Con botín incautado en 45 días se podrían hacer 24 mil casas sociales

Con botín incautado en 45 días se podrían hacer 24 mil casas sociales

La cantidad de dinero que manejan en Colombia las organizaciones paramilitares y guerrilleras, los narcos y la delincuencia organizada rebasa los cálculos más conservadores, a juzgar por las recientes incautaciones de bienes con fines de extinción, el hallazgo de caletas con dólares y lingotes de oro, y el anuncio de entrega de bienes de ex jefes de las Auc, recluidos en Itagüí. (VER GRÁFICO: CIUDADES CON MAYOR MONTO DE TRANSACCIONES EN EFECTIVO REPORTADAS COMO OPERACIONES SOSPECHOSAS)

15 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Una muestra de eso es que en los primeros 45 días de este año, las autoridades incautaron o asumieron la custodia de bienes de la delincuencia que suman aproximadamente 598 mil millones de pesos.

De esa cifra hacen parte el dinero hallado en 5 caletas descubiertas por la Dijín en Cali, valoradas en 177.840 millones de pesos, y los bienes entregados por el ex ‘para’ alias ‘Macaco’, que superan los 113.000 millones.

También, las 70.065 acciones y 93 bienes inmuebles de los herederos de los hermanos Galeano Berrío, socios de Pablo Escobar, que valen 400 mil millones de pesos y que un juez ordenó pasar al Estado. Así mismo, en la lista figuran las propiedades de Salvatore Mancuso, en Córdoba, –que valen 11.000 millones– y la casona de Villa Adelaida y otras 10 propiedades de Manuel Abajó, en Bogotá, que fueron ocupadas por la Policía esta semana y están avaluadas en 10.000 millones.

Ese dinero, luego de los procesos de extinción del dominio, de juicios, apelaciones y otras acciones jurídicas (ver: ‘Los pasos de la extinción...’) pasaría eventualmente a manos del Estado o de la Comisión Nacional de Reparación,en el caso de los bienes de los ex ‘paras’.

A pesar de que la ley le destina un fin específico, esa suma, 598 mil millones de pesos, serviría para realizar numerosos gastos sociales.

Por ejemplo, con ese dinero se les podría pagar el salario mínimo a más de un millón 377 mil colombianos; o hacer mercados de 400 mil pesos para un millón 495 mil hogares.

Igualmente, se podrían construir 23.920 viviendas de interés social y 11 veces el acueducto que Quibdó (Chocó) no tiene y que cuesta 53 mil millones de pesos.

La punta del iceberg Uno de los aspectos llamativos de la cantidad en dinero que cuestan los bienes es que le dan a las autoridades y al país una idea de las sumas que mueve la ilegalidad.

Si se tiene en cuenta que el medio billón de pesos corresponde a incautaciones de un mes y 15 días, el país ni se imagina la cifra de lo que mueven los ilegales y menos de quiénes son los capos y sus testaferros que aún permanecen en el anonimato, y los negocios de fachada que poseen.

Una funcionaria del Ministerio de Hacienda, consultada por este diario, pero que prefirió el anonimato, asegura que en materia de dineros ilegales “la imaginación es el límite”.

Precisamente, un estudio de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF), del Ministerio de Hacienda, da una idea de hasta dónde puede llegar ese monto que manejan las organizaciones al margen de la ley.

El documento contiene un reporte estadístico de las operaciones sospechosas y las transacciones en efectivo y cambiarias que podrían ser producto de lavado de activos o de acciones ilegales.

Los resultados dejan boquiabierto a cualquiera. Según ese reporte, en el 2005, se realizaron en el país transacciones sospechosas por 177,7 billones de pesos.

Esas operaciones se realizaron en 179 de los 1.098 municipios de Colombia.

Sin embargo, el reporte advierte que no es probado que todas las transacciones objeto del estudio sean ilegales.

.

LOS PASOS DE LA EXTINCIÓN DE DOMINIO DE UN BIEN O UNA PROPIEDAD.

1- Cuando las autoridades tienen sospechas de que un bien, ya sea un inmueble, un vehículo, una embarcación o un papel o cuenta bancaria, ha sido adquirido con dineros ilícitos, por ejemplo, los que proceden del narcotráfico, inician una investigación contra él para establecer su procedencia.

