, porque se tiene que hacer una reorganización de los gastos.

Es más fácil comenzar a hacer un presupuesto sabiendo cuántas claras de huevo se le va a poner o cuánta levadura, que recibir un ponqué a medio hacer por otra persona y tratar de agregarlo con el gusto, el sabor y la consistencia que uno quiere darle. A veces ni siquiera se sabe cuáles fueron los ingredientes que le puso el gobierno anterior. Mejorar ese ponqué toma su tiempo y por eso nosotros nos tomamos nuestro tiempo en presentar las modificaciones , enfatizó Perry.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.