‘Ni en Hollywood dejan pintar las casas para rodar’

‘Ni en Hollywood dejan pintar las casas para rodar’

A la intensa polvareda que se armó entre quienes aprueban que se hayan pintado las emblemáticas paredes de Villa de Leyva y los que no para la grabación de la novela El Zorro, la espada y la rosa se sumó esta semana un importante director de cine.

21 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Se trata de Ferde Grofé, quien es miembro de la Academia de Películas, Artes y Ciencias de Estados Unidos, organización encargada de entregar los premios ‘Oscar’.

El productor, que vive en Villa de Leyva, criticó que la productora (RTI), para ahorrar dinero, no haya optado por paredes artificiales y haya terminado ‘cambiándole la cara’ a un Monumento Nacional.

En efecto, es la primera vez que Villa de Leyva luce de otro color desde 1954, cuando fue declarada Monumento Nacional precisamente, y entre otros, por los colores blanco en las paredes y verde en las puertas, ventanas y balcones.

Para la grabación, además de pintura, se envejecieron las edificaciones y se ahumaron las paredes. Todo para disfrazar al municipio boyacense de ciudad californiana del siglo XIX.

“No tengo nada en contra de la productora que adelanta la grabación, pero no puedo ocultar mi desconcierto por la forma en que afectaron la arquitectura colonial de Leyva”, enfatizó Ferde Grofé. Y añadió que no ve el momento en el que la población recupere su blancura.

Y aunque Villa de Leyva ha sido escenario de grabaciones como Los pecados de Inés de Hinojosa, Paraíso Travel o Orgullosos, malditos y muertos, nunca habían surgido polémicas de este tipo.

El otro detractor fuerte es el arquitecto Octavio Mendoza Morales, presidente de la corporación Venero de Leyva,encargada de velar por el patrimonio arquitectónico del municipio.

“Me resisto a creer que el Ministerio haya autorizado a la programadora para que destruyera un escenario que ellos mismos declararon monumento nacional”, comenta.

No obstante la polvareda, RTI cuenta con todos los permisos y todo parece ajustarse a la ley. De hecho, fue el propio Ministerio de la Cultura, a través de la directora de Patrimonio, Maria Claudia López Sorzano, quien autorizó a Andrés Santamaría, jefe de producción, para intervenir las fachadas.

“¿En qué lugar del mundo le permiten a una productora desbaratar el pueblo y volverlo a armar? Ni siquera en Hollywood permiten hacer lo que están haciendo aquí”, asevera Mendoza Morales.

El alcalde de la población, Luis Alfredo Igua Sáenz, dice que RTI obtuvo el permiso del Ministerio y que ante eso él no se puede oponer.

“El rodaje le está generando empleo a unas 300 personas como extras, pero además trae turismo y asegura un millón 200 mil pesos por día de grabación a nuestro municipio”, explica el burgomaestre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.