OBRA SIN LICENCIA EN LOS CERROS

OBRA SIN LICENCIA EN LOS CERROS

En los cerros nororientales de la ciudad, sobre la Avenida Circunvalar con la calle 61, se está construyendo la Fundación Universitaria Manuela Beltrán, la cual, según lo denunció el ex alcalde y actual Senador de la República Juan Martín Caicedo Ferrer, no tiene ninguna clase de permiso de Planeación Distrital. Caicedo dijo que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) no le ha dado hasta el momento permiso alguno a la citada universidad y que sin este requisito no puede haber concertación con Planeación Distrital para construirla.

25 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Agregó que tampoco tiene permiso para encerrar el lote en paredes de ladrillo, y que la responsabilidad de esta situación es del alcalde local de Chapinero y de los inspectores de obra de la zona.

El ex alcalde recibió una comunicación del director de Planeación Distrital, Andrés Escobar, en la que le señala que el predio no tiene ni podría tener permiso de cerramiento, ni licencia de construcción, ni licencia de urbanismo.

Escobar le dice que en octubre de 1993 dicha universidad inició consultas para localizar su sede en el terreno en mención y que de acuerdo con la normativa vigente, se inició un proceso de concertación orientado a lograr la incorporación del predio y proceder a la asignación, mediante decreto, del respectivo tratamiento en los términos del Acuerdo 6 de 1990.

Añade que a la fecha está elaborado el proyecto de decreto, el cual está sujeto a la definición de la CAR sobre la sustracción del predio de la reserva forestal.

Dice que una vez se firme el decreto mencionado, se deberá iniciar el trámite para la obtención de las licencias de urbanización y construcción en los términos del decreto 600 de 1993.

Investigación Con base en lo dicho por Escobar, Caicedo le solicitó al Personero Antonio Bustos Esguerra que abra una investigación para determinar las responsabilidades que se derivan de las afirmaciones del director de Planeación Distrital.

Dice que según la carta de Escobar, la construcción de la Fundación Universitaria Manuela Beltrán es irregular por cuanto no se cumplieron allí los requisitos legales que deben surtirse ante Planeación Distrital, que el constructor creó una situación de hecho, y que tampoco cuenta con la autorización para el cerramiento del lote.

Dice que teme que estos hechos se están repitiendo de manera arbitraria a lo largo y ancho de la ciudad, mientras los alcaldes menores y los inspectores de obra se hacen los de la vista gorda.

Caicedo aprovechó la ocasión para exponer los puntos básicos de su propuesta sobre el nuevo Estatuto Básico para Bogotá que presentó ayer al Congreso y dijo que hechos como estos son los que pretende corregir esa iniciativa.

Destacó que la nueva legislación sobre Bogotá deberá establecer claras prohibiciones a fin de que las autoridades administrativas y policivas impidan la iniciación de obras que no cumplan con los requisitos exigidos por Planeación.

El proyecto del nuevo Estatuto rescata el concepto de planeación de la ciudad y ordena la elaboración de planes de desarrollo integral que deberán consultar no solo las variables de ordenamiento físico de la capital, sino las variables de carácter social y económico que deberán apoyarse en análisis serios de la prospectiva urbana.

Posición del rector El rector de la Fundación Universitaria Manuela Beltrán,, Alfonso Beltrán Ballesteros, dijo que no tiene necesidad de solicitar permiso a Planeación Distrital para encerrar el lote, porque el juez 28 Civil Municipal, Alfonso Suárez Arévalo, autorizó el cerramiento del predio el 26 de octubre de 1990, y que los actos de los jueces no pueden ser modificados por el Ejecutivo.

Dijo que el terreno fue vendido por el Estado en remate del juzgado 13 civil del circuito a Jaime Benítez Tobón, ex director de Bienestar Familiar, en 1987 y que la universidad se lo compró a éste.

Sostuvo que sería la primera vez que a los propietarios se les prohíba cerrar sus propiedades, y que lo que está haciendo la fundación universitaria en este momento es adecuar el terreno para lo cual no necesita permiso de nadie porque es la dueña.

Añadió que el Estado que vendió el predio no está haciendo respetar la propiedad privada y que de cuatro hectáreas que compró debió regarles una a los vecinos y encerrar el resto para evitar que se lo invadieran.

Dijo que tampoco tiene que pedirle permiso a la CAR y que se entiende directamente con Planeación Distrital ante quien está tramitando las licencias de construcción y de urbanismo, y que solo empezarán a construir cuando tenga los permisos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.