A la ‘casa’ de las buenas energías

A la ‘casa’ de las buenas energías

Gustavo López, diseñador de interiores colombiano, le apuesta a la disciplina oriental del Feng Shui desde la zona de llegada o el acceso principal que– asegura– debe destacarse desde la fachada. (VER GRAFICO)

10 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

“Es una especie de boca por la que la energía entra a la casa; por ello, si no tiene la importancia debida esta fuerza tiende a enredarse y para evitarlo, es bueno tener en cuenta que el volumen sea amplio e imponente, y que las ‘vías de acceso’ no estén en línea directa a la entrada principal de la casa, ya que son energías que chocan de manera abrupta con ella.

Habitaciones* En la alcoba princip al los tonos cobrizos atraen el amor y la pasión. Si hay paredes en blanco, se puede contrarrestar con cojines rojizos. En el techo (cuarto de la pareja) ubique una esfera de cristal de prismas suspendido del techo para el equilibrio.

En la habitación de hijos pasivos utilice tonos que aviven, como la gama del amarillo al rojo.

Si son hiperactivos use decoración minimalista y tonos azules suaves y pasteles.

La cabecera de la cama no debe estar contra una ventana ni los pies de ella dirigidos hacia la puerta. En los dormitorios limite los objetos metálicos, los conductos de electricidad y los campos electromagnéticos. Saque el televisor, tápelo a la hora de dormir o tenga un mueble para guardarlo.

*EN ESTOS ESPACIOS HAY MUCHAS RECOMENDACIONES PUES SON EL YING (QUIETUD) DEL HOGAR

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.