De dioses y conversos

De dioses y conversos

Yo era contraria al TransMilenio por la séptima; renegaba del día sin carro, si bien cuando me toca ‘pico y placa’ no saco el mío; me enfermaba que se empeñaran en embutirnos la bicicleta en una Bogotá donde llueve de forma torrencial y el tránsito es como un mar de pirañas. Pero en estas dos últimas semanas di un giro radical: no solo apoyo todas esas iniciativas sino que creo que debemos ir mucho más lejos. Mi conversión, en todo caso, nada tiene que ver con la movilidad. Si me he volteado 180 grados es porque en este tórrido verano he sido más consciente que nunca de que este planeta es un estercolero, que el aire que respiramos, una basura, y que el cambio climático supone la amenaza más seria a la paz y al desarrollo mundial.

11 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Creo llegado el momento de asumir una responsabilidad individual, habida cuenta de que tenemos unos líderes mundiales que son una desgracia y no van a hacer nada al respecto. O cambiamos el medio ambiente o nos lo cambian para siempre y lo que tendrán sus hijos (yo no tengo) el resto de sus vidas es un panorama muy parecido al espeluznante que nos pintaban las películas futuristas de los 80.

Si ciudadanos como yo estamos dispuestos a secundar las iniciativas de los fanáticos como Peñalosa, que se creen en posesión de la verdad revelada, lo menos que podemos exigirles es que se amarren los pantalones. Porque les queda muy fácil hacerse los berraquitos con los automovilistas particulares y amenazarnos con meternos en cintura si no guardamos el carro y botamos las llaves, cuando se mueren del susto antes de pararse como deben ante las mafias del transporte.

Nos imponen un control de gases a los carros particulares, mientras los buses jurásicos son chimeneas rodantes. Nos sacan de circulación un día al año y tiemblan antes que obligar a chatarrizar las cafeteras que más contaminan. Si son tan machos con nosotros, que ni amenazamos ni contamos con legiones de leguleyos tramposos (y no damos plata para las campañas), que se envalentonen y acaben con los abusos de esa camada de impresentables.

Cuando esa gente cumpla, que impongan entonces un Día sin carro cada mes; ‘pico y placa’ el día completo; limpiar el río Bogotá como prioridad estatal y todas las medidas que pregonan los medioambientalistas.

No entiendo cómo la gente con hijos no se alarma ante el mundo que les vamos a legar. Las guerrillas, los paramilitares y Ben Laden son monjitas inofensivas al lado de las catástrofes que va a causar el calentamiento global que estamos provocando. Si ellos no hacen nada, hagamos algo los ciudadanos. La Tierra nos grita que está agonizando pero, de momento, esa voz atronadora ni la escuchamos.

NOTA: El lunes a las 3:30 p.m. entraba yo al búnker de la Fiscalía. Una veintena de mortales, haciendo la fila como toca, dejamos el celular porque así lo ordenan; pasamos las carteras por el escáner y pusimos el dedo en una vaina que lee la huella. Mientras, José Miguel Vivanco, jefe supremo de Human Rights Watch, hablaba duro por celular con el mundo mundial. Una agente lo llamó y le indicó que tenía luz verde para entrar sin hacer la fila; no pasó la cartera por ningún control, gritó que él no dejaba su huella no fuera a ser que la utilizaran para meterle en líos y entró con el aire de un ser superior. ¿Dejarán de agacharse las autoridades de este país algún día ante esos endiosados? Mucha gente como yo respetamos a HRW, pero ni son de otro planeta ni su papel de jueces les otorga privilegios especiales. Que bajen al piso porque corren el riesgo de ver la realidad colombiana con los sesgos que critican sus contradictores: desde la estratosfera de Washington y desde la atalaya de su arrogancia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.