FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

25 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Señor Director: No estoy de acuerdo con las iras presidenciales. Pero tampoco con condenar al Presidente y matricularlo con los ‘paras’, cuando está acabando con esos grupos, ya sea mediante la reinserción o la cárcel. Aceptemos que en algunos casos se ha rodeado mal. Pero es que los ‘paras’ se metieron en todas las actividades. Es muy difícil saber quién lo es o no, o quién tiene relaciones con ellos, pues su tarea fue infiltrar el poder y apropiarse de los presupuestos. La dirigencia de los partidos debe denunciarlos y expulsarlos.

Creo que en el Congreso más o menos se sabe quién es ficha o no de los ‘paras’. El silencio es cómplice.

Luis Alberto Velandia * * * * Señor Director: No les hace bien al Presidente, a la paz y al acuerdo humanitario salir a condenar en los medios a personas que no son de sus afectos y que de alguna manera colaboran con buscar la libertad de los secuestrados. El Jefe del Estado debe contenerse, contar hasta diez antes de pronunciarse para no calentar más los ánimos, que de por sí andan muy caldeados.

Carlos Arturo Méndez Tafur Bogotá * * * * Señor Director: Primero, el escándalo de la ‘parapolítica’ y la caída en manos de la justicia de varios congresistas uribistas. Luego, la detención de Noguera, ex director del DAS. Después, las declaraciones de Uribe frente a un periodista de izquierda. Lo que está ocurriendo en el país es muy grave. Al Presidente se le abona que es frentero y que no esconde sus cartas, ni sus intenciones. Pero, por otro lado, está señalar a las personas. El país merece más seriedad y respeto de sus líderes. El Presidente no puede seguir condenando a los colombianos en los medios de comunicación.

Luis Pérez Bogotá * * * * Señor Director: Claro que sería muy grave si se comprueban los cargos contra el director del DAS. Pero, como dice su editorial, es muy importante que la justicia siga actuando sin que le tiemble la mano. En ella tenemos puestas nuestras esperanzas. Que los jueces y magistrados sigan por ese camino, pues, si llegan a ceder, este país se hunde. Son muchas las injusticias y atropellos que el paramilitarismo ha cometido. Por favor, Justicia, ni un paso atrás, las víctimas tienen que ver algo de justicia.

Julio E. Pinzón P.

Cali * * * * Señor Director: En la dinámica de la política, es deplorable ver cómo unos cuantos políticos en los cuales el señor Álvaro Uribe ha depositado sus confianzas han terminado traicionándolo, traicionando también a los colombianos que los eligieron y a la propia nación. ¡Qué horror, qué dolor, qué pena! El Presidente debe desconfiar de muchos de los que se le acercan, supuestamente con el propósito de ayudarlo.

Adriana Leguizamón Bogotá.

Los escándalos de la ‘parapolítica’.

El horror del secuestro Señor Director: Me refiero a su editorial ‘Los secuestrados’ (23-02-07). Desde hace mucho no soplan vientos favorables para miles de familias en esta desgracia. Las Farc y los ‘elenos’ siguen en su negocio inhumano. Ha descendido, pero el que haya militares con diez años en el monte, políticos con cinco o seis y, en general, más de 3.000 personas retenidas es un horror. Negociar con las Farc es un riesgo, pero es la mejor opción, pues la paz se ve lejana y los rescates a la fuerza traen serios riesgos. Además, son muchos y no creo que los tengan a todos como en una escuela.

María del Carmen Rubio Bucaramanga * * * * Señor Director: Respetando profundamente el dolor de los familiares de los secuestrados (sin admitir la pretendida ‘categorización’ de estos), veo que algunos tienden a olvidar que los secuestradores son las Farc, que hay secuestrados desde antes del gobierno Uribe, que el Presidente ha hecho varias ofertas para el intercambio humanitario involucrando a países amigos (todas rechazadas) y que no puede ni debe ceder en los despejes porque la experiencia amarga e inútil ya nos enseñó la capacidad de falsedad guerrillera.

Ilse Bartels L.

Bogotá.

Por el camino de la China Señor Director: Soy residente de la Ciudadela Colsubsidio, y los bicitaxis no son utilizados para ir a las terminales, ni mucho menos son un medio de transporte alternativo, como lo pretenden demostrar los concejales peñalosistas. Sería un error garrafal reglamentarlos, ya que carecen de seguridad para los pasajeros y conductores, al transitar por las precarias vías de nuestra ciudad. Lo único que lograrían sería agregarle otro dolor de cabeza a nuestro caótico tránsito. Más bien creo que detrás de esta ‘genial’ idea viene colgado algún negocio de nuestros concejales. Al paso que vamos, nuestras calles serán como las de Tailandia, o China hace 100 años. Por favor, propongan algo serio.

Germán Rodríguez Camargo Bogotá Un milagro de vida Señor Director: Es increíble que una bebé con tan solo 21 semanas de gestación, de 283 gramos y 24 centímetros haya sobrevivido gracias a los avances de la ciencia (como lo mostró su diario el pasado jueves). Si sobrevive, se empezarán a rebatir en el mundo las normas de algunos países que permiten la interrupción del embarazo por encima de las 22 semanas.

Vemos con suma tristeza que se critique a las entidades que no desean practicar abortos, aunque en nuestra patria se haya despenalizado esta práctica. No sé por qué no pensamos en esos pequeños seres que tienen derecho a vivir y a ser queridos por tantas familias que desean un hijo y tienen que esperar años para lograr el sueño de ser padres. La adopción será siempre una opción de vida.

Ilva Alfonso Mugno Bogotá Un tranvía circular Señor Director: Pensar en el sistema de tren ligero o tranvía (obviamente moderno) no es descabellado. Sería ideal para los tramos donde la infraestructura actual es angosta. Por ejemplo, si trazamos una ruta circular con una sola terminal, que parta de la calle 170 con carrera 7a., siga hasta la avenida Boyacá, llegue al extremo sur, retorne por la carrera 10a. y continúe por la carrera 7a. hasta su origen. Se podría pensar en estaciones comunes con el actual sistema de TransMilenio en la Autopista Norte, avenida Suba, la calle 80, la avenida Eldorado, Las Américas, etc. Podría pensarse en rutas circulares que unan los municipios anexos con este sistema y, de paso, desterrar el deplorable espectáculo de las flotas en el Éxito del norte y su apestoso entorno. Miguel Aranzazu R.

Bogotá Tres soluciones Señor Director: Tres ‘pasos’ para mitigar la falta de movilidad y la contaminación en Bogotá, distintos de la persecución de los carros particulares: 1. Sacar de circulación los 10 mil buses que están capando chatarrización. 2. Obligar a los que quedan a cumplir las normas de tránsito. 3. Sincronizar adecuadamente los semáforos.

Javier Hoyos Patiño

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.