LOS MÁS DESTACABLE, EL CORAJE DE LOS CANARIOS

LOS MÁS DESTACABLE, EL CORAJE DE LOS CANARIOS

Dicen que cada día trae su angustia, pero cuando hay tiempo para manejarla se pueden encontrar las soluciones. Lo que no ocurre con el Atlético Bucaramanga que encara cada partido con la soga al cuello. Ayer en El Campín sólo un error del Santa Fe, la innecesaria falta del Chocó Suárez contra Kiko Barrios, le podía permitir igualar un partido que los canarios comenzaron a perder por su propia fatalidad, con tres errores consecutivos que no podían dejar en mejor posición al goleador Tílcger.

24 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Sin embargo, el valor del empate del visitante está en esa permanente lucha que los lleva a no claudicar ante la adversidad como se pudo comprobar después del gol en contra y la expulsión de Montañez y en apelar a la vieja fórmula del pelotazo que ante la inferioridad numérica recuperó su vigencia, sobre todo cuando se trata de seguir viviendo en la primera A.

En Santa Fe ocurrió lo contrario; se sintió ganador antes de tiempo, no aprovechó el hombre de más y se puso en el plan del perdonador de vidas, perdiendo toda organización por falta de seriedad, y cuando quiso reaccionar el tiempo lo condenó.

Tácticamente fue un cotejo con imperfecciones, donde las primeras oportunidades de los locales surgieron de la media distancia de Hurtado, Ceballos y Witingham quienes aprovecharon la poca agresividad del Bucaramanga en la mitad, y la zona de remate dejada por el retroceder desmedido de los defensores.

Claro que cuando corrigieron subiendo más las líneas, desnudaron las flaquezas cardenales , evidenciadas por la quietud de sus hombres de punta y la soledad para armar del chileno Ceballos.

Por eso, el mejor momento del Santa Fe se notó en el arranque del segundo período, con James Angulo jugando por su perfil derecho con diagonales hacia dentro, y con Wittinghan y Hurtado llegando desde atrás con el espacio fabricado por la movilidad de los de arriba.

Valió la intención del técnico William Morales de clarificar el resultado enviando a un hombre de salida clara e incisiva como Jaime Choco Suárez, pero le resultó una gran contradicción, que se escapa lógicamente de la responsabilidad del estratega, pues la verdad de los partidos está en lo que ejecuten en el campo los jugadores.

Y Choco cometió la falta para la paridad del Bucaramanga.

De momento, Santa Fe con este punto alcanzado ayer en su feudo, después de cuatro derrotas consecutivas, espantó el fantasma del descenso. Y los visitantes, no dan su brazo a torcer, cuando sólo quedan dos fechas por disputarse, porque su rival en esta lucha, Tuluá, también empató ayer...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.