UN POLÍTICO TRADICIONAL

UN POLÍTICO TRADICIONAL

Palabras del candidato a la alcaldía de Bogotá, doctor Enrique Peñalosa, cuando la Dirección Nacional Liberal le ofreció su respaldo. Me honra y estimula estar con los dirigentes de mi partido en nuestra capital.

24 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Les agradezco muy sinceramente a los líderes políticos de otros partidos que le han brindado su apoyo a mi candidatura, comprometidos con una transformación a fondo de nuestra ciudad. Pero tengo claro que realizaré una alcaldía a nombre del partido liberal. Me enorgullece que nuestro partido haya asumido los riesgos de la renovación, institucionalizando la consulta como el mecanismo idóneo, verdaderamente democrático, para seleccionar a sus candidatos. Los aquí reunidos tenemos un doble compromiso: devolverles a los liberales la confianza en su partido como un verdadero instrumento de participación y de construcción social; y hacer una verdadera revolución en la ciudad, que les devuelva a todos los habitantes de nuestra ciudad su confianza en la capacidad de construir su propio destino.

Recientemente me han condenado tan frecuentemente con el calificativo de político tradicional , que me veo en la necesidad de hacer un llamado a la reflexión. Es muy importante que una sociedad discuta cuál es el perfil óptimo de sus líderes para que los busque al menos similares, y rechace a quienes no estén a la altura. Sólo pido que este análisis se haga con serenidad.

Cuál es ese político tradicional ? Era Carlos Lleras uno? Lo era Churchill? Político tradicional es el que pertenece a un partido? La democracia en todas las naciones funciona con base en organizaciones que comparten unos principios y unas tradiciones. Dentro de esos partidos existen diferentes líneas y actitudes. Lleras Restrepo acuñó en Colombia el término clientelismo , y contra sus exponentes batalló a lo largo de su vida. Conocemos a los representantes buenos y malos de los partidos, pero desconocemos por completo quiénes rodean a figuras políticas nacidas de repente.

Publicidad o escándalos? La política tradicional es la publicidad? Será exigencia entonces de la nueva política , que de ahora en adelante para ser reconocido y surgir se requiere un escándalo suficientemente vistoso, que permita lograr un reconocimiento nacional, y aun internacional, que haga innecesario cualquier esfuerzo publicitario posterior? Será este el aporte de Colombia a la política mundial? Porque en todas las naciones democráticas se utiliza la publicidad como uno de los mecanismos de comunicación política.

Es un político no tradicional quien lleva menos de un año dedicado a buscar una participación en la orientación y administración de la sociedad? Acaso han sido espontáneos, para usar un término taurino, los líderes que en Colombia y el mundo han llevado a cabo las grandes transformaciones de sus naciones? Si recorrer las calles e ir hasta los barrios más lejanos a hablar con la gente de sus problemas y a buscar conjuntamente las posibles soluciones es ser un político tradicional, entonces me siento orgulloso de serlo; a no ser, claro está, que lo deseable para evitar ser tradicional, sea hacer un escándalo y esperar los noticieros en la casa.

Ahora resulta que de alguna manera debo sentirme culpable por haberme dedicado a estudiar y trabajar por un mejor gobierno en Colombia. Para aspirar a la alcaldía, en lugar de haber estudiado economía e historia y haberme especializado en administración pública, debería haber escogido probablemente la biología molecular?. En vez de haber publicado cientos de artículos sobre el desarrollo económico y urbano, por los que incluso recibí el Premio Simón Bolívar, debería haber escrito crítica de cine? No estoy de acuerdo con ese enfoque. Adquirí experiencia y logré muchos resultados en los cargos públicos, así sean de poca visibilidad, que he desempeñado, como los de director de Planeación de Cundinamarca, Subgerente del Acueducto de Bogotá y Secretario Económico de la Presidencia de la República. También aprendí como investigador, en una entidad privada como ANIF, y como presidente de otra entidad privada, el Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda, en cuya condición viajé a numerosos países como conferencista e incluso como consultor en temas relativos a la vivienda y el desarrollo urbano.

Contra la politiquería Di una de las batallas más interesantes y constructivas, no en contra de la política tradicional , sino de la politiquería tradicional , que es muy distinto. Me lancé a la Cámara de Representantes sin buscar el apoyo de ningún candidato al Concejo, ni líder político. Simplemente salí a las calles, a los supermercados, a los buses, a hablar con la gente y a escucharla, a repartir un plegable con unas ideas y una hoja de vida, y a recibir una que otra insultada. Eso era un chiste hace cinco años, cuando las maquinarias dominaban todo. Hoy son muchos los que lo hacen. Eso sí es una nueva manera de hacer política, en la que el político no tiene la relación tradicional de arriba hacia abajo con la gente, sino lo contrario. Y es una manera reproducible por muchos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.