ENRIQUE CABALLERO

ENRIQUE CABALLERO

No será fácil llenar en el registro de las letras colombianas el vacío que deja Enrique Caballero Escovar, fallecido el domingo en Bogotá. No obstante su ya lejana participación en las funciones públicas, de manera especial como parlamentario y como embajador del país en el exterior, el perfil humano de Enrique Caballero Escovar fue el de un escritor público de primer orden, tan incisivo en su índole personal como en su estilo incisivo, franco y decidido, sin lagunas ni sombras en sus expresiones, condiciones a las cuales podía agregarse la poco común corrección del lenguaje y la pulcritud formales, en un estilo fluido y ameno que daba a sus escritos un secreto encanto difícil de olvidar. En sus columnas periodísticas Enrique Caballero Escovar penetró profundamente en el examen de los mayores motivos de preocupación nacional, como un severo crítico sin reservas contra todo lo que impresionaba su auténtico sentido de la nacionalidad. Tenía la virtud de conquistar el espontáneo acuerd

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.