PRODUCTIVIDAD, ESENCIA DE LA COMPETITIVIDAD

PRODUCTIVIDAD, ESENCIA DE LA COMPETITIVIDAD

En estos tiempos de encarnizada lucha por la conquista de mercados, es difícil encontrar un texto que no cite el concepto de competitividad. Sin embargo, no es usual encontrar referencias a una noción sin la cual ella no existe: la productividad. Según la definición tradicional, la productividad es la cantidad de bienes que es capaz de fabricar cada unidad de tierra, capital o trabajo (factores de producción) utilizados en la cadena de elaboración de un artículo.

24 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En el caso del factor trabajo, tiene el doble de productividad un carpintero que termina diez sillas al día, que otro que durante el mismo tiempo apenas fabrica cinco. La empresa que emplee al primer carpintero genera al mismo costo el doble de producto que la ebanistería que contrató al segundo, y por consiguiente asegura un potencial de ventas y ganancias doblemente superior.

Cosa análoga sucede con el capital y la tierra, y en la práctica, el éxito de la empresa al llevar los artículos al mercado, depende de la combinación particular que haga de esos tres factores de producción.

La tecnología Sin embargo, en la medida en que se han producido los avances científicos, ha aparecido un cuarto factor denominado tecnología, que ha sido el responsable de que la producción de artículos crezca, sin que ese aumento sea imputable a una mayor utilización de los otros factores productivos.

O dicho de otra manera, existen innovaciones que generan la misma cantidad de bienes con menores cantidades absolutas de factores productivos.\ nEn consecuencia, los procesos de producción sufren cambios tecnológicos que aumentan la productividad, y por esa vía la competitividad de las empresas tanto en el mercado local como en el internacional, particularmente si se trata de bienes comercializables a nivel mundial.

Ahora bien, la medición de la productividad es un ejercicio sencillo cuando se trata de un factor y de una empresa en particular. Sin embargo, la determinación del grado de fertilidad de los factores de producción para el agregado de la economía, es una tarea relativamente compleja.

Medición En primer lugar, se acude a una técnica de residuo. La idea es determinar qué parte del aumento en la producción anual de bienes y servicios (PIB) es atribuible al cambio tecnólogico, restando expresamente la utilización que durante el período se dio a los factores capital y trabajo, de acuerdo con la participación que tuvieron ambos insumos en la generación de la nueva producción.

Se parte entonces de tres datos: el dato A, que es la tasa de crecimiento anual del PIB. La cifra B, que es la tasa de aumento anual del stock de capital de la economía, multiplicado por su participación porcentual en la generación del PIB del año en cuestión.

Y el guarismo C, que no es otra cosa que la tasa de aumento anual de la fuerza laboral, multiplicada también por su participación en la generación del producto total de la economía.

Las participaciones del capital y del trabajo en la producción total se calculan sobre la base de sus remuneraciones, según las cuentas nacionales.\ Obtenidos esos valores, a A se le resta lo que arroje la suma de B y C, resultado final que se denomina productividad multifactorial y que recoge las ganancias o pérdidas por cambio tecnológico, previo descuento del efecto directo de los insumos (capital y trabajo) sobre el crecimiento anual del valor agregado de la economía.

Si al restar B y C de A, la diferencia es positiva en un año cualquiera, la economía experimentó ganancias en productividad y por ende en competitividad. Si el residuo es negativo, se concluye lo contrario.

El índice Ahora bien, la sóla comparación del valor anual que tome el residuo no permite derivar conclusiones contundentes en materia de productividad, si no se construye un índice contra el cual se establezcan analogías legítimas.\ Con base en cálculos de la Unidad de Análisis Macroeconómicos del DNP, la trayectoria reciente del índice, como lo ilustra la gráfica, ha sido de permanente aumento desde 1991, lo que insinúa que el proceso de apertura ha estado aparejado con ganancias en productividad.

Esta noticia , que es en sí misma positiva para el país, también lo será para los trabajadores colombianos, si hacia el futuro, cuando el ajuste salarial anual incorpore este factor, la mayor productividad multifactorial premie vía sueldo, una mejor aplicación del insumo laboral a la generación de nuevos bienes económicos.

La cadena de la productividad Un índice creciente de productividad, que es una de las condiciones previas para lograr mayor competitividad, genera los siguientes efectos secundarios sobre las variables macroeconómicas: Comienza por manifestarse en mayores tasas de crecimiento de las exportaciones, en una más alta disponibilidad de divisas, en un menor tipo de cambio nominal, en una reducción del nivel general de precios y finalmente, en un más alto nivel de bienestar de la población.

El proceso entonces continúa con una liberación de factores que pueden utilizarse en la produccion de bienes que son son transables internacionalmente, como en el sector de servicios y la construcción, cuya reducción de precios según la misma sucesión de efectos secundarios termina por rematar la contribución de una mayor productividad al estado del bienestar.

Pacto Social Uno de los parámetros básicos del Pacto Social de la administración Samper será el ajuste anual de los salarios sobre la base de la inflación esperada y unos puntos por productividad ... .

Al respecto surgen varias dudas. En primer lugar, dada la diversidad de metodologías empleadas y la diferente caracterización de las variables utilizadas para medirla, al Pacto le corresponderá escoger la más adecuada .

Para los empresarios, el mejor escenario de productividad será el más bajo y lo contrario para los trabajadores.

La gestión del Consejo Nacional de Salarios en esta materia es contundente: el pretendido consenso se ha traducido en la fijación del salario por decreto del Gobierno Nacional. Lo mismo puede suceder con los puntos de productividad.

En segundo lugar, si el aumento del salario se determinará con base en la inflación esperada, existirá también una meta de productividad? O, será el resultado de la productividad pasada y la inflación futura? Y, si se acude a la productividad del año anterior como un hecho cumplido, por qué se apela a la inflación futura? Tercero, qué sucede con el aumento salarial cuando baja el índice de productividad del año anterior? disminuye el salario futuro? (VER RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.