Encuestas, carnaval y ‘parapolítica’

Encuestas, carnaval y ‘parapolítica’

No es posible hacer conjeturas serias sobre lo que ocurrirá políticamente en Bogotá en las elecciones de octubre. Las encuestas, incluso las más completas y minuciosas, ayudan poco o nada al buen suceso de esos presagios electorales. Lo único cierto es que no hay nada cierto.

19 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

En primer lugar, porque esas encuestas muestran resultados escandalosamente disímiles. En una muestra reciente de Datexco, Peñalosa lleva una ventaja de apenas un punto sobre María Emma Mejía, la quinta parte del margen de error.

En una de Gallup, esa ventaja es de 19 puntos (34 a 15 por ciento) y en una última de YANHAAS es de 26 a 12. Ni manera de concluir nada.

Pero una lectura más atenta revelaría que esas ventajas de Peñalosa son aparentes. En primer lugar, él es el único que puede oficiar como candidato, los demás apenas procuran obtener la nominación de sus partidos. A veces ni siquiera eso. Esa segunda lectura sugiere, además, que María Emma logra esos puntajes compitiendo con Gaviria, Moreno, Garzón y Clara López. Sumados, logran 10 puntos más que Peñalosa. Aunque esa aritmética no funciona mecánicamente, no hay duda de que las posibilidades de ella, o de Gaviria o de Moreno, serían mayores si no compitieran entre sí. Igual cosa sucede con el Partido liberal.

Pero son las ambigüedades de los principales actores políticos las que regalan al debate ese aire inacabado. Muchos de esos actores parecen dispuestos a hacer una cosa o la contraria. César Gaviria acompañaría a Peñalosa siempre y cuando no lo haga Uribe. La ecuación, por supuesto, puede funcionar al revés: el Gobierno no acompañará a nadie que tenga el respaldo liberal. El Polo maneja vicisitudes semejantes: una coalición con sectores liberales sería políticamente muy rentable, pero eso fortalecería el apoyo del presidente Uribe a Peñalosa.

Hay otras singularidades. Germán Vargas y Peñalosa, por ejemplo, tienen un acuerdo que consiste en evitarse. Ese acuerdo supone que cualquier aproximación, política o física, los pondría a riesgo. A ellos y al acuerdo.

No solo por eso es un acuerdo frágil: contempla, además, compromisos precoces de Peñalosa: ¡desde ahora hasta las presidenciales del 2010! El Polo se insinúa como una fuerza imparable. Beneficiario directo del terremoto de la ‘parapolítica’, de la crisis liberal por el regreso de los fantasmas del 8.000 y de la fatiga que acusará Uribe tarde o temprano, tendrá además la ventaja de un Lucho Garzón con fortalezas electorales innegables. Si sabe manejar los retos ideológicos, los tonos del discurso, la escogencia de candidato y aliados estratégicos, el tablero político podría ser alterado sustantivamente, justo cuando se pensaba que la popularidad de Uribe lo había congelado.

* * * * * Por aquí estamos todavía de Carnaval. De carnaval en el Carnaval de verdad, aquel que haciéndoles bordes, pliegues y repliegues a las gentes de Barranquilla, especie de tatuaje ritual, da identidad y sentido al caribe colombiano. No me refiero entonces al “otro” carnaval de que hablara el editorialista de EL TIEMPO y que, por desgracia, se vive mediante temporadas más largas.

Un cachaco no puede imaginar qué cosa es un carnaval. Cuando lo oye nombrar, piensa en una fiesta. Una fiesta cipotuda, pero nada más. La mayoría vienen y regresan sin entender nada. Cuando asisten a los actos lucen felizmente aturdidos. Este año estamos repletos de cachacos. Casi no cabemos. Tal vez porque en abril ya no irán al Festival Vallenato. Volverán solo aquellos que iban a algo más que “poner la canal”, quienes entienden que la música vallenata, no importa los “comerciales” que en mitad de la “rutina” vociferaban los cantantes, no tiene la culpa de nada. Valledupar tampoco, el Cesar tampoco. Esa seguirá siendo una región hermosa y una música igual, a las que hay que tender una mano cariñosa y solidaria en estos momentos de penumbras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.