Las Farc, ¿tras control de la industria lechera del Caquetá?

Las Farc, ¿tras control de la industria lechera del Caquetá?

En los primeros 15 días de febrero, la multinacional suiza Nestlé apenas pudo comprar 95.000 litros diarios de leche en todo Caquetá para suplir sus necesidades. (VER GRÁFICO: MÁS DE 3 MILLONES DE LITROS DE LECHE HA DEJADO DE COMPRAR NESTLÉ EN CAQUETÁ)

26 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Hasta enero compraba 265.000 litros al día a los campesinos y a más de 2.000 ganaderos que viven de ese negocio.

A la merma en la comercialización del producto la precedieron tres ataques a la empresa y a un transportador. También, la amenaza de las Farc a quienes negocien con la multinacional.

Hoy la industria está semiparalizada y las plantas en San Vicente del Caguán y El Doncello están cerradas porque nadie se atreve a venderles la producción de las fincas, que en solo San Vicente supera los 8 millones de litros al mes.

En el departamento se producen 18 millones de litros en el mismo periodo.

Las hipótesis que tratan de explicar la situación van desde la negativa de Nestlé a pagar una extorsión hasta el intento de forzar un paro e incluso una forma de ‘reclamarle’ a la firma por los precios que paga por litro a los campesinos.

También se habla de la intención del grupo armado de apropiarse del negocio.

Esta última tesis, sostenida por el Ejército, no parece del todo descabellada.

La refuerza el poder ganadero de esa guerrilla, que creció durante la vigencia de la zona de distensión y que la llevó, en el 2003, ya roto el diálogo con el gobierno Pastrana, a robar 25.000 reses del Fondo Ganadero del Huila y de campesinos.

También se sabe que desde hace siete meses ‘algunos personajes’ empezaron a recorrer fincas presentándoles a los campesinos las personas a las que debían venderles la leche. En esos días les dijeron que “el negocio se iba a poner malo porque iban a empezar a hacer atentados ”.

Fuentes militares sostienen que a las Farc se les han reducido los ingresos por narcotráfico y esto las habría llevado a interesarse por la industria lechera. “Se dieron cuenta del emporio que formaron los paramilitares combinando la economía lícita con dineros ilícitos. En las Farc hay una evolución en ese sentido”, explica un oficial.

Héctor González Trujillo, secretario de Agricultura caqueteño, dice que el solo ordeño mueve 163.350 millones de pesos al año.

El tema preocupa a la administración del presidente Álvaro Uribe, que el pasado jueves, durante una visita a San Vicente del Caguán, les advirtió a los caqueteños que “tuvieran cuidado” de que las Farc se ‘colaran’ a través de “cooperativas fachada”.

Y aunque el Presidente no mencionó que “las cooperativas” fueran lecheras, se sabe que hay asociaciones que quieren establecer sus propias pasteurizadoras para quitarle mercado a Nestlé.

Para otros no es tan claro que las Farc quieran dominar esa producción.

Dicen que sus acciones son una estrategia para recuperar poder.

“Ellos (la guerrilla) no quieren ese negocio – dice un dirigente gremial–.

Tampoco van a patrocinar a una multinacional que le aporta al Gobierno para que los combata”.

En vilo, permanencia de Nestlé Como sea, lo cierto es que en la región cada vez cobra más fuerza la versión que dentro de poco la multinacional suiza saldría del Caquetá.

Juan Carlos Marroquín, presidente nacional de Nestlé, ya lo dejó entrever.

Advirtió que “la situación dificulta la operación de la firma y compromete su proyección”.

Pero el Gobierno no está dispuesto a dejar que las Farc saquen a una empresa que le aporta a la economía regional y por eso ya ordenó el traslado de 400 soldados.

En criterio de analistas, independiente de las razones, las Farc tendrán que sopesar si siguen con ataques sistemáticos contra una empresa que, paradójicamente, es de uno de los países europeos que ha sido de los más firmes amigos del intercambio humanitario.

SEGUIDILLA DE ATAQUES COMENZARON EL 15 DE ENERO Los ataques contra Nestlé comenzaron el 15 de enero. Ese día la guerrilla voló un tanque de almacenamiento de 1.000 litros en la vereda Campohermoso, de San Vicente del Caguán. Era el primer atentado contra contratistas que trabajan para la multinacional.

Dos días después, a las 6:47 de la tarde, las Farc detonaron un carro bomba que destruyó parte de las instalaciones de la firma en El Doncello. El atentado causó heridas a cuatro personas y dejó a 70 trabajadores directos y a 700 indirectos sin ingresos.

El más reciente atentado fue el primero de febrero en el kilómetro 40 de la vía a Balsillas. Ese día un carrotanque que llevaba 9.500 litros de leche fue atacado por dos hombres. Obligaron al conductor a derramar la carga y quemaron el vehículo.

Los delincuentes vestían de civil y dijeron que eran integrantes de la columna ‘Teófilo Forero’ de las Farc.

Nestlé tiene plantas en El Doncello, San Vicente del Caguán, municipio donde se realizaron los diálogos de paz, y en Florencia, capital del Caquetá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.