NO VOTE POR MÍ

NO VOTE POR MÍ

Julio Mario Santodomingo duerme muy mal cuando vive en Bogotá. Lo comentaré luego porque tengo gran emoción por el título de Bogotano por adopción que me dio la revista Semana. Me lo merezco porque cumplí 30 años de vivir en Bogotá y juro que los 57 que me quedan, también los voy a vivir aquí. En Bogotá hay un clima delicioso, un sol riquísimo, gente divertida pero faltan andenes, sobran huecos y el paisaje es horroroso porque la publicidad que autorizan casi toda es de gusto lamentable.

26 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Hay que combatir a los constructores que cuidan más su millonario bolsillo que los derechos de la gente a caminar por los andenes. Hay que denunciarlos ante la autoridad y para eso puse mi nombre en lista como próximo edil de Chapinero, Chicó, Rosales, La Cabrera, Country, El Retiro, El Lago. Ojo: para concejal me sobraban votos y no quise meterme.

No pido mucho, quiero tener andenes para ir caminando a comprar mi pan francés, la revista que me gusta, el mango de Carulla, alquilar una película o citarme en una cafetería con amigas para comentar Café y los amores de Gaviota con el doctor Salinas y el sufrido Sebastián. Sobre el mal vivir en Bogotá tengo tres ejemplos. Carlos Ardila Lulle vive en Suba y a pesar de ser un triunfador en el capitalismo, en sus ocios nunca pasea por Bogotá porque se deprime con el panorama de mugre que tenemos. Moraleja: los magnates no pueden darse ni una miradita de paisaje. Luis Carlos Sarmiento, banquero y financista exitoso, vive en el barrio La Cabrera y hace dos años no realiza lo que más le gustaba, que era caminar en el barrio con su sonriente esposa Fanny y su perrito Matachín . En el hueco de un andén se ganó una fractura. Moraleja: los millonarios no caminan.

Julio Mario Santodomingo vive muy mal cuando viene a Bogotá porque no duerme. No es que tenga problemas para pagar el arriendo de su apartamento de la calle 85 con séptima, no duerme porque pegadito al ventanal de la alcoba le colgaron un aviso grande, rojo y luminoso que invita a comprar pollo frito Kentucky. La repelente luz del aviso llega directa a la almohada del ex embajador Santodomingo y lo desvela. Moraleja: en Bogotá hasta Julio Mario vive y duerme mal porque la autoridad no lo protege.

Como esta capital necesita buenos concejales, voy en llave con Enrique Vargas Lleras quien, por estudioso y por respeto a la memoria de su abuelo Carlos Lleras, sé que cumplirá con su deber. Y viene el final: si ustedes creen que sirvo como edil cívico y que puedo dar la pelea con los constructores abusivos, voten por mi lista número 532, zona Chapinero. Voy muy bien acompañado, voy con la jurista María Isabel Nieto Jaramillo y el empresario de la zona rosa Santiago Castellanos y lo haremos como toca.

Viva bien en Bogotá y no como Ardila Lulle, Sarmiento Angulo y Julio Mario Santodomingo, que viven como pobres. Vote por Antanas Mockus y por mí, no importa que seamos un poco corridos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.