Secciones
Síguenos en:
ACCIDENTES DE TRABAJO, OTRO NEGOCIO

ACCIDENTES DE TRABAJO, OTRO NEGOCIO

El sector asegurador colombiano se encontró un nuevo negocio, que bien manejado, puede ser una minita de plata. Con la reforma a la seguridad social, el primer beneficiado fue el sector financiero, con las pensiones privadas. Le siguieron las entidades dedicadas a prestar servicios de salud. Y ahora, aparecen los aseguradores, quienes podrán entrar a ofrecer el seguro de Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional.

Este seguro, conocido como ATEP, ha sido prestado durante los últimos treinta años por el Instituto de Seguros Sociales (ISS) y todos los patronos cotizan entre el 0,3 y el 8,0 por ciento de la nómina para asegurar la salud de sus empleados durante su actividad laboral.

Sin embargo, la ley de seguridad social le abrió el espacio al sector privado cortando de raíz el monopolio del ISS.

Las aseguradoras ni cortas ni perezosas, vislumbraron uno de los negocios de volumen más importantes del sector donde el ISS este año puede mover ingresos cercanos a los 130.000 millones de pesos.

Por ahora, los ingresos del ISS por ATEP constituyen la cifra de arranque que ahora se tendrá que repartir con los aseguradores. Aspiramos a que el 20 por ciento de los trabajadores se traslade en el primer año de operación del sistema , dijo un ejecutivo de Colseguros.

Esto significa que en el primer año el ISS tendría que cederle a las aseguradoras privadas ingresos por unos 20.000 millones de pesos.

Sin embargo, estas son solo aspiraciones del sector privado. La realidad es que el ISS no será un competidor fácil de doblegar.

El ISS durante tres décadas ha manejado el seguro de ATEP. Tenemos la experiencia, los recursos suficientes, y nunca se ha dejado de pagar una indemnización o servicio por accidentes profesionales , estimó Alfredo Remolina, vicepresidente de protección de riesgos laborales del ISS.

El mercado No obstante, cualquier desafío vale la pena para el sector privado. Después de todo, las aseguradoras están entrando en un negocio con enormes posibilidades de crecimiento. Tan solo la parte que controla el ISS es equivalente a los ingresos que tuvieron las 19 compañías de seguros de vida en el primer semestre de este año. El negocio representa, además, el 15 por ciento de los ingresos de las compañías de seguros generales.

El ISS tiene unos 4,3 millones de afiliados al seguro ATEP, pero Colombia tiene un potencial de trabajadores activos que supera las 10 millones de personas. Lo que hoy cubre el Instituto es apenas una fracción del mercado potencial , estimó Daniel Vigoda de Suramericana.

Las cifras del negocio convencieron a cuatro aseguradoras que ya están listas para entrar a operar en el negocio de los Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional (ATEP) y recibieron la aprobación de la Superintendencia Bancaria para hacerlo.

Suramericana, Colseguros, Colmena y Fenix están trabajando aceleradamente para montar la infraestructura necesaria que les permita entrar a competir con el ISS y convencer a los empresarios que es mejor asegurar sus trabajadores con un operador privado.

Al parecer no se requieren cuantiosas inversiones. Sólo tienen que aportar un capital de 500 millones de pesos e instalar equipos de computación que permitan llevar el registro y efectuar las liquidaciones de los trabajadores.

No obstante, es una actividad muy compleja desde el punto de vista operativo y con riesgos considerables. El seguro de ATEP es una mezcla de los sistemas de salud y pensiones con toda la complejidad de cada uno de ellos , dijo Gonzalo Sanín Posada, presidente de Seguros Fenix.

El objetivo fundamental de este seguro es cubrir a los trabajadores de todos los riesgos a que está expuesto durante su jornada laboral: desde un simple accidente que sólo requiere de primeros auxilios hasta una incapacidad definitiva que significaría el pago de una pensión vitalicia.

Adicionalmente, el seguro tiene vigencia inmediata. Una aseguradora tendría que pensionar a un trabajador si 24 horas después de que toma el seguro sufre un accidente que lo incapacita para trabajar en forma definitiva , expresó Alfredo Remolina del ISS.

Y la edad promedio a la que se pensiona un trabajador por un severo accidente de trabajo es de 28 años. En otras palabras, las aseguradoras tienen que tener las reservas necesarias para responder por la pensión vitalicia de una persona que puede vivir por lo menos otros 40 años y que probablemente esa jubilación se transferirá a su esposa o compañera.

Riesgos conocidos De todas maneras, los aseguradores privados han analizado cuidadosamente las cifras que tiene el ISS sobre los índices de accidentalidad de los trabajadores colombianos y no están precisamente aterrorizados. Por el contrario, se ratifica que el negocio es atractivo.

Unos cuatro trabajadores de cada cien se accidentan en Colombia en el año. La principal enfermedad profesional de los colombianos es la hipoacusia o pérdida del oído y la mano es la parte del cuerpo que más sufre.

El ISS tiene unos 16.000 pensionados por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Para soportar ese costo y responder por lo que pueda pasar, la entidad tiene unas reservas cercanas a los 250.000 millones de pesos.

