LA CALIDAD NO SE IMPROVISA

LA CALIDAD NO SE IMPROVISA

Alguna vez se ha preguntado cómo trabaja una pasteurizadora tan prestigiosa como La Alquería? Si es así lea este artículo que, además, resulta muy instructivo. De los hatos de la sabana, La Alquería selecciona las vacas con la mejor condición sanitaria, es decir, alimentación balanceada y raza pura, para que suministren leche de excelente calidad.

29 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Por supuesto el equipo de ordeño también es el más adecuado. Aparatos fijos e higiénicamente tratados son utilizados todas las tardes y mañanas por personal idóneo.

Una vez se recoge el anhelado líquido, es transportado en tanques isotérmicos hasta la planta donde se realiza el proceso de pasteurización.

Con la última tecnología, importada de Europa, La Alquería eleva la temperatura de la leche y luego la enfría para atacar y disminuir la actividad de los microbios (ver recuadro).

Inmediatamente la leche es almacenada y luego envasada en las diferentes presentaciones (cartón, garrafa y bolsa). Finalmente, camiones refrigerados transportan los productos hasta los diferentes puntos de venta.

Control de calidad Además de estos parámetros, La Alquería realiza controles de calidad de todos sus productos. Por ejemplo, constantemente los veterinarios de la empresa realizan muestras de la leche tanto del hato de la pasteurizadora como de las fincas proveedoras.

Asimismo, una vez llegan los tanques con el líquido alimenticio, se les realiza una prueba de calidad.

Finalmente, en el laboratorio el departamento físico-químico analiza el producto para verificar que posea las medidas requeridas en densidad, porcentaje de acidez, grasa, volumen y peso.

De igual forma, el departamento bacteriológico lleva a cabo un cultivo del producto, esto es, verifica que el nivel de microorganismos sea el permitido.

A todo esto se suman los cursos de capacitación que continuamente realiza La Alquería a ganaderos y mayordomos de las fincas proveedoras de leche.

Pasteurización? El siglo pasado Louis Pasteur descubrió la forma de destruir los microorganismos de un líquido alimenticio sin alterar su composición ni cualidades.

La fórmula consistía en elevar la temperatura del alimento a un nivel inferior al de su punto de ebullición, durante un corto tiempo, y después enfriarlo rápidamente.

Hoy, su descubrimiento se conoce como pasteurizar, y es la acción que todos los días realiza La Alquería para proporcionar a los bogotanos leche pura.

Según el jefe de control de calidad de esta empresa, la leche sale de la ubre a 37 grados centígrados y, aunque es protegida de bacterias provenientes de las manos, las partículas del aire, el suelo y el mismo pelo del mamífero, sus nutrientes y vitaminas permiten la multiplicación de microbios.

Por ello, es indispensable calentar la leche a 75 grados centígrados y luego enfriarla a cuatro grados centígrados. De esta manera, se obtiene una leche apta para el consumo humano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.