Su destino era bailar

Su destino era bailar

Sabía bailar. No le pregunten cómo. No tiene más respuesta que la inspiración. Sabe que por su padre tiene herencia de Tahití, pero él murió cuando era niña y no le contó detalles. Así que Yolanda Montez, ‘Tongolele’, nunca supo a ciencia cierta por qué conocía los bailes tahitianos desde su temprana infancia.

09 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Los movimientos le llegaban por inspiración –‘fantasía’dice ella – al oír los discos viejos, de tambores, de la abuela.

De allí también provino una música que se le ocurrió cuando ya era famosa y que le transmitió a su tamborero para danzar a su gusto. Cuál no sería su sorpresa cuando un grupo de negros de Cuba la llamó aparte para preguntar el origen de esos pasos, que eran un secreto de su cultura en la isla que no debía ser revelado.

“Y tuve que quitarlo del show”, explica la mexicana.

–¿Por qué? –Porque ellos mataban a todo el que lo hiciera público… Ahora, a sus 75 años, esta mujer menuda (como toda bailarina en ejercicio), de ojos intensamene azules, marcada de nacimiento con el mechón blanco que sale de su frente, llegó a Barranquilla a compartir su vida y sus experiencias en el Carnaval de las Artes, que termina el domingo.

Tongolele, el mismo nombre es musical, sugiere baile. Fue el resultado del apuro por bautizarla cuando la contrataron para una revista musical como bailarina principal. “Como hacía bailes que eran mezcla de todo (lo cubano, lo africano, lo hawaiano), quise reunirlos en el nombre. Congo…lele… Tongo…lele”, cuenta. Era por un solo día, pero el nombre pegó y se quedó.

Su esplendor coincidió con la época de oro del cine mexicano. “Tenía 16, 17 años y era ingenua en muchas cosas. En las fiestas, me pedían que bailara y yo decía: no puedo bailar sin mis tambores”.

Como si se necesitara otra prueba de su ingenuidad de entonces, Tongolele recuerda que Diego Rivera quiso pintarla. “Y yo me dije: ‘¡Ay no! Si yo apenas trabajo en teatro, cómo voy a posar para él, si me va a cobrar”.

Nunca posó.

De ahí pasa a un recuerdo de infancia: “Cuando había relámpagos me paraba arriba de la cama a verme bailar. Me gustaba todo lo que era luz. Por eso pienso que uno tiene destinos y no lo sabe. De alguna manera, estoy cumpliendo el mío”.

MÁS SOBRE TONGOLELE EN ELTIEMPO.COM.

Hoy en el Carnaval de las Artes 10 a.m. Muestra en video del humor de Roberto Fontarrosa. La construcción del humor, por Daniel Samper y Fontanarrosa, y tertulia con Vladdo, Ramón Illán Bacca y Diego León Hoyos.

2 p.m. 'Lo que cuenta el tres', Entrevista con el tresista cubano Pancho Amat, a cargo de Alberto Salcedo Ramos. Después, tertulia con Joe Broderick, Frank Guerrero, Guillermo Carbó, y Rafael Bassi.

5 p.m. Preparación a la Guacherna.

DEL ‘TONGOLELISMO’ ''La prensa sabía que mi nombre vendía e inventaba cuentos. Si mataban a alguien, encontraban cómo meter mi nombre”.

Tongolele, sobre la fama que se ganó a mediados del siglo XX

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.