Hasta este punto los aseguradores no están preocupados. Las tasas de accidentalidad son manejables y la prueba está en que el propio ISS nunca ha tenido dificultades financieras para cubrir los costos.

No obstante, los empresarios privados no están muy seguros de las cuentas que lleva el ISS. El instituto no ha separado adecuadamente la cuenta de Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional (ATEP) de manera que no se puede saber a ciencia cierta cuánto le cuesta al ISS atender a los pacientes por este tipo de riesgo , aseguró Mauricio Rubio, director de Pensiones de Colseguros.

Negocio rentable? Para el ISS es cierto que el manejo de las cuentas no ha sido el más exacto. Hemos hecho proyecciones que indican que las cifras no están muy desfasadas de la realidad , explicó Alfredo Remolina.

Bajo ese precepto, el negocio es bueno. El ISS tuvo en 1993 unos ingresos por cotizaciones de ATEP y rendimientos financieros de 103.566 millones de pesos y unos costos por 85.637 millones. El resultado fue una utilidad neta de 17.929 millones de pesos.

Si las cosas son así siempre, los privados prácticamente se encontraron una gran oportunidad de negocios con una rentabilidad sobre ingresos del 17 por ciento.

Pero siguen las dudas. Para los aseguradores consultados por EL TIEMPO, es claro que el negocio arroja pérdidas operativas porque la mitad de las utilidades provienen de ingresos por la plata invertida en papeles financieros.

Sin embargo, esta situación no es extraña para la industria aseguradora. La realidad es que vender seguros no es en sí mismo un negocio rentable. Las aseguradoras en todo el mundo van tras la posibilidad de manejar grandes capitales financieros y por ello estas empresas son usualmente importantes inversionistas institucionales.

El seguro de ATEP dentro de poco será un producto más del sector asegurador pero es apenas el principio del paquete de negocios que la Ley de Seguridad Social les entregó a estas compañías.

Detrás de la actividad de las pensiones hay un mercado inmenso de seguros. Cada afiliado al sistema debe contratar seguros de invalidez y sobrevivencia o delegar en una aseguradora el pago de la pensión.

Algunos banqueros han llegado a afirmar que el negocio de las pensiones no es precisamente recaudar fondos e invertirlos en el mercado de capitales sino vender seguros. Por ello, detrás de cada fondo hay una gran aseguradora.

Qué es el ATEP? El seguro de Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional (ATEP) es parte del sistema de seguridad social colombiano junto con el seguro de pensiones y de salud. Todos los trabajadores formalmente contratados deben tener cubrimiento de ATEP.

El seguro busca responder por la asistencia médica que un trabajador requiera cuando se accidenta durante el tiempo de trabajo. Cubre además las prestaciones económicas que se puedan generar si la persona se incapacita parcial o totalmente. En este caso el empleado tendría derecho a pensionarse antes de tiempo.

Los costos del seguro de ATEP corren a cargo de los empleadores. La cotización depende del riesgo de la actividad que desempeñen los trabajadores. De esta manera el aporte por un obrero de la construcción será mayor que el que se haga por un oficinista.

De acuerdo con la ley, las cotizaciones pueden fluctuar entre el 0,34 y 8,0 por ciento del salario del afiliado.

Durante los últimos 30 años este seguro fue manejado por el Instituto de Seguros Sociales (ISS). Ahora se abre la posibilidad para que las aseguradoras privadas ofrezcan el ATEP como un producto más de su negocio. Los empresarios podrán seleccionar libremente la Administradora de Riesgos Profesionales (ARP) que más les convenga.

Existe la posibilidad de que se cree un tercer operador: las sociedades mutuales constituidas por grupos de empresas que deciden prestar ellas mismas el seguro de riesgo profesional. Este sistema ha operado en Chile con buenos resultados.

El servicio es la clave La pregunta para las aseguradoras es la siguiente: Por qué un empresario debe dejar el ISS y contratar el seguro de riesgos profesionales con una empresa privada? Todos los aseguradores consultados tienen claro que la clave de la competencia será el servicio. Lo cierto es que el caballito de batalla será, en parte, la mala imagen que tiene el ISS como prestador de servicios en casos de accidentes o enfermedades menores que son muy comunes entre los trabajadores.

Otra de las estrategias claves tiene que ver con la prevención. En la medida en que los aseguradores adelanten planes de salud ocupacional que ayuden a evitar los accidentes de trabajo, los costos del negocio van a disminuir y al mismo tiempo la cotización de los empresarios será menor.

Por otro lado, dos de las empresas privadas tienen una fortaleza sobre sus demás competidores: Colseguros hace parte del Grupo Santodomingo que controla cerca de 32 empresas y Suramericana está ligada al sindicato antioqueño que tiene 76 empresas con cerca de 60.000 trabajadores.

No podemos asegurar que las empresas del grupo van a tomar con nosotros el servicio, pero es evidente que tenemos un respaldo para arrancar , expresó un ejecutivo de Colseguros.

(Recuadros MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.