Cuando el entable tiembla

Cuando el entable tiembla

Es tal el desbarajuste del entable nacional que el Presidente busca aferrarse. Buscado o no, todo le sirve para cubrir con mantos oscuros los escándalos ‘parapolíticos’. Parece que en este caso se apoya en Pastrana. La aburrida entrevista que a Botero júnior le hizo un pasivo entrevistador, que “dejaba hacer a otro, sin hacer por sí cosa alguna”, generó el escandalito semanal que agitó a los partidistas de ambos lados, colmando de felicidad a los ‘conspis’ de la época de Samper, que tanto se beneficiaron de la época Pastrana. Respecto a los apoyos que Uribe busca y logra, no parece casual que la cadena de televisión de la entrevista de marras sea de la familia del embajador en Madrid en la nefasta época de los inocuos conversatorios con las Farc.

22 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

El barullo ha sido tal, que les ha dado ánimo a miembros del Partido Liberal –los conservadores siempre han facilitado la división de los liberales– para que algunos discípulos del presidente Gaviria salgan a decir que las nuevas generaciones deben cargar con el peso del 8.000. Quizás sea cierto, pero lo que es dudoso es que los de la propuesta crean ser “nuevas generaciones”, pues ya son viejos y con viejas aspiraciones.

La valentía de la Corte, en contra de toda humana previsión, logró remover el manto al encarcelar a un pelotón de legisladores afectos al Gobierno, supuestamente, por supuesto, implicados en turbias relaciones con los paramilitares.

Sin decirle el maléfico término de ‘El ajedrecista’, podríamos decir que el Presidente acaba de hacer una jugada maestra, para protegerse de una posible marejada de opinión pública. Acaba de remplazar un rompeolas, la ministra Araújo, por el rompeolas Araújo, que le pidió permiso a Pastrana.

Los dos cancilleres pueden tener debilidades y también, ¿por qué no?, virtudes. Lo único raro para un observador ajeno a los tejemanejes del poder es que ninguno de ellos tiene la experiencia para poder conducir la política exterior. Ni las buenas maneras, ni el ‘charme’ personal son condiciones suficientes para dirigir, manejar y resolver con solvencia los intereses del país. Parece que al presidente Uribe solo le importa lo que ocurre en la parroquia, y por ello carecemos de una clara política internacional que vaya más allá de ser amigos de USA. Tal vez por ello, cualquier canciller le sirve con tal de que sirva de mampara.

Pero no siempre se ganan las partidas de ajedrez. Los medios internacionales ya tratan de explicar que Araújo no es Araújo de los Araújos, sino que este Araújo es otro Araújo. También han tenido que mencionar el fantasma de Chambacú, que persigue al neo-Canciller, salvado de los estrados por el clonable Fiscalía Osorio en la era Pastrana. Tampoco entiende la gente cómo puede desempeñar el cargo de la política externa después de seis años del inhumanamente aislamiento en que lo tuvieron las Farc. Tan desconectado, que supo tarde que el presidente que ahora lo nombra había sido reelegido. Sin duda, el ministro Araújo de hoy tiene buena voluntad. Lo demuestra cuando habla como un aparecido, con ideas contradictorias sobre el rescate violento de secuestrados –del cual él salió milagrosamente ileso de uno– versus el intercambio humanitario.

El entable tiembla más que el nevado del Huila, que esperemos no se nos vuelva otro Armero que cubra, con su lodo y su terror, todo el esclarecimiento político que esperamos. Así tengamos que sufrir mientras tanto esta democracia mediática, tan pastránica, que alaba el ex vicepresidente De la Calle: la de la W, que él compara con el Ágora griega.

Resulta risible imaginar a los ciudadanos de Atenas vestidos con sus dignas togas, cargando letreros publicitarios, diciendo frases torvas y haciendo preguntas insidiosas. Quizás lo único en que se parecen la W y el Ágora es en la exclusión de los esclavos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.