Científicos encuentran claves sobre el origen del autismo

Científicos encuentran claves sobre el origen del autismo

La ciencia podría estar dando un gigantesco paso para atacar y tratar con más eficacia el autismo, un trastorno complejo del cerebro del que no se tiene un conocimiento preciso sobre su causa. (VER CUADRO: SIGNOS DE ALERTA)

20 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

El Proyecto Genoma del Autismo, que reúne a 120 científicos de 19 países, sugirió que una región del cromosoma 11 podría estar vinculada con la alteración.

A su vez, hallaron que un gen llamado neurexin 1, perteneciente a un grupo de genes que participa en la comunicación de mensajes entre células, estaría también relacionado.

La investigación, publicada el domingo pasado en la revista Nature Genetics, estudió a 1.200 familias con uno o más miembros autistas para analizar si compartían rasgos genéticos.

Los científicos utilizaron diferentes técnicas para analizar el ADN de las familias y ver si presentaban similitudes entre ellos y si mostraban variaciones genéticas específicas, como pequeñas omisiones o repeticiones de información.

Aunque esas anomalías son bastante comunes y no necesariamente perjudiciales, algunas pruebas indicarían que pueden contribuir a aumentar el riesgo de autismo cuando afectan a ciertas áreas relacionadas con el trastorno.

La comunidad científica mundial ve con optimismo estos resultados que trazan “un nuevo comienzo” en el estudio del síndrome.

Sin embargo, coincidieron en que pasarán años antes de que estos nuevos conocimientos se traduzcan en claves para su diagnóstico y tratamiento. Consultada sobre el tema, Doris Valencia, médica fisiatra infantil de la Universidad Nacional y experta en el tema, afirmó que el hallazgo daría luces para diagnosticar el autismo desde que el niño está en el vientre.

A su vez, se podría pensar que con estos conocimientos será viable desarrollar alguna solución terapéutica e incluso farmacológica. Lo cierto es que los resultados del Proyecto dan fuerza a la tesis de que detrás del autismo hay unas causas genéticas que provocan que en los primeros años de vida el niño tenga un retardo global en el desarrollo del lenguaje y su capacidad para relacionarse, lo cual lo lleva a aislarse.

Genoveva Morales, directora de Anthiros (centro que trabaja con esta población en Bogotá), sostiene que hace unos años se consideraba que el síndrome se debía a un cuadro emocional, resultado, por ejemplo, de padres que no eran hábiles en la crianza de sus hijos. “Esa visión está revaluada”, sostiene. Situación en Colombia Aunque nadie conoce con certeza cuántas personas con autismo hay en el mundo, se calcula que en un país existen 4 casos por cada 10.000 personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Para Valencia, al país le han hecho falta políticas de salud claras para poder diagnosticar y darles a estas personas una mejor calidad de vida.

La experta insiste en que no hay, tampoco, lineamientos claros del Estado para integrar a estas personas al sector educativo y laboral. “Los profesores no saben cómo manejar a estos niños ni conocen con certeza cuándo podría haber un caso”, dice Valencia.

No obstante se han dado avances como capacitaciones de funcionarios y médicos y hace menos de una década se ingresó el tratamiento del autismo al manual de atención del Seguro Social y se generaron lineamientos de atención para las EPS.

Por su carácter complejo requiere, además de diagnósticos certeros, la intervención interdisciplinaria de manera simultánea de un equipo integrado, entre otros, por neurólogos, psicólogos, esducadores especiales, terapeutas, la familia e, incluso, el entorno escolar, razón por la cual en la mayoría de los casos se requiere de la acción judicial, por intermedio de la tutela, para lograrla.

CON INFORMACIÓN DE EFE .

LUCHA DE 24 AÑOS PARA QUE SU HIJO AUTISTA SE GRADUE DEL COLEGIO En pocos meses, Elizabeth Vargas cumplirá el sueño por el que ha luchado desde hace más de dos décadas: poder ver a su hijo Alfredo de toga y birrete con su diploma de bachiller. Era inimaginable que llegaría este día, pues cuando era niño una fonoaudióloga le dijo que su hijo “nunca iba a hablar” y después una psicóloga le diagnóstico que Alfredo tenía un nivel alto de autismo.

Elizabeth no se dio por vencida y se comprometió a sacarlo adelante con mucha paciencia.

Poco a poco le enseñó a leer con ‘clases’ de una hora al día. Al darse cuenta de que le llamó la atención conocer que el lugar en el que le gustaba quedarse durante horas se llamaba silla, le empezó a nombrar los diferentes lugares de la casa, algo que, según ella, funcionó.

Fue hasta que cumplió los seis años cuando Elizabeth pudo dar unos pasos en el mundo de su hijo: “Él se sentaba a girar las tapas de las ollas y no dejaba que jugara con él. Un día me miró a los ojos y me dio una tapa para que yo la girará. Fue emocionante”. A los pocos años empezó a hablar. “Su primera palabra fue ‘seis’”. Su vida al lado de Alfredo fue inspiración para ayudar a los demás: hoy es la presidenta de una asociación de padres con hijos autistas en Barranquilla.

Reportan más casos del síndrome La incidencia del autismo en Estados Unidos es mayor de lo que se pensaba hasta ahora y afecta a uno de cada 150 niños, informó la semana pasada el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (Cdcp).

Antes se consideraba que la incidencia en este país era aproximadamente de un niño por cada 175.

“Esta es una incidencia mayor de la que se creía hasta ahora, y pone de relieve que el autismo es una preocupación seria en lo que se refiere a la salud en Estados Unidos”, afirmó Marshalyn Yeargin-Allsopp, jefe del programa de autismo del Cdcp.

Este nuevo dato es importante, debido a que, según los expertos, el síndrome puede tener la misma tendencia en otros países.

CONSEJO DE MADRE ''Ante todo hay que aceptar a un hijo así. Estoy segura de que con amor y mucha paciencia él puede salir adelante. Se logra en la casa y con rutinas diarias”.

Elizabeth Vargas, madre de Alfredo, quien tiene autismo.

SOBRE EL SÍNDROME ''Hacen falta políticas públicas en salud para esta población que está desprotegida. No hay cómo atacar los factores de riesgo”.

Doris Valencia, de la U. Nacional

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.