ENRIQUE PEÑALOSA, CANDIDATO CAMINANTE

ENRIQUE PEÑALOSA, CANDIDATO CAMINANTE

Mire quien viene allá... y me va a saludar . El hombre que se aproxima mide casi dos metros ( yo no me imaginaba que era tan alto ) con paso firme y seguro se aproxima y dice buenas tardes, cómo están? .

24 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Es Enrique Peñalosa, el candidato liberal a la Alcaldía de Bogotá, que cambió el estilo tradicional de hacer política por el de ir puerta a puerta.

Y no es tan fácil es algo que me cuesta pero cuando ya se da el primer paso todo es menos complicado , dice Peñalosa.

Si a Peñalosa le cuesta, a la gente mucho más. Para ellos el que hace política se reúne en el salón comunal, en la casa de un vecino y habla frente a un grupo de personas.

Así que ver, en una mañana soleada, que en el quicio de la puerta aparece el mismo que ven en televisión, sorprende, hace sonrojar y causa orgullo.

Y no va acompañado de un fuerte grupo de escoltas que no lo deja aproximarse a la gente, ni siquiera lleva chaleco antibalas. Su único escudo es una gran sonrisa y un saludo informal.

Por ejemplo, el sábado caminó por las calles de Suba, Lisboa, Tibabuyes y El Rincón.

Al principio era muy difícil porque la gente no me conocía. Ahora es mucho más fácil .

Desde que es el candidato de la Alcaldía, lo acompaña una enorme caravana con conjunto vallenato incluido, pancartas y bombas de colores rojo y verde que son los tonos de su campaña.

No obstante, él no cambia y prefiere el contacto director con la gente así la señora que lo salude se sonroje o se embobe.

Una hermosa anciana lo vio y le dijo: quiere que le diga por qué voy a votar por usted, porque es muy buen mozo .

Otra mujer joven le dice hay tan divino... venga lo saludo... tómenme una foto que estoy con Peñalosa .

El aspirante confiesa que lo de su atractivo físico salió en la campaña porque cuando era pelado no pudo conquistar a sus tragas , como él mismo las llama.

La gente Así que no es el hombre de las grandes concentraciones de público sino del contacto directo de la gente porque la gente ya se cansó de eso, porque no conocen a quienes eligen , dice Peñalosa.

Por eso, no tiene inconveniente de gritarle a un hombre que lleva a su hijo alzado y que camina al otro lado de la calle: tenemos que mejorar la ciudad para su hijo .

O decirle a otro que va en sudadera a usted le gusta el deporte, cuál practica? . Así el sonrojado parroquiano confiese que lo de la suma de Bogotá .

Y Peñalosa continuó su recorrido que en la tarde consistía en asistir a varios cierres de campaña de aspirantes al Concejo y a las Juntas Administradoras Locales, estos sí, en grandes recintos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.