ECONOMÍA MEXICANA, EN MANOS DE BANQUEROS

ECONOMÍA MEXICANA, EN MANOS DE BANQUEROS

La economía mexicana está en manos de un reducido número de banqueros, que acumulan el 61 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en varios grupos financieros e industriales. Así lo revela un informe de cuatro páginas del diario local El Financiero, que investiga las relaciones de los banqueros mexicanos con los grupos industriales, la concentración de los grupos financieros y su influencia en la economía nacional.

25 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los volúmenes de dinero que manejan -dice el periódico- son tan vastos que pueden provocar el alza o la caída de la Bolsa, modificar la paridad del dólar, provocar aumentos o caídas de las tasas de interés y restringir la cantidad de crédito disponible en el país .

La banca mexicana fue nacionalizada en 1982 y comenzó a privatizarse a partir de 1990, en un proceso que duró dos años y que intentaba evitar la concentración en grupos financieros e industriales.

Sin embargo, esa condición no se ha cumplido, según queda demostrado en informes de la Bolsa Mexicana de Valores y de la Comisión Nacional Bancaria.

En dieciséis de los dieciocho bancos que operan en México sus propietarios poseen o son importantes accionistas de algunos de los más importantes grupos industriales que operan en el país, entre ellos el sector automovilístico, la construcción, la siderurgia, la minería y el turismo.

Esta relación, según El Financiero, permite a los grupos industriales acceder sin grandes dificultades al ahorro nacional e internacional.

Según datos de 1993, los consorcios industriales en los que los banqueros son importantes accionistas tenían unos activos de 48.158 millones de dólares, el 12,7 por ciento del PIB.

Si a ello se suman los activos de los dieciocho bancos que operan en México, la riqueza total que controlan llega a 233.386 millones de dólares, el 61,5 del PIB mexicano.

Hoy, como antaño, en manos de los propietarios de la banca descansan los hilos de la economía nacional , afirma el periódico.

Las relaciones entre los bancos y los grupos industriales del país, además de estar en contra del espíritu de la privatización bancaria, crea un conflicto de intereses, pues si una empresa no es rentable, puede obtener preferencia en la captación de recursos.

No debe haber confusión, hay gente que produce y hay gente que presta dinero para que se produzca , manifestó el representante en México de la Banque Nacionale de Paris, Jean-Pierre Caldairou.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.