Responsabilidad social, estrategia generadora de valor

Responsabilidad social, estrategia generadora de valor

La responsabilidad social de los empresarios Pyme es la misma que se le está exigiendo hoy a los grandes empresarios, es decir, deben trabajar por la consecución de resultados económicos, sociales y ambientales.

28 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Esta trilogía de beneficios ha logrado que el mundo empresarial entienda que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es indelegable, es estratégica y generadora de valor para cualquier empresa.

En concepto de Juan Carlos Herrera González, director de Proyectos de RSE y Ética Corporativa del Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial, “es evidente que las pymes han desarrollado buenas prácticas de RSE, aunque durante muchos años nuestro empresario pyme no identificaba esta trilogía, observaba las acciones sociales ajenas a la actividad empresarial y suponían que es un gasto económico, pero no una forma de gestionar la empresa”.

En Colombia, las pymes juegan un papel de primer orden, es indiscutible el porcentaje que representan en el total de empresas, la contribución a la economía y la creación de puestos de trabajo: “Por estas razones, dice Herrera, necesitamos trabajar más con las pyme, promover prácticas de RSE e incorporar el concepto a la estrategia de negocio”.

Cambio de mentalidad.

“ Antes, los empresarios pymes observaban las acciones sociales ajenas a su actividad y suponían que eran un gasto”.

Juan Carlos Herrera González, director de Proyectos de Responsabilidad Empresarial.

Impacto económico positivo La Responsabilidad Social Empresarial, como sistema de gestión, considera las expectativas de los grupos de interés y los impactos económicos, sociales y ambientales, derivados de la actividad empresarial.

Según Herrera González, una empresa entendida como un sistema de gestión se reconoce socialmente responsable cuando práctica en el día a día los siguientes aspectos: Dirección y Gobierno Corporativo: incluye a los dueños de la empresa, a los accionistas y las juntas directivas de la empresa.

Organización Interna: integra a los empleados y miembros vinculados a la compañía. La empresa respeta la ley nacional y los acuerdos internacionales sobre el respeto a los derechos universales del trabajo y a la promoción de un trabajo digno.

Producto y Servicios: se trata de las relaciones de la empresa con sus consumidores, traducida en calidad del producto y calidad de la información.

Relación con el ambiente: implica una relación armoniosa con los sistemas naturales, respeto a los ecosistemas, protección de la biodiversidad y un consumo responsable.

Relación con la comunidad: incluye trabajar con la sociedad cercana y lejana, además de instituciones sociales, públicas y privadas con las cuales tiene relaciones la empresa.

Relación con la cadena del negocio: implica trabajar con proveedores y contratistas de materiales y recursos para la labor de la empresa, hasta con quienes distribuyen sus productos o servicios.

Relación con el Estado: se trata de las relaciones de la empresa con la construcción de lo público, el pago de sus impuestos, por ejemplo, y demás requerimientos legales.

¿Cómo enfrentarlos?.

Existen en Colombia varias entidades a las cuales pueden recurrir los empresarios pyme que quieran unirse al movimiento RSE. Uno de ellos es el Programa ComprometeRSE de Comfecamaras y las Cámaras de Comercio, que busca ayudar a que la pyme logre que su gestión integre los elementos económicos, sociales y ambientales.

Otras dos son, el Banco de Buenas Prácticas de RSE en Pyme, una iniciativa del Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial y la Cámara de Comercio de Bogota; y ERSE, Escuela de Responsabilidad Social Empresarial, promovida por Cemex y Colsubsidio.

Adicionalmente, están los centros de gestión empresarial pyme de las universidades, que a través de foros, eventos empresariales y talleres introducen al empresario pyme en la buena práctica de la Responsabilidad Social Empresarial.

Costos negativos.

Estudios del Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial demuestran los altos costos en que incurre una empresa por no incorporar la RSE en su actividad empresarial, entre ellos, podemos enunciar: - Mayores costos de capacitación, entrenamiento y conformación de equipos de alto desempeño.

- Gastos elevados en los impactos ambientales por demandas.

- Costos con las comunidades por sus quejas, reclamos y el no cumplimiento de sus expectativas.

- Pérdida de clientes y relaciones comerciales por no asumir prácticas de RSE.

- Menor confianza ante entidades financieras y aseguradoras.

- Pérdida de imagen y reputación.

- Mayores riesgos en todos los niveles de la gestión empresarial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.