2- Al momento de encontrar pruebas suficientes, la Unidad Nacional de Lavado de Activos y Extinción de Dominio de la Fiscalía, en concurso con la Policía Judicial, las anexa al proceso y aplica una medida cautelar sobre el bien.

Es decir, lo incauta o lo embarga, para que el propietario no pueda disponer de él.

3- Una vez se expide esta medida cautelar, el bien es ocupado y entregado en custodia a la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), que lo administra generalmente a través de un depositario, quien debe rendir cuentas periódicamente a la entidad para comprobar que lo está haciendo correctamente.

4- Luego de que los investigadores culminan su tarea y creen haber reunido las pruebas suficientes, la Fiscalía pide a un juez la expropiación del bien para que pase al Estado; este proceso puede tardar entre 2 y 5 años. En ese momento, el Consejo de Estupefacientes puede disponer de la propiedad.

CON LA FORTUNA INCAUTADA SE PODRÍA CONSTRUIR 11 VECES EL ACUEDUCTO DE QUIBDÓ.

Se podría pagar un salario mínimo de 434.000 pesos a un millón 377 mil 880 colombianos, más del 60 por ciento del total de ciudadanos sin trabajo que deambulan de aquí para allá llevando hojas de vida para que, al fin, alguien los llame.

Se edificarían 23.920 casas de interés social de un valor individual de 25 millones de pesos. En un barrio semejante, podrían vivir 119.600 personas, casi la tercera parte de la población de una ciudad intermedia como Bucaramanga.

Se aliviaría el hambre, al menos por un mes, de un millón 495.000 familias.

Con el dinero incautado se podría comprarse igual número de mercados, cada uno de 400.000 pesos, suficiente para asegurar los alimentos básicos de un hogar de 4 personas.

Se construiría 11 veces el anhelado acueducto de Quibdó, cuyos trabajos se calculan en 53 mil millones. Esa obra de inaplazable ejecución, es reclamada por sus casi 200 mil habitantes sin agua desde hace dos semanas.

LA DIFICULTAD DE MANEJAR LOS BIENES DE LOS ILEGALES La tarea de administrar los bienes incautados a la mafia siempre ha sido un caos.

A tal punto llega la situación que, a la fecha, la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) no sabe con exactitud cuántos bienes son los que tiene a su cargo, cuál es su estado y dónde están.

Por ejemplo, en un informe del año pasado la entidad reconoció, entre otros, que no sabía dónde estaban 7.108 vehículos, cuál era la situación jurídica de 3.505 bienes rurales y el estado de 468 embarcaciones.

A eso se suma lo demoradas que son las decisiones judiciales que ordenan expropiar bienes. Los fallos tardan años en salir, lo que imposibilita que el Estado invierta dineros en su conserva- ción, lo que conlleva, en muchas ocasiones, al deterioro de las propiedades y a millonarias demandas de los propietarios.

Así se dividía la fortuna de ex socios de Pablo Escobar Una de las decisiones más contundentes en la persecución de las autoridades contra los bienes adquiridos presuntamente con dineros de la mafia la produjo esta semana un juez especializado de Bogotá.

Se trata de la extinción de miles de acciones y 93 bienes, avaluados en más de 400 mil millones de pesos, de los herederos de los hermanos Fernando y Mario Galeano Berrío, ex socios del jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar.

Los bienes, ubicados en Antioquia, están representados en lujosas fincas, casas, lotes, parqueaderos y oficinas.

En Medellín: 3 casas quintas, 4 apartamentos, 2 locales comerciales, 2 oficinas, 14 parqueaderos y 12 predios urbanos. En Itagüí: 11 apartamentos, 10 locales comerciales, 2 oficinas, 2 parqueaderos y 8 lotes. En Envigado: 2 lotes de terreno. En Caucasia: 13 predios rurales y un lote. En Ebéjico, La Ceja: Valparaíso, Támesis y Ayapel: 14 predios rurales.

El martes se conoció que se ordenó expropiar 32.485 acciones de Bavaria, 13.775 de la Nacional de Chocolates y 17.505 del Banco de Bogotá. Pero ayer se supo que también están involucradas 6.300 acciones de Cementos Argos, lo que suma un total de 70.065 acciones expropiadas.

El fallo pasó a revisión al Tribunal de Bogotá.

Los hermanos Galeano Berrío fueron asesinados por Escobar en La Catedral, en 1992, y según las autoridades dejaron una millonaria fortuna producto de sus actividades en el negocio de las drogas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.