EN BARÚ EL TURISMO DEL FUTURO

EN BARÚ EL TURISMO DEL FUTURO

Isla Barú, al sur de Cartagena, es la promesa turística del Caribe colombiano. Tanto así, que dos megaproyectos turísticos serán desarrollados en esta región con inversiones por 221 mil millones de pesos. El primero estará ubicado en la zona franca turística. Se trata del Barú Beach and Marine Resort, un proyecto de Aviatur, De la Vega Visbal Arquitectos y Movicom. El segundo quedará en Playa Blanca Barú. Sus socios son Cementos Caribe, Bavaria (Grupo Santodomingo) y la Corporación Nacional de Turismo (CNT).

28 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Barú Beach, que requiere de una inversión de 184 mil 523 millones de pesos, ya inició las obras de movimiento de tierras para canales navegables e infraestructura.

Lo que parecía un sueño hace algunos meses comenzó a ser una realidad: el desarrollo turístico de la isla de Barú, localizada al sur de Cartagena, será el primer megaproyecto turístico con proyección internacional.

Con recursos de los socios De la Vega Visbal Arquitectos, Aviatur y Movicom, entre otros, y créditos del exterior, la zona franca turística Barú Beach and Marine Resort, aprobada en el gobierno de César Gaviria, inició labores para materializar el megaproyecto que requiere de una inversión de 184 mil 523 millones de pesos.

Las obras de movimiento de tierras para canales navegables e infraestructura comenzaron hace un mes, con utilización de equipos especializados e importados especialmente para ese trabajo.

El desarrollo general de la zona franca, que se ejecutará en 140 hectáreas, incluye helipuerto, centro comercial, centro de convenciones, marina para 100 embarcaciones, campo de golf de 18 hoyos y diseño internacional, 240 apartamentos turísticos, 180 villas, 102 mansiones, tres hoteles de lujo y dos nauteles (se llega a las habitaciones en lancha), para un total de 900 habitaciones hoteleras.

Ofrecerá, igualmente, circuito de tenis y recorrido de caza para los amantes de estas disciplinas y centro cívico. La infraestructura comprende: planta de tratamiento de agua potable y acueducto propio, sistema de tratamiento de aguas negras, sistema de recolección y tratamiento de basuras, central telefónica y dos térmicas de 10 megavatios.

Actualmente desde Barú Beach hay comunicación telefónica, por sistema tradicional, con cualquier parte del mundo.

En el centro de la zona franca, localizada a la altura de la ciénaga de Portonaito, entre el mar Caribe y la bahía de Barbacoa, se construirá una plaza pública cercada de canales alrededor de los cuales se construirán 48 mansiones y 52 villas, que deben entregarse a sus propietarios a finales de 1995.

El campo de golf de 18 hoyos, las 130 villas de sus alrededores y el centro de convenciones, se comenzarán a construir en mayo próximo, informó el presidente de la empresa, Eduardo Luis De la Vega Visbal.

La primera cadena hotelera internacional vinculada al proyecto en la modalidad de franquicia es Holiday Inn, que entrará a administrar el hotel Holiday Inn Barú (una inversión de 22 millones de dólares), con 169 habitaciones, que entrará a funcionar en 24 meses.

En cuanto al flujo de recursos, De la Vega dijo que para lo que resta de 1994 se efectuará un desembolso de 2.000 millones de pesos; para 1995 se programaron inversiones por 35.592 millones de pesos; 40.814 millones para 1996; 54.340 millones para 1997 y 19.272 millones para 1988, lo que arroja un gran total de 184.523 millones de pesos. Para la administración de los activos e inversiones totales del macroproyecto se suscribió un contrato de fiducia con la Sociedad Fiduciaria FIDUIFI S.A., filial del Instituto de Fomento Industrial (IFI).

El ministro de Desarrollo Económico, Rodrigo Marín Bernal, dijo a EL TIEMPO que el Gobierno brindará todo su apoyo a este y otros proyectos que se ejecuten en la isla y que estén de acuerdo con el Plan de Ordenamiento Físico de Barú, aprobado como acuerdo distrital por el concejo de Cartagena.

La iniciativa, del concejal y dirigente hotelero Augusto Afanador Soto, fija parámetros concretos para que el desarrollo de Barú sea armónico y preserve el ecosistema de la zona, notablemente frágil.

La ministra del Medio Ambiente, Cecilia López, dijo que en Barú no puede repetirse el caso de Bocagrande, en donde no hubo planeación. Un estudio de la firma internacional Arthur D Little señaló que en Barú solo debe desarrollarse turísticamente la zona de Portonaito y Playa Blanca, en donde precisamente se levantará este complejo y otro liderado por el Grupo Santodomingo y la Corporación Nacional de Turismo, CNT, aunque no se trata de otra zona franca turística.

