Lo que no puede subir al avión se vende en Internet

Lo que no puede subir al avión se vende en Internet

Cortaúñas, cuchillos, taladros y hasta palas para la nieve son algunos de los miles de objetos prohibidos en los aviones y confiscados en los aeropuertos de Estados Unidos, que se apilan en un depósito antes de ser puestos a la venta en el portal de subastas eBay. “Nosotros reunimos los objetos de una docena de aeropuertos, como el JFK y La Guardia de Nueva York, los de Boston, Filadelfia, y Siracusa”, explica Ed Myslewicz, portavoz de los servicios de excedentes del Estado de Pensilvania.

28 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

“El programa se estrenó en junio del 2004 y la idea fue generar nuevos ingresos”, indicó.

La operación es un éxito. Cada mes, más de dos toneladas de mercancía llega a un depósito de la ciudad de Harrisburg en Pensilvania, para ser clasificada y luego puesta a la venta en eBay.

“Vendemos entre 96 y 98 por ciento de lo que recibimos”, afirma Myslewicz.

En el depósito bates de béisbol se mezclan con los cables eléctricos, palos de golf, bastones en madera o metal, grandes cadenas con martillos, hondas y cortaúñas.

Objetos que parecieran menos peligrosos tampoco pasan los controles de seguridad de los aeropuertos, que se volvieron más severos desde los atentados del 11 de septiembre del 2001: paraguas, linternas, esposas y cinturones con taches.

Hay también mercancía incongruente: ladrillos, una botella de perfume en forma de granada, taladros de todo tipo y herraduras. Incluso, se puede observar una inclasificable pala para quitar nieve.

“No me preguntes por qué la gente quiere llevar este tipo de cosas a bordo de un avión”, dice Mary Beth Enggren, responsable de mercadeo del servicio de excedentes de Pensilvania, en medio de cajas repletas de navajas y tijeras.

“Y tenemos también nuestra colección de objetos raros”, dice irónicamente, al señalar una pared donde cuelgan un pequeño arco y sus flechas, catapultas hechas a mano, un sable de madera, una antigua pistola de madera con piezas de metal esculpidas, una falsa granada de plástico que luce demasiado real, una inmensa llave metálica, un largo cuchillo de cocina y un machete.

La venta de estos artículos por Internet ha arrojado desde el lanzamiento del programa unos 360.000 dólares, aparte de la comisión de eBay, que son destinados a diferentes programas sociales del Estado de Pennsilvania, precisa.

El año pasado fueron confiscados 13,7 millones de objetos en los aeropuertos estadounidenses, de ellos 11,6 millones eran encendedores. Estas cifras no toman en cuenta los líquidos, productos en gel y cremas, prohibidos desde agosto del 2006, y que van directamente a la basura. AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.