Nueva tormenta por un centro comercial en Bogotá

Nueva tormenta por un centro comercial en Bogotá

Otro nuevo y duro debate urbanístico se abre en la ciudad tras una decisión adoptada el 25 de enero por la Curaduría Urbana 4, y mediante la cual se le otorgó licencia de construcción a un centro comercial en la carrera quinta con calle 72.

08 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Los vecinos de ese sector aseguran que el Centro Comercial Quinta Avenida –como se llama este proyecto de Pedro Gómez y Cia.– colapsará la carrera quinta y perjudicará a una zona que es fundamentalmente residencial.

Y denuncian que la Curaduría 4 expidió la licencia haciendo caso omiso de un concepto de la desaparecida Secretaría de Tránsito, que declaró ese proyecto como “no viable” (ver recuadro).

Josefina Castro de Ossa, presidenta de la Asociación de Amigos de la Quebrada La Vieja, del barrio Rosales, explica que la oposición de los vecinos es por dos motivos.

En primer lugar, por el caos que ese proyecto va a causar en el tráfico del sector. “Basta ver –dice– las filas de carros que genera el Carulla de la quinta en las horas pico. Imagínese el impacto que va causar un centro comercial de varios pisos, y con cines, ubicado justo enfrente del Carulla”.

A lo que añade un segundo temor: “Este es un barrio residencial y todos sabemos lo que ha ocurrido en el sector de la Zona Rosa. El deterioro ha sido enorme y mucha gente que vivía allí ha tenido que vender y salir corriendo”.

Por eso, Castro adelantó que los vecinos estudian acciones de protesta contra la construcción de Quinta Avenida.

La curadora 4, Nohora Cortés Cuéllar, respondió que las normas vigentes no exigen un estudio de tráfico para un centro comercial de la envergadura que tendrá Quinta Avenida. Y añadió: “Se expidió la licencia porque el proyecto cumple con las normas urbanísticas y arquitectónicas fijadas por Planeación Distrital. Nosotros no hacemos esas normas, solo las cumplimos”.

Consuelo Zapata, directora de Corposéptima, dice que si bien su organización respeta la normativa vigente, “también creemos que las autoridades competentes deberían evaluar el impacto sobre el entorno”, que es un barrio eminentemente residencial.

Juan Luis Moreno, director ejecutivo de la Sociedad de Mejoras y Ornatos de Bogotá, y quien ha tomado vocería de los vecinos a solicitud de varios de ellos, explicó que la argumentación de la curadora 4 no es del todo cierta.

“La curadora dice que no se necesita un estudio de tránsito, y eso, de acuerdo a la normativa distrital vigente para este tipo de centros comerciales, es cierto. Pero la curadora 4 está desconociendo que el código nacional de tránsito, en su artículo 101, dice que los proyectos de edificación que sean generadores de tráfico, como los centros comerciales, requieren para su funcionamiento un concepto de la autoridad de tránsito del ente territorial. Y ese concepto fue negativo”.

Y tras anotar que, además, el proyecto incumple otras normas urbanísticas de la ciudad, Moreno anunció que presentará un recurso de apelación ante Planeación Distrital y una acción de cumplimiento en contra de la Curadora 4 por “no acatar ni hacer cumplir ni una ley de la nación, ni un concepto técnico de Tránsito, que es una decisión administrativa”.

EL TIEMPO buscó la opinión de Pedro Gómez y Cia. y de Planeación Distrital, pero ninguno de los dos se pronunció ayer sobre este tema.

1.857 Los metros cuadrados que tiene el proyecto del centro comercial Quinta Avenida. Tendría cuatro pisos con una altura total de 18,07 metros y 2 sótanos con 107 cupos de parqueo.

29 Los locales para uso comercial que contempla el proyecto. El centro comercial también tendrá una plazoleta de comidas, que estaría ubicada en el último nivel del mismo.

PROTAGONISTAS DEL DEBATE.

‘‘Planeación, en la revocatoria, dice que para ese proyecto no se necesitara estudio de tráfico. Si la entidad competente dice que no, mal haría yo en extralimitarme”.

Nohora Cortés Cuéllar, Curadora Urbana número 4.

"La Curadora 4 está desconociendo que hay una norma nacional que exige un concepto de impacto en el tránsito para proyectos como los centros comerciales” Juan Luis Moreno, dir. ejecutivo de la Sociedad de Mejoras y Ornatos.

UN PROYECTO CON TRÁMITE ACCIDENTADO.

El 30 de noviembre del 2005, la Curaduría 2 autorizó la licencia de construcción para ‘Quinta Avenida’.

Sin embargo, el 29 de junio del 2006, Planeación Distrital revocