Hacienda: menos técnica, más política

Hacienda: menos técnica, más política

En la segunda semana de enero, la agencia calificadora de riesgo Standard and Poors estuvo recogiendo información en Colombia con el objeto de revisar la calificación de la deuda soberana, nota que se supone será hacia arriba.

19 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

En reuniones que los técnicos de la agencia sostuvieron con expertos locales, plantearon inquietudes acerca del rumbo de la política económica y por primera vez insinuaron que notaban algún alejamiento de la ortodoxia a favor del manejo político, aunque fueron claros en señalar que el asunto no era comparable para nada con la realidad de Venezuela y Ecuador.

La alusión fue hecha porque en los días que estuvieron en el país, se dictó una medida fijando la tasa de interés de usura en un tope muy cercano a la tasa para el crédito comercial, cuando la ortodoxia indica que ese techo debe ser lo suficientemente alto para desestimular el crédito de consumo, que según los expertos está alcanzando niveles peligrosos. De todas formas, no fueron tan críticos porque siempre han pensado en la seriedad y responsabilidad técnica del ministro Alberto Carrasquilla.

La nueva calificación de Standard and Poors debe darse a conocer en las próximas semanas. Sin embargo, el viernes pasado comenzó a especularse entre los interesados en el asunto en que la nueva nota sería aplazada o evaluada en función de dos hechos: el primero, el destape del escándalo de la ‘parapolítica’ que puede afectar el trámite de proyectos de ley fundamentales como la reforma a las transferencias, y un segundo punto la designación del nuevo ministro de Hacienda en reemplazo de Alberto Carrasquilla, cuya renuncia fue aceptada el viernes pasado y designado el ministro Consejero de Palacio, Oscar Iván Zuluaga.

La designación de Zuluaga, que PORTAFOLIO anticipó la semana anterior, produjo sorpresa en los medios económicos, en buena parte porque es un cambio radical en la concepción filosófica de la persona que debe ocupar la cartera de Hacienda, tradicionalmente un técnico puro y ortodoxo o alguien que ha hecho la carrera en instituciones económicas nacionales o internacionales o participado en el debate económico a través de libros, investigaciones, escritos o foros. Como nada de lo anterior ha sido característica de Zuluaga, el mundo de los técnicos tiene sus dudas no de su idoneidad profesional sino de su capacidad para responder a los retos que debe enfrentar un ministro de Hacienda.

El nuevo jefe de las finanzas es economista de la Universidad Javeriana, con un master en finanzas en la Universidad de Exeter Inglaterra. Ha sido profesor universitario en áreas como Matemáticas Financieras y Decisiones de Inversión, no en Macroeconomía, Desarrollo y Crecimiento o Teoría Monetaria, como es la tradición de los ministros.

La mayor parte de su vida la ha dedicado a la empresa privada desde Subgerente Financiero hasta Presidente de Acerías de Colombia S.A., pero no ha estado en departamentos de investigación o en institutos que analizan los temas macro.

Ha pertenecido a varias juntas directivas como Fenalco, Fedemetal, Cámara Colombo- Venezolana y representante de la Industria Siderúrgica Colombiana.

Su recorrido en el sector público no ha tenido nada que ver con el tema económico: concejal y alcalde del municipio de Pensilvania (Caldas) y senador de la República, cargo que ocupó en el período 2002-2006, pero nunca se le conoció un debate sobre la política económica.

“Su desginación sería un golpe la tecnocracia que ha manejado la política económica desde hace mucho tiempo”, fue el comentario que se escuchó en el foro de Anif, en el que se despidió el ministro Carrasquilla y comenzó a hablarse de Zuluaga, como su posible sucesor. Y en efecto fue nombrado.

Al consultarse sobre el perfil para reemplazar a Carrasquilla, distintos expertos dieron su opinión, en ese momento, sin saber que sería nombrado Oscar Iván Zuluaga: - “Debe ser una persona con formación, entrenamiento y experiencia”, dijo el director de Fedesarrollo, Mauricio Cárdenas, quien fue jefe de Planeación Nacional.

- “Debe tener un entendimiento muy claro, tanto como lo tiene el ministro Carrasquilla, de dónde están los desafíos fiscales”, opinó Sergio Clavijo, director de Anif y ex codirector de la junta del Banrepública.

- “Si uno se fija cuáles son los perfiles de los anteriores ministros de Hacienda se da cuenta de que todos tienen una vena técnica, en el sentido que conocen los problemas de la economía colombiana y la situación internacional”, sostuvo Miguel Urrutia, ex gerente del Banco de la República.

- “Además de las cualidades de idoneidad profesional y de conocer los temas, el nuevo ministro debe tener ante todo un alto sentido de la independencia y hacerse respetar tanto en el Congreso como en las altas esferas del gobierno”, dijo el ex ministro, Juan Camilo Restrepo.

Después de su paso por el Congreso, Zuluaga decidió acompañar al presidente Uribe en su campaña de reelección, más en el terreno político que en campo programático y de temas económicos, y desde agosto pasado fue designado ministro Consejero del Palacio de Nariño, en el que poco o nada tiene que ver con los asuntos de política económica, aunque su gestión fue destacada en el manejo de temas delicados como la conciliación en el pleito de la carretera Tobíagrande-Puerto Salgar.

Su gran cercanía política con el presidente Uribe es el segundo reparo al nombramiento de Zuluaga, pues se cree que no tendrá la independencia para decirle “no” o “pararse en la raya” frente a los pedidos del Presidente de la República, cuando considere que violen los preceptos de la ortodoxia, que están generalmente lejos de las pretensiones sectoriales que manejan los demás miembros del gobierno, incluyendo a los ministros sectoriales.

Roberto Junguito Bonnet, fue ministro entre agosto de 2002 y mayo del 2003, en la primera administración de Uribe y nadie puso en duda su capacidad e independencia, demostrada tanto cuando fue ministro en otro gobierno como por su experiencia en el Banco de la República y en organismos internacionales. Nunca se supo a ciencia cierta por qué se retiró del gobierno, pero quedó la sensación que no aguantó la presión del primer mandatario y de sus allegados como Fabio Echeverri y el mintransporte, Andrés Uriel Gallego. Junguito es Ph en Economía en la U. de Princeton y estudió en London School of Economics, uno de los más prestigiosos centros académicos del mundo.

Luego llegó Carrasquilla, viceministro de Junguito y cuya formación técnica nadie pone en duda: doctor en Economía en la Universidad de Illinois, trabajó en el Banco de la República como gerente Técnico, economista del BID, decano de Economía en Los Andes e investigador de Fedesarrollo. Aunque varias veces debió aceptar el estilo del presidente Uribe de manejar todos sus subalternos, también impuso muchas veces sus criterios.

¿Tendrá Oscar Iván Zuluaga esa dependencia, como lo sugirió Juan Camilo Restrepo? “No se puede prejuzgar y al nuevo ministro Zuluaga hay que darle el beneficio de la duda. Va a haber muy pronto momentos para saber si es serio o no. En el ministerio de Hacienda eso es muy fácil de detectar”, piensa el ex jefe de Planeación Nacional, Jorge Ospina Sardi.

LO QUE ESTAN PENSANDO LOS ORTODOXOS - No tiene equipo técnico propio, por su inexperiencia en el tema, contrario a la mayoría de los anteriores ministros de Hacienda. ¿Heredará el que deja Carrasquilla? - No tiene exposición ante los organismos internacionales, generalmente manejados por técnicos y expertos en los temas macro, quienes seguramente lo recibirán con recelo.

- No ha trabajado en el Banco de la República ni en organismos internacionales como el BID, Banco Mundial y FMI.

- No ha participado en el debate económico ni ha estado en entidades que lo promueven.

- Su paso por la academia no ha tenido que ver los temas que manejará en Hacienda, como la política fiscal, monetaria y cambiaria.

- No se le conocen estudios sobre temas económicos.

- No es conocido entre los agentes del mercado, lo cual no es otra cosa que no tener credenciales para el manejo de las percepciones, factor fundamental en la economía.

DEFENSA DE LOS AMIGOS - No tiene la soberbia y la terquedad de los tecnócratas.

- Conoce el mundo real y no se aferra a la teoría.

- Es hora de tener un ministro de Hacienda que se salga de la ortodoxia.

- Los ministros de Hacienda ‘clásicos’ no han podido hacer una verdadera reforma al gasto público. Hay que darle la oportunidad de un gerente.

- Conoce el Congreso de la República y logrará sacar los proyectos oficiales. Sin embargo, la pregunta que se hacen los economistas ortodoxos es ¿cómo lo hará?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.