LEY DE EDUCACIÓN: PARA GENTE COMO UNO

LEY DE EDUCACIÓN: PARA GENTE COMO UNO

La sección de Educación inicia hoy una serie sobre las transformaciones que hizo la Ley General al sistema educativo colombiano. Se trata de un manual coleccionable hecho en términos muy sencillos y amenos para gente corriente. El especial arranca hoy con las características que deben tener los nuevos maestros y los nuevos estudiantes, en comparación con lo que han sido hasta ahora.

24 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Otros temas responden a preguntas como qué se esconde detrás de un niño indisciplinado? y existe crisis en las facultades de Comunicación Social? Además, continúan la series sobre educación sexual en el hogar y orientación profesional (hoy: arquitectura e ingeniería metalúrgica).

Para gente como uno La situación es así de simple: de usted depende que su colegio mejore o empeore. Y esta vez no valen más las excusas. Ni de los profesores ni de los padres de familia ni de los alumnos. Todo está listo para que cada una de las fallas pueda ser corregida, de tal forma que la educación sea de excelente calidad.

A partir de ahora, los pretextos es que el Ministerio no nos deja innovar , ni idea qué hacen en el colegio con mis hijos porque no nos dejan participar y odio a los profesores porque nos prohíben pensar y nos creen alcancías de información , tienen que comenzar a ser historia.

La Ley General de Educación permite modernizar el sistema educativo. Sus 222 artículos abren las puertas al cambio. Pero si ninguno de ustedes la lleva a la practica, será letra muerta.

Conoce cuáles son los grandes cambios que propone la ley? Tiene alguna idea de la reglamentación de la norma? Sabe que ya hay fechas límites para poner en práctica lo dispuesto? Tranquilo. Son contadas las personas que lo saben. Además, porque es costumbre que la ley sea vista como sinónimo de retórica, utopía, aburrimiento... Sin embargo, ésta, si se mira desde un ángulo positivo, puede resultar una completa mina de cambios favorables.

La ley da autonomía a los colegios. Con ella, los padres de familia, los maestros y los estudiantes tienen la posibilidad de crear y transformar las condiciones en que habitualmente se enseña. El propósito es que se conviertan en elementos de calidad educativa. Y es desde las mismas aulas donde se puede y se debe generar el cambio y no desde los escritorios del Ministerio , dice Felipe Rojas, director del Departamento de Sicología Educativa de la Universidad Javeriana.

El subdirector de Desarrollo y Fomento de la Educación del Ministerio, Alejandro Alvarez, asegura que se está cambiando el papel tradicional del Estado. Una de sus responsabilidades era velar por la educación de los ciudadanos. Esta tarea pasa ahora a ser compartida con la familia y la sociedad en general.

Eso puede entenderse, erróneamente, como descarga del Gobierno, pero verdaderamente encierra un principio democrático, donde se les está dando a los colombianos mayores posibilidades de participar. Justamente este último aspecto, la participación, es la esencia de esta ley , afirma Alvarez.

EL TIEMPO se propuso mostrarle este enfoque. Y se va a llevar sorpresas con las nuevas disposiciones. Sabía, por ejemplo, que el preescolar hará parte de la educación básica y se extenderá a tres grados? Que no habrá más escuelas de cinco grados (la primaria) sino que todos los establecimientos tendrán que ofrecer, como mínimo, hasta el noveno grado? Que se pondrá fin a las dobles y hasta triples jornadas? Que los estudiantes estarán más tiempo en el colegio, estudiando y jugando? Que los padres, los profesores y los alumnos tendrán nuevas funciones? Que quedarán unificados los períodos de vacaciones y que no habrá unos más prolongados que otros? Que los padres de los estudiantes de colegios oficiales no tendrán que comprar más textos porque cada establecimiento tendrá que proporcionarlos? Y que sus hijos ya no perderán más el año? Con la colaboración de expertos, entre ellos miembros del Ministerio de Educación, el Departamento de Sicología Educativa de la Facultad de Sicología de la Universidad Javeriana, el Centro de Promoción Ecuménica y Social (Cepecs), la Sociedad Colombiana de Pedagogía y rectores de colegios, la sección de Educación publicará cada semana dos de las principales transformaciones escolares de las que usted tendrá que ser protagonista.

Cada una de las entregas estará fragmentada en el antes de la ley, es decir, todo lo que hasta el momento venía sucediendo en los colegios y escuelas, y el ahora , que destaca las características que tendrán las instituciones escolares con la puesta en marcha de la norma.

El diseño está pensado para que coleccione las entregas, las guarde en un fólder o las pegue en la cartelera del colegio, las analice con los profesores, los padres y los alumnos. Y, sobre todo, para que las lleve a la práctica.

LOS PROTAGONISTAS Maestros Antes A ellos se les denominaba profesores porque, se suponía, que profesaban el conocimiento total del área del saber que enseñaban.

Los identificaban y se comportaban como los poseedores de la verdad absoluta. Debían transmitirla a sus alumnos y luego evaluar la capacidad que tuvieran para reproducir literalmente lo enseñado, con escasa creatividad.

Tenían que establecer una relación de autoridad vertical e indiscutible con sus estudiantes los cuales no podían decir ni mu en señal de desacuerdo.

Los profes hacían parte de una maquinaria de control, destinada a disciplinar el uso del cuerpo, del tiempo, y del espacio de sus alumnos. Para lograr este objetivo, los profesores decidían unilateralmente las jornadas de trabajo, de descanso, de ir al baño, de evaluar lo visto en clase... de todo. Establecían cuáles eran los derechos y las obligaciones de los alumnos, lo mismo que los sitios en los cuales los alumnos debían dedicarse a recibir los saberes o a recrearse.

Ahora Tienen que asumir el papel de maestros, es decir, de cultivadores de todas las potencialidades de sus estudiantes. Son los encargados de impulsar la creatividad, dinamismo, espíritu cívico, habilidades, autoestima, valores de cada niño.

El conocimiento deberá ser construido con sus estudiantes, mediante procesos de experimentación.

Descubrir los saberes será tarea conjunta. El trabajo de los educadores será orientar esta búsqueda con unas reglas claras, precisas y aceptadas por consenso.

La autoridad de los maestros no estará fundada en su investidura de profesor sino en la capacidad de ayudar a sus estudiantes a plantear nuevos problemas y a proponer nuevas soluciones.

Las innovaciones que lleve a las aulas deberá ser el reto de cada día. Entre más creativo, más abierto a las discusiones, y menos apegado a lo establecido, el maestro se acercará a su verdadera misión.

Su proyección en la comunidad no se limitará a reivindicaciones salariales sino también a críticas y propuestas en favor de una mejor calidad en su establecimiento educativo.

Estudiantes Antes Era creencia generalizada que quien ingresaba a las aulas escolares carecía totalmente de conocimiento. Alumnos proviene del latín alumen sin luz, y se les trataba como tal. Por esta razón se le exigía que aprendieran lo que el profesor enseñaba.

La finalidad de matricularlos en un colegio o escuela estaba justificada en el deseo de que el niño llegara al conocimiento absoluto, adquiriera la verdad y asumiera el saber que sus profesores le transmitían. Esto solo se lograba si el alumno se las ingeniaba para aprender fórmulas repetitivas y memorísticas. Si lo hacía era el mejor de la clase.

El cuerpo, el tiempo y el espacio del alumno debían ser controlados y disciplinados porque así se garantizaba que una vez finalizado el ciclo escolar, el alumno se convirtiera en un hombre de bien .

Su creatividad, habilidad y capacidad analítica eran pequeñeces a las que no había que incentivar. El niño se graduaba experto en memorizar e inexperto en innovar.

Ahora Su función principal es estudiar . Por eso son estudiantes . En cumplimiento de ello, se espera que logren una serie de saberes, valores y habilidades que los preparen para ser autónomos y creativos. Asistirán a las escuelas y colegios para formarse como personas ética y laboralmente útiles, es decir, preparados para convivir en una sociedad pluralista y con capacidad de incorporarse al mundo productivo.

Aquí se les reconoce que portan un conocimiento distinto al de los maestros, o de diferente nivel. Pero tienen su conocimiento. Por lo tanto el trabajo de enseñanza y aprendizaje exige que el estudiante asuma un papel activo en la construcción del saber en las distintas áreas.

Son protagonistas. Son activos. Hacen parte del gobierno escolar, deben elegir un personero entre sus compañeros para garantizar que a todos ellos se les respeten los derechos. Tienen que aportar y decidir en la elaboración de los reglamentos que definen las normas de convivencia y en los planes y proyectos de la institución.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.