Malos pensamientos

Malos pensamientos

Por más esfuerzo que se haga para darles el beneficio de la duda, la presentación de pruebas hecha por el Departamento de Defensa y los servicios de inteligencia estadounidenses sobre la involucración de Irán en el conflicto iraquí genera malos pensamientos y reactiva un profundo desasosiego en la memoria.

14 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Este domingo, en Bagdad, tres oficiales norteamericanos anónimos mostraron restos de granadas de mortero y fragmentos de una bomba iraní que dijeron es capaz de penetrar el blindaje de un carro de combate Abrams; acusaron a Teherán de suministrar a la insurgencia iraquí los explosivos que causaron la muerte de 170 soldados americanos; y conjeturaron, sin ofrecer evidencias, que la transferencia de estas armas sólo es posible con la aprobación del ayatola Ali Khamenei.

El anonimato de los acusadores, la ausencia de pruebas de que el gobierno iraní dirige el suministro de armas y el momento escogido para revelar incidentes que se han sucedido desde el 2004, dan la incómoda sensación de que otra vez, tal y como sucedió en la víspera de la invasión a Irak, el mismo grupo que inventó pruebas entonces, está ahora fabricando evidencias para justificar una nueva aventura bélica en Irán o, por lo menos, para justificar el aumento y la prolongación de la presencia militar estadounidense en Irak.

Pero no es tan solo la memoria del engaño anterior lo que da sustento a la sospecha. No se puede soslayar que la presentación de pruebas en Bagdad coincide con el avance de una segunda flota de portaviones estadounidenses a las aguas del Golfo Pérsico.

Frente a estas realidades, el ominoso escenario de Zbigniew Brezezinski, quien fuera asesor de Seguridad Nacional en la administración del presidente Jimmy Carter, empieza a materializarse: “Si Estados Unidos continúa empantanado en un prolongado y sangriento enfrentamiento en Irak, el destino final de esta carrera al precipicio muy probablemente podría ser un choque frontal con Irán y una buena parte del mundo islámico.” ¿Cuándo? Cuando dejen de cumplirse las metas que la administración de Bush ha fijado para estabilizar a Irak. ¿Cómo se justificaría? Atribuyéndole responsabilidad directa sobre algún acto terrorista en Irak o en cualquier parte del mundo y culminando con una acción militar estadounidense de carácter “defensivo” contra Irán con repercusiones en Afganistán, Pakistán y, por supuesto, en Irak.

“La guerra en Irak –ha escrito Brezezinski– es una calamidad moral y estratégica de dimensión histórica, emprendida bajo supuestos falsos, que socavan la legitimidad global de E.U. Las muertes colaterales de civiles y los abusos cometidos son una afrenta a la reputación moral del país que, conducido por una combinación de impulsos maniqueos y arrogancia imperial, ha intensificado la inestabilidad regional. Ningún país comparte los delirios que con tanta pasión expresa la administración Bush. Y el resultado, entristece decirlo, ha sido un creciente aislamiento político y un antagonismo popular contra E. U.” La fecha límite fijada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a Irán para que suspenda la mayoría de sus programas nucleares se vence a finales del mes en curso. Corresponde a las autoridades iraníes demostrar ya su voluntad para negociar un arreglo pacífico del asunto y no caer en provocaciones que tendrían consecuencias funestas para el pueblo iraní y para la región.

En este sentido, le corresponde ahora al Congreso estadounidense manifestar, sin las ambigüedades que lo han caracterizado, su oposición a cualquier nueva aventura militar de la administración Bush, lo mismo que su intención de sacar a las tropas estadounidenses de Irak en un plazo razonable

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.