ALVARO PAREDES CONTRA EL CONCEJO

ALVARO PAREDES CONTRA EL CONCEJO

Cuál no sería la sorpresa de Guillermo Upegui cuando abrió las páginas del periódico y vio la propaganda política que postula a Alvaro Paredes como candidato al Concejo de Bogotá con el eslogan: Paredes contra la corrupción. Vote 339 . Desde su modesto almacén ubicado en el primer piso de la Carrera 10 No. 24-76, Upegui recortó el aviso y recordó con indignación el escándalo que había protagonizado Paredes en el edificio Residencias Colón unos años antes.

29 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El actual candidato fue inquilino del apartamento 808 y durante los diez años que vivió en este edificio solo dejó deudas, procesos civiles, enemistades y un inmueble inhabitable.

Gozando el arriendo Todo empezó cuando Oscar Bosa, dueño del apartamento 808, quien se encontraba en Estados Unidos, le dejó como encargo a un amigo suyo que arrendara el inmueble. Al poco tiempo se presentó Alvaro Paredes, quien con recomendaciones de altas personalidades del país, solicitó el apartamento.

Inicialmente establecieron un contrato de arrendamiento verbal el primero de agosto de 1983 en el que Paredes se comprometía a pagar 25 mil pesos mensuales, los servicios de luz y teléfono y la administración del edificio.

Aunque durante los primeros meses Paredes cumplió con lo pactado, con el transcurrir del tiempo dejó de pagar todos los servicios, no volvió a girarle a la administración y el arrendador nunca recibió el resto de la plata.

Desde ese momento y durante más de seis años (73 meses) Paredes no pagó y le quedó debiendo al dueño del apartamento más de dos millones de pesos. Todas los solicitudes verbales y por correo certificado que se le enviaba para que abandonara el apartamento fueron evadidas por Paredes.

En lo que se refiere a la administración del edificio, su morosidad asciende a cerca de 500 mil pesos, según afirmó la administradora.

Lo veíamos salir del edificio como un dandy, impecable, cuando ni siquiera pagaba el arriendo , señaló una persona que trabaja en el primer piso.

Al cabo de dos años de morosidad, Bosa inició dos procesos de restitución de inmueble en los Juzgados 35 y 29 Civil Municipal contra el actual candidato al Concejo que no prosperaron puesto que se vencieron los términos para aportar pruebas.

A estas demandas, Paredes, por intermedio del abogado Gustavo Rodríguez Velandia declaró ante el Juzgado: no existe contrato de arrendamiento y, por lo tanto, no hay arrendador ni arrendatario. Mi poderdante es poseedor del inmueble .

No obstante, la Unidad Investigativa (U.I.) tiene documentos y recibos firmados donde se prueba que Paredes sí era el arrendatario y Bosa el dueño del apartamento.

Tiempo después, Bosa interpuso un tercer proceso contra Paredes en el Juzgado 16 Civil Municipal que resolvió la cancelación del contrato y la restitución del inmueble luego de un año y medio de proceso.

Apartamento del cartucho Luego de que estallara una bomba a mediados de los años ochenta enfrente del edifico, el apartamento 808 donde ya vivía Paredes, así como todo el edificio, se quedó sin vidrios. Cuando llegaron los maestros de obra a instalar los nuevos vidrios, la administración impidió su acceso hasta tanto Paredes pagara las deudas que tenía pendientes con ella. Ante esto, Paredes colocó cartones y periódicos para protegerse de los avatares del clima durante cerca de cinco años, según consta en el acta de lanzamiento.

La tercera demanda contra Paredes procedió y a las 10:30 de la mañana del 16 de diciembre de 1992 la juez Ligia del Carmen Hernández, junto con un cerrajero y la administradora del edificio allanaron el apartamento.

Según consta en el acta, el apartamento estaba en pésimo estado de conservación. Los vidrios de las ventanas no se encontraban puestos, total abandono del apartamento debido a la intemperie en que ha estado desde hace más de cuatro años . Además, el servicio de luz estaba suspendido y no había línea telefónica por no pago.

Por otro lado, un testigo afirmó que había tierra por todos lados, los muebles estaban destruidos, las cortinas rotas y amarillentas se ondeaban hacia la calle, y las más de cincuenta botellas de cerveza con esperma de vela lo defendieron contra la oscuridad durante los años que sobrevivió en esas condiciones.

Los mismos celadores declararon que Paredes vivía en condiciones infrahumanas y hasta otra fuente se atrevió a comparar el apartamento con la calle del Cartucho en Bogotá.

Cuando se hizo el allanamiento, Paredes ya había empacado su ropa en bolsas de Febor ya que no aguantó la falta de vidrios , señaló una persona del edificio.

Como lo dijo un ciudadano que llamó a la U.I: Yo no puedo permitir como colombiano que una persona con esos antecedentes vaya a llegar al Concejo . Y qué habrán pensado los vecinos de Paredes cuando vieron el aviso de su candidatura: Paredes contra los malos manejos .

Alvaro Paredes responde a acusaciones U.I. Conoce a Oscar Bosa? Alvaro Paredes: Sé quien es.

U.I.. Le rentó alguna vez un apartamento? A.P. No, nunca, jamás. Ni creo que el pueda tener un documento o algo por el estilo.

U.I. Entonces porqué conoce al señor Bosa? A.P. Porque alguna vez se me presentó a cobrarme por un apartamento que nunca me arrendó. Un apartamento que me arrendó don Aurelio Prieto.

U.I. Quién es Aurelio Prieto? A.P.: El secretario general de la Alcaldía en la administración de Julio Cesar Sánchez.

U.I. Qué apartamento le rentó el señor Prieto? A.P. En Residencias Colón apartamento 808.

U.I. Realizó algún contrato de arrendamiento con él? A. P. Claro. Estuve ahí cerca de 10 años.

U.I.. Cuando usted vivió en ese apartamento tuvo problemas con servicios públicos? A.P. No. Siempre los pagué.

U.I. Quién pagaba la administración del edificio? A.P. Yo, siempre fui puntual con los pagos.

U.I. Cuándo se retiró del apartamento y por qué? A.P. Hace como tres años, porque la carrera décima es de una peligrosidad increíble.

U.I. Oscar Bosa dijo a la U.I. que ustedes hicieron un contrato verbal de arrendamiento.

A.P. Contrato verbal de arrendamiento de apartamento no existe, jurídicamente no existe. Yo firme el contrato con don Aurelio Prieto.

U.I. El señor Bosa inició alguna demanda contra usted? A.P. Tres veces y los juzgados fallaron a favor mío y nunca me hicieron lanzamiento.

U.I. Usted contestó a los juzgados informando que el apartamento era suyo? A. P.: No, mío jamás, nunca, no debe haber ninguna declaración en ese sentido.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.