NIÑOCIDIO

NIÑOCIDIO

25 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Habrá que inventar una palabra especial para calificar esos crímenes impresionantes de menores de edad cometidos en Medellín. La ciudad vibra de actividad, progreso económico. Quienes la visitan se hacen lenguas del espíritu cívico paisa que tiene a la ciudad aseada, organizada; pero el crimen se abate sobre ella. Ocho menores y dos mayores es el saldo que arrojó la incursión cometida por una banda de homicidas cuyo vestido negro podría ser distintivo del luto y el dolor que causa no solo en Medellín sino en toda Colombia. Hay que establecer quiénes mueven las manos asesinas. Conocer y dar a la publicidad a los autores intelectuales. Esta masacre de jovencitos sin que exista una causa aparente no puede continuar.

A la banda de negro , como a cualquier otra asociación delincuencial, hay que acosarla y ponerla fuera de acción por el buen nombre antioqueño y la buena imagen colombiana. Alguna razón debe existir, venganzas, delincuencia interna o espíritu de maldad increíble de concebir. Lo único claro en esta oscuridad que emana de esos trajes oscuros, pregón del luto, es la necesidad de una coordinación investigativa capaz de actuar con pronta eficacia. Estamos aburridos de disculpas, de acusaciones y explicaciones por condiciones sociales de querellas entre narcotraficantes. En el caso de Medellín -y casi diríamos de toda Colombia- lo que necesitamos es luz, más luz para disipar las tinieblas que rodean crímenes como el que comentamos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.