Óscar Iván Zuluaga

Óscar Iván Zuluaga

En una entrevista para Caracol Radio dije que había sido tanta la injerencia de los paramilitares en la política en el 2002 que una persona tan honorable como Óscar Iván Zuluaga había salido elegido por Convergencia Popular Cívica, donde también militaban los congresistas Carlos Arturo Clavijo y Rocío Arias. Así mismo, Zuluaga había tenido que recurrir a votos importantes de zonas de Caldas donde los paramilitares tenían un gran control.

10 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

¡Ahí fue Troya! Darío Arizmendi –persona a la que admiro y respeto mucho– y la mayoría del equipo del noticiero se me vinieron encima. Las palabras fueron duras y la descalificación de la investigación que estaba presentando fue tajante. Me cuentan que llamó mi amigo Alonso Salazar, ahora candidato a la alcaldía de Medellín, para hacer lo mismo. No había pasado media hora cuando me llamó el presidente Álvaro Uribe, y con el teléfono en altavoz para que oyeran los ministros que lo acompañaban, me preguntó por las afirmaciones que había hecho y me expresó la preocupación que tenían en Palacio por el daño que se le pudiera causar a una persona intachable como Óscar Iván Zuluaga.

Confieso que el jueves pasé un día muy amargo. La investigación –patrocinada por el gobierno de Suecia– fue un esfuerzo de dos años en los que se realizaron monografías en ocho regiones del país y se hizo un seguimiento riguroso de las negociaciones con las Autodefensas. Han participado investigadores de la Universidad de Antioquia, del Valle, del Magdalena, de Córdoba y otros centros de estudios. Ha sido un trabajo académico serio que merecía una mayor consideración.

La intemperante reacción que recibí al presentar un hecho cierto del Ministro Consejero, sin hacerle acusación personal alguna, me puso a reflexionar sobre la valoración del trabajo intelectual en Colombia y sobre las limitaciones para avanzar en la comprensión de lo que ha ocurrido en el país en la última década.

La investigación realizada en la Corporación Nuevo Arco Iris, bajo la dirección de Mauricio Romero, no tiene ningún objetivo judicial y tampoco una misión política. Simplemente queremos entender por qué y cómo se realizó la expansión de los paramilitares en los últimos seis años, su impacto en el escenario político y la manera como se han desarrollando las negociaciones de paz con ellos. Pensamos que esto es útil para la democracia, el país y la paz.

Tres fueron las variables. Los propósitos y las características de la expansión paramilitar entre 1999 y el 2003, los cambios en el cultivo, procesamiento y tráfico de drogas ilícitas y las variaciones del mapa político del país. Las conclusiones son asombrosas.

En una gran ola de expansión, los paramilitares ganaron varias guerras y en ese proceso lograron modificar sustancialmente el mapa político en 12 departamentos, transformar parcialmente el de otros, establecer una gran bancada parlamentaria, influir en las elecciones presidenciales y capturar el poder local en diversas regiones. Una de las consecuencias históricas más notables de este proceso fue el desmembramiento de los partidos Liberal y Conservador y el surgimiento de nuevos grupos con gran impacto político.

Logramos constatar que la clase política regional tenía razones para buscar una alianza explícita en algunas zonas o implícita en otras con los paramilitares. Querían resistir a los cambios democráticos de orden nacional que ordenaba la Constitución de 1991. A la circunscripción nacional de Senado, al impulso del voto de opinión. Tenían igualmente temor de que las negociaciones de paz que se empezaron con las Farc derivaran en un acuerdo que perjudicara su dominio político regional.

Según el investigador Edward Gibson, es una reacción lógica de las élites atrincheradas en las regiones que desarrollan los llamados “autoritarismos subnacionales”. El problema es que en Colombia se recurrió a métodos ilegítimos e ilegales para adelantar esta resistencia, se propiciaron confluencias con actores armados ilegales, se impulsó o se toleró la violencia para conquistar estos objetivos.

lvalencia@nuevoarcoiris.org.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.