Polémica en Holanda por hospital solo para musulmanes

Polémica en Holanda por hospital solo para musulmanes

El empresario holandés Paul Sturkenboom ha desatado la polémica al proponer la creación de un hospital en Rotterdam que solo acogería a pacientes musulmanes y en el que los enfermos serían atendidos por facultativos de su mismo sexo.

20 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Sturkenboom cree que su novedosa propuesta ayudará a la integración de los inmi-grantes de fe islámica, algo que muchos ponen en duda.

A lo que sí ayudará con seguridad es a reavivar el debate sobre la integración de los inmigrantes musulmanes en Holanda y, más generalmente, en Europa.

Si el hospital llegara a construirse sería el primero de su tipo en Europa y, además de prestar servicios médicos, contaría con salas de oración, servicio permanente de imanes y sus dietas estarían compuestas exclusivamente por alimentos halal (producidos según las costumbres musulmanas).

El proyecto intenta evitar uno de los principales problemas que sufren las mujeres musulmanas cuando van al médico. En muchos casos son acompañadas por sus maridos o algún varón de su familia, que es quien explica en su nombre sus síntomas al médico. Este problema ya se da en casi toda Europa.

Mejor atención a mujeres También ha habido enfren-tamientos cuando la revisión de una enferma la ha hecho un médico varón. Pero hasta ahora a nadie se le había ocurrido la idea de un hospital sólo para musulmanes.

Para que el empresario pueda continuar con su idea necesita la aprobación del Ayuntamiento de Rotterdam (600.000 habitantes, un tercio de ellos inmigrantes) y el visto bueno de las empresas de seguros médicos, pues son ellas las que aportarán la mayor parte de la financiación.

Para defender su proyecto, Sturkenboom utiliza este argumento: “¿Si hay colegios cristianos o judíos y el Gobierno subvenciona también escuelas islámicas, por qué no contar con un hospital específico para musulmanes?”.

El Ministerio de Sanidad (que dirige Rita Verdonk, an-tigua ministra de Inmigra-ción y una de las figuras polí-ticas más antiinmigración de Holanda) ya ha dicho que no le parece bien la idea porque es poco integradora. Pero el empresario no necesita la aprobación del Ministerio porque sería un centro privado.

Opiniones divididas También los musulmanes están divididos.

Según una encuesta publicada por el diario holandés Handelsblad, la población mu-sulmana de Rotterdam está dividida ante el proyecto. Mientras unos lo ven bien, otros creen que los excluye y los aísla del resto de los ciudadanos.

El hospital, si es aprobada su construcción, debería es-tar funcionando en el 2008 con 45 médicos y 275 empleados más. Este personal no ten-dría obligatoriamente que profesar la fe musulmana, pero trabajarían separados por sexos.

Los facultativos masculinos atenderían a hombres y las facultativas femeninas a mujeres.

El empresario cree que su propuesta será exitosa pues en Holanda viven 1,5 millo-nes de inmigrantes musulmanes y, además, al ser el primer hospital de su categoría en Europa, podría recibir pacientes de otros países. Pero no de otras confesiones.

QUÉ SERÍA DISTINTO - No recibiría a personas de otras confesiones religiosas.

- Hombres y mujeres serían atendidos por médicos de su mismo sexo.

- El Hospital contaría con oración y el servicio permanente de imanes.

- Las dietas estarían compuestas por alimentos halal (es decir, producidos según las costumbres musulmanas)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.