MATERIALES, AL RITMO DEL AUGE

MATERIALES, AL RITMO DEL AUGE

El crecimiento de la industria de los materiales para construcción, en los últimos tres años, es tan bueno como el de la actividad edificadora. Solo que en último trimestre, las cifras de consumos básicos son un récord en la historia de la construcción en el país.

26 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Ahora se necesita más hierro, más acero, más cemento, más arena, más ladrillo...

Incluso hasta más granito y más marmoles, ya que los acabados también tienen cifras bien altas.

A tal punto que algunas ampliaron la capacidad de producción y surgieron nuevas fábricas.

Además, la apertura contribuye a satisfacer la demanda.

La razón es sencilla: a medida que se construyen más proyectos, la cantidad de materiales que se necesitan crece en la misma proporción.

Según cifras de la Muestra Mensual Manufacturera que realiza el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el aporte más importante al crecimiento de la industria nacional lo originó el sector bienes de construcción con un 11.26 por ciento, en especial por la dinámica de los objetos de barro, loza y porcelana.

Para entender ese fenómeno hay que tener en cuenta que en los primeros ocho meses del año se otorgaron licencias a 11.916.071 metros cuadrado de construcción, que representan una tasa de crecimiento del 4.34, según un estudio de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

Cifrá récord que dejará al 94 como el mejor en la historia.

Esos casi doce millones de metros son algo así como 80 mil viviendas con varios edificios de oficinas y bodegas. Para edificar esa cantidad se necesitan muchas toneladas de concreto, hierro, cemento, vidrio, acabados, cables, tubería... que hay que consumir.

Es ahí donde está el otro auge, el de los insumos y materiales para construcción.

Bogotá, por ejemplo, es la ciudad que mayor número de obras y por lo tanto, la que más consume materiales.

La capital registró un crecimiento en la construcción de 46.30 por ciento, que representa el 169.51 por ciento del total nacional. Una cifra que habla por si sola de los consumos en insumos.

Pero no es solo Bogotá. Otras ciudades donde el consumo de materiales también aumentó vertiginosamente, son Cartagena que tiene un incremento en la construcción de 144.73 por ciento y Pasto 195.68 por ciento.

Claro que hay ciudades donde el consumo de materiales bajó en lo que va corrido del año. Tal es el caso de Medellín, con una baja de -22.04 por ciento y Cali con -19.32 por ciento.

Por otra parte, cuando los insumos nacionales son escasos se importan de mercados como el venezolano, el brasileño y el ecuatoriano. Es el caso del hierro y el acero.

Y del precio qué...

Además, ante la gran demanda se podría creer que los precios de los materiales están por la nubes, pero eso no sucede debido a la competencia que vive el mercado.

En agosto, según cifras de Camacol, el Indice de Costos para la Construcción de Vivienda (ICCV), mostró un incremento del 23.22 por ciento y se situó un punto por encima del costo de vida (IPC).

En cada una de las principales ciudades del país el comportamiento de ese factor es más o menos el mismo.

En Bogotá, para el año corrido el aumento del ICCV fue de 24.21 por ciento, en Medellín 22.91 por ciento, en Cali 22.22 por ciento y en Barranquilla 20.40 por ciento.

Dentro de los insumos hay unos de mayor representatividad que otros. Es así como el rubro de las herramientas y equipos es el factor que más subió en el último año.

Pero por encima de los materiales está la mano de obra, que es otro aspecto que se contempla dentro de los costos de vivienda. Ese factor se incrementó en 30.62 por ciento.

Otro rubro que incide en los nuevos precios de las viviendas son los productos de obra negra.

Los que mayores alzas presentaron fueron la mampostería 33.35 por ciento; maderas 31.95 por ciento y cemento 27.95 por ciento.

Los materiales para acabados que más se elevaron fueron los pisos que subieron en 24.82 por ciento y la carpintería en 22.15 por ciento.

El comportamiento de las cifras conducen a que en el mes de agosto los costos de la construcción de vivienda registren un alza de 1.16 por ciento.

Sectores La mayoría de los productores de materiales se encuentran satisfechos con el comportamiento del mercado.

Los únicos que tienen alguna queja son los fabricantes de acero, debido a que, en el último año, las importaciones les arrebataron el 30 por ciento del mercado.

La calidad de los importados es la mayor queja de los productores de acero, debido a que parte de lo que se trae no cumple con las normas de sismorresistencia que exige la ley.

Sin embargo, según el DANE ese sector industrial tuvo un crecimiento de 17.42 por ciento en el periodo enero mayo de 1994.

De otro lado el cemento, al concluir agosto, muestra el mismo dinamismo del último año.

De acuerdo con los análisis del Instituto Colombiano de Productores de Cemento, la industria despachó entre cemento blanco y gris 698.600 toneladas, que históricamente es la cifra más alta y representa un 12.8 por ciento más que el año pasado.

Esa industria es una de las que mejor futuro tiene gracias a la cantidad de obras de infraestructura que se tienen planeadas en el país.

Constructores Los constructores en general están complacidos con lo que reciben y esperan que el mercado continúe respondiendo como hasta ahora.

Para Mauricio Déver, gerente de Camacol Cundinamarca, el mercado de insumos se comporta de manera favorable y ha asumido muy bien el reto del auge de la construcción.

Además, considera que los precios son competitivos debido a la amplia oferta.

La única queja que tienen los constructores es la demora en la entrega de algunos materiales, pero es explicable y aceptable si se tiene en cuenta que la presión del mercado es alta.

Déver, cree que hay un buen mercado secundario con los materiales importados que entran en competencia con los productos nacionales. Esa es una exigencia para la producción nacional, para que haga su trabajo con calidad, porque de lo contrario los constructores tienen ese otro mercado a la mano.

Además, los importados generan una sana competencia explicó.

En cuanto a la calidad dijo que lo importante es que los insumos se compren con el respaldo de firmas serias, para saber quien va responder y sobre todo quien va a prestar el servicio de pos venta.

De esa manera quedan sobre la mesa los materiales para levantar un sólido muro para que soporten con facilidad el auge que continuará por otro tiempo más.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.