‘No hay nada que rectificar’

‘No hay nada que rectificar’

Los lectores habituales de Salud Hernández vieron con sorpresa ayer que a cambio de su columna semanal de opinión en EL TIEMPO apareció un lacónico texto en el que la periodista explica que una sentencia de la juez Hilda González Neira la obliga a rectificar una de sus columnas.

19 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Después de explicar que el periódico le puso a disposición el espacio, la periodista afirma que no se retractará porque no tiene nada que rectificar.

“(...) Las presiones del magistrado Jaime Araújo no me harán revelar mis fuentes –de toda solvencia– ni retractarme (...)”, escribió.

El caso se originó en agosto del 2005, cuando Hernández publicó la columna ¿Un pirómano en la Corte?, en la que se refería a un informe de El Espectador, que ponía en entredicho la imparcialidad del magistrado Rodrigo Escobar para fallar algunos temas importantes como la Ley de Justicia y Paz, pues, según un anónimo que llegó a la Corte Constirucional, este se habría reunido con las Auc para que liberaran a su novia, secuestrada tiempo atrás.

En su columna, Hernández afirma que una de las fuentes del artículo es un magistrado y que si tuviera que apostar por alguien lo haría por Jaime Araújo Rentería.

Por la afirmación, el magistrado Araújo instauró una denuncia penal ante la Fiscalía para pedir que la periodista informara de dónde había sacado la información y aportara las pruebas. Pero ella se negó ha hacerlo y el magistrado instauró una tutela contra la periodista, EL TIEMPO y sus directores.

El viernes en la tarde, Hernández fue notificada del fallo, que la obligaba a rectificar en 48 horas, y al periódico y a sus directores, a proporcionar el espacio para que lo hiciera. El resultado fue la columna de ayer, que si es considerada desacato podría llevarla a la cárcel.

“Si me hubiera equivocado sería la primera en rectificar, pero no rectifico por ninguna circunstancia. Creo que es una estrategia para, de alguna manera, someternos (a los periodistas)”, dijo.

EL TIEMPO intentó contactar al magistrado Jaime Araújo, pero no fue posible.

Si la negativa es considerada desacato, podría ir a la cárcel.

La decisión de no rectificar que tomó la columnista Salud Hernández podría llevarla a la cárcel.

Eso dependerá de la actitud que asuma el magistrado Jaime Araújo Rentería y la misma juez que falló la tutela en contra de la periodista.

Si el primero insiste, podría hacerlo mediante la solicitud de un incidente de desacato, que consiste en que el juzgado notifica a quien no cumplió la orden –en este caso Hernández– para que dé una explicación de por qué no lo hizo. Tras conocer sus razones expide un fallo. Si el juez declara la existencia del desacato puede ordenar su arresto.

En caso de que Araújo no instaure el incidente de desacato, la misma juez podría ordenarlo de oficio.

“Lo usual en estos casos es que la persona que se ve afectada por el hecho de que no se hizo la rectificación, pide el trámite de incidente de desacato”, explica un abogado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.