¿A qué juega Uribe acusando?

¿A qué juega Uribe acusando?

Cuando el presidente Álvaro Uribe calificó ayer a Carlos Lozano (director del periódico Voz) de ser “cómplice de las Farc” (en Caracol Radio), dio a entender que sabía las implicaciones de sus palabras. Él mismo advirtió: “¡voy a decir algo muy duro!”.

24 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

No es la primera vez que Uribe lanza cargas de profundidad: hace unos días fue contra algunos de sus opositores políticos (Gustavo Petro, Antonio Navarro y Carlos Gaviria, del Polo Democrático); el jueves la emprendió contra León Valencia, director de la Corporación Arco Iris luego de que se conocieron detalles de la investigación sobre vínculos entre políticos y paramilitares; y ayer fue contra Lozano porque dijo que el emisario que el Gobierno mandó para hablar con las Farc era “un fantasma” (ver nota anexa).

La preocupación de algunos es que estos señalamientos de Uribe pueden poner en riesgo sus vidas. Lozano responsabilizó al Presidente por lo que le ocurra. Y León Valencia dice: “A uno le da miedo que esta actitud del Presidente aliente a sectores violentos a sentirse autorizados para agredir”.

Valencia comentó que en el 2003 cuando él y otros ex miembros de la Corriente de Renovación Socialista fueron amenazados y Uribe los respaldó, cesaron los ataques. “Lo grave –dijo– es que ahora ocurra lo contrario”.

‘Es el estilo de Cheney’ EL TIEMPO consultó diversos sectores de opinión y encontró varias interpretaciones sobre la conducta presidencial. Algunos afirman que es una manera de desviar la atención de la opinión del escándalo de la parapolítica hacia otros temas. Otros consideran que si el mandatario repite la dosis de ataques es muy posible que haya medido ese impacto en las encuestas y no solo le esté resultando políticamente rentable sino que neutraliza a sus contradictores. Unos más aseguran que es un asunto de temperamento y que Uribe cree en lo que está diciendo y por eso lo expresa.

El ex presidente Ernesto Samper, uno de los mayores defensores del acuerdo humanitario, aseguró que las acusaciones de Uribe a líderes sociales significan “ponerles una lápida en sus cabezas” y que “ese es el primer paso para una guerra sucia”.

El investigador Mauricio Romero, experto en temas de paramilitarismo, aseguró que Uribe parece estar muy solo, que desgasta la institución presidencial en pleitos pequeños y que este tipo de controversias le mantiene arriba sus niveles de popularidad.

Julia Sweig, del Consejo para las Relaciones Internacionales, de Washigton, considera que “Uribe, que tiene mucha afinidad con el presidente George W.

Bush, parece utilizar la misma estrategia del vicepresidente Dick Cheney cuando ataca a sus detractores acusándolos de antipatriotas y de convertirse en amenzas para la seguridad nacional”.

LO QUE URIBE HA DICHO SOBRE ALGUNOS DE SUS CONTRADICTORES.

''Él (Lozano) no es facilita dor, ni está del lado humanitario, él es cómplice de las Farc, él habla como vocero de las Farc”.

''Eso se encubrió cuando hubo reinserciones como la de León Valencia y los de la Corporación Arco Iris”.

''Lo que le va a tener que decir el doctor Gaviria al país es sobre su sesgo guerrillero (...) cuál es su amistad con el Eln y con las Farc”.

''El doctor Navarro es un incitador de la violencia contra mi hermano, mi hermano es un sobreviviente y ha sufrido mucho”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.