Sanadora de obras de arte

Sanadora de obras de arte

Por las manos de Pinin Brambilla Barcilon han pasado las obras de genios del arte italiano como Piero della Francesca, Filippino Lippi, Crivelli, Mantegna, Lorenzo Lotto, Caravaggio, Tiziano y Giotto. Inclusive, La última cena de Leonardo, en el Convento de la Iglesia de Santa María delle Grazie, en Milán, sintió sus dedos largos.

21 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Durante 55 años de trabajo, esta privilegiada ha restaurado frescos, pinturas sobre tela y tabla con la devoción que una monja de clausura pone en sus oraciones. Sin duda hay algo de espiritual en su trabajo, pues hasta 20 años le ha invertido a un proyecto.

Hoy es la encargada de la lección inaugural de la Primera Cátedra Italiana de Restauración y Patrimonio, que se desarrolla en Bogotá y Cartagena, esta semana (ver recuadro).

¿Cómo es ser restauradora? Es una profesión muy difícil. Hay que ser muy cauta, pensar mucho. Ahora es más científica que antes, cuando era más artesanal. Para un trabajo nos reunimos restauradores, historiadores y otros especialistas. Discutimos lo que hay que hacer, cuánto limpiar, cómo hacerlo.

¿Es emocionante? Mucho. Es necesario tener mucha sensibilidad porque uno se conecta con el espíritu del artista, con lo que quer ía decir. Esta labor se hace con la mano, la mente y el corazón.

¿Cuál obra le ha impresionado más? ¡Uno encuentra tanto! No siempre un pintor grande resulta emocionante. Hay artistas menores que me fascinan porque al ver sus trabajos encuentro la dificultad que tuvo para hacer su trabajo y cómo logró vencerla. A veces, como ser humano, un pintor menor emociona más que uno grande.

¿Cómo trabaja usted? Es una labor en equipo. Yo soy la directora de muchas personas que trabajan varias obras al mismo tiempo. Ahora mismo dirijo restauraciones en muebles de los años 1600 y 1700, y en telas y papeles antiguos.

¿Se ha arrepentido alguna vez de un resultado? No, yo no hago eso. Luego de que uno restaura una obra vienen los criticos y la apreciación de los expertos de si quedó bien, si fue fiel y si corresponde a lo que se pensaba. ¿Hay factores similares que deterioran las obras de arte o depende de cada lugar? Depende mucho de las circunstancias en que fue hecho y mantenido el cuadro.

Las obras de arte son seres vivos y, como con los seres humanos, el tiempo se hace cargo de ellos.

Usted ha durado trabajando 20 años en una obra. ¿Cómo es posible eso en un mundo que corre tan veloz? Si el hombre se adapta al dolor ¿por qué no se va a poder adaptar a la lentitud de los años?.

Los tres días.

La Primera Cátedra de Restauración y Patrimonio la organizan la embajada de Italia, Unión Latina y las universidades Católica de Colombia y Jorge Tadeo Lozano. Se iniciará hoy en la Universidad Católica de Colombia, en Bogotá.

Seguirá el jueves y el viernes en el Claustro de Santo Domingo, en Cartagena. A la cátedra asisten los expertos GianluigI Colalucci, que restauró todos los frescos de Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina; Carlo Giantomassi y Donatella Zarinacida, que han hecho su labor con entidades como la Unesco, y Pinin Brambilla Barcilon. Informes en los teléfonos 245 3824 en Bogotá y (5) 655 1199 en Cartagena.

EN POS DE LA ESENCIA " Ser restaurador es un trabajo que involucra la mano, la mente y el corazón.

Hay mucha sensibilidad porque uno se conecta con el espíritu de lo que el artista quiso decir”.

Pinin Brambilla Barcilon, restauradora italiana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.