ORDEN DE CAPTURA A VÍCTOR CARRANZA

ORDEN DE CAPTURA A VÍCTOR CARRANZA

La justicia penal apunta otra vez en busca del comerciante de esmeraldas Víctor Carranza. La Fiscalía Regional de Bogotá profirió orden de captura en contra de Carranza por el presunto delito de enriquecimiento ilícito.

08 de octubre 1993 , 12:00 a. m.

Tras varios meses de investigación, la Fiscalía cree tener indicios suficientes para escuchar a Carranza en indagación.

La Fiscalía investiga un posible incremento patrimonial injustificado, y de acuerdo con voceros autorizados, esa es la razón de ser de la orden de captura.

No es la primera vez que la Justicia dirige sus investigaciones contra el comerciante. En el pasado, a Carranza se le señaló como auxiliador de grupos de autodefensa en el Magdalena Medio, pero las acusaciones quedaron sin sustento legal.

De hecho, el 17 de mayo de 1989, el propio Carranza se presentó ante el Juzgado Segundo de Orden Público de Villavicencio que lo investigaba por su presunta vinculación con una banda de sicarios que asesinó a un grupo indeterminado de personas en los Llanos Orientales.

Pocos días después, el entonces director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), general Miguel Alfredo Maza, denunció ante la opinión pública que Carranza intimidaba al testigo de cargo en ese proceso penal.

Sin embargo, lo cierto es que el testigo, conocido como Travolta , se había retractado de todos los cargos en contra de Carranza.

Al mismo tiempo, un juzgado de Instrucción Criminal de Villavicencio ordenó cesar todo procedimiento en contra del comerciante por su presunta participación en la matanza de Caño Sibao (Meta) ocurrida a principios de 1989.

Que me investiguen Después sobrevino la guerra de José Gonzalo Rodríguez Gacha El Mexicano contra Carranza y otros comerciantes en esmeraldas.

Gacha ordenó un atentado dinamitero contra una de las empresas de Carranza el 26 de julio de 1989. En el ataque perdió la vida una obrero y dos personas más resultaron heridas.

A principios de 1990, y ante las constantes vinculaciones públicas de su nombre con presuntos delitos de concierto para delinquir y narcotráfico, Carranza publicó avisos en medios de comunicación de circulación nacional en los que les pedía a los ministros de Justicia y Defensa, al Procurador y a los directores del DAS y de la Policía que investigaran sus actuaciones.

El más reciente episodio de Carranza con la justicia se produjo el 19 de septiembre de 1990, cuando agentes de la Dijin de Manizales lo detuvieron en esa ciudad.

La captura se produjo días después de que la Procuraduría le había pedido al Tribunal Superior de Orden Público revocar la absolución que había beneficiado a Carranza en el proceso por las matanzas en el Meta.

Sin embargo, el mismo día de la captura, las autoridades debieron dejar a Carranza en libertad tras constatar que no existía cargo alguno en su contra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.