Más allá del turismo Barú Beach And Marine Resort generará 3.000 empleos directos en su etapa de construcción (ya trabajan 125 personas) y una vez concluido el complejo se crearán 4.183 empleos directos y 12.549 indirectos.

De la Vega destaca que los nativos serán incorporados a los distintos procesos de desarrollo del proyecto y gozarán de instrucción y capacitación permanentes.

De hecho, el acueducto de la población de Santana, cuya capacidad era de 250 metros cúbicos de agua al día, sin tratar, fue reforzado para llevarlo hasta 1.000 metros cúbicos, tratados, con lo que el servicio se extenderá hasta Ararca. En donde se creó la primera microempresa de capacitación para los nativos. En el área de la zona franca hay acueducto pero se contrató con la firma de Ramón Andrade los diseños para la construcción de otro acueducto con capacidad de 15.000 metros cúbicos diarios de agua tratada, cuyas redes se extenderán a toda la isla.

Barú Beach cuenta con el visto bueno del Inderena, la Corporación Nacional de Turismo y la alcaldía Distrital y, en opinión de De la Vega, su ejecución estará enmarcada celosamente al Plan de Ordenamiento Físico de Barú.

Privilegiada isla del futuro Barú es una isla localizada al sur de Cartagena, que se extiende desde la propia bahía interna de la ciudad hasta el archipiélago del Rosario.

Son más de siete mil hectáreas y posee las más limpias y acogedoras playas de la región, numerosas ensenadas, colinas, abundante vegetación, manglares, y tres poblaciones nativas: Barú, Ararca y Santa Ana.

De acuerdo con todos los estudios realizados hasta la fecha sobre sus posibilidades turísticas, Barú está llamada a convertirse en el destino más importante en el área del Caribe.

De la Vega señala que hay mucho interés en el exterior por invertir en la isla y una zona franca turística es un atractivo definitivo para captar inversionistas de prestigio.

Ello se facilita por los incentivos tributarios que la zona franca ofrece a los inversionistas y que tienen que ver con exención sobre impuesto de renta y complementarios, negociación y posesión de toda clase de divisas convertibles dentro del área, exención de impuesto de turismo, importación libre de vehículos, yates, veleros, vapores para uso turístico.

El desarrollo de Barú se planteó por primera vez hace algo más de 25 años pero por diversas circunstancias no se ejecutó. Ahora, con el empuje de la empresa privada comienza ese proceso que se prolongará por varios años y que sin duda posicionará a la isla a nivel mundial. Lo importante, sin embargo, es que esa nueva realidad no cambie la esencia de la isla, para que continúe siendo un verdadero paraíso.

Proyecto Playa Blanca Barú El pasado 25 de septiembre el presidente Ernesto Samper Pizano autorizó el segundo proyecto que se ejecutará en la zona: Playa Blanca Barú, cuyos socios son Cementos Caribe, Bavaria (Grupo Santodomingo) y la Corporación Nacional de Turismo (CNT).

Se localizará muy cerca de Barú Beach And Marine Resort y su inversión global está estimada en 37 mil millones de pesos, correspondiendo a la CNT el 60 por ciento. El programa contempla la construcción de cinco hoteles con capacidad total de 1.800 habitaciones, 600 unidades habitacionales, un centro de convenciones y un puerto para embarcaciones de mediano calado.

De acuerdo con los estimativos, el proyecto estará terminado en un término de ocho años y aunque no se han iniciado las obras se trabaja en los estudios de factibilidad. Se estima que generará 3.000 empleos directos y 9.000 indirectos.

Se buscará atraer un flujo de turismo interesado en cuestiones ambientales y ecológicas aunque el destino turístico que ofrece Cartagena es notablemente atractivo: historia, mar tibio, playas blancas y acogedoras, islas, seguridad.

Cuando Samper, en la Casa del Marqués de Valdehoyos, dio vía libre a este proyecto, se refirió a Barú como un sitio de especial significación para el país y aseguró que se tendrá especial cuidado en la preservación del medio ambiente.

Echó mano en esa ocasión a sus recuerdos y terminó su intervención citando una popular canción costeña: Vamonos pa Playa Blanca, la tierra más preferida, vamos a visitá un amigo, que cumple un año más de vida. El año que viene vuelvo, el año que viene vuelvo, el año que viene vuelvo, si Dios me tiene con vida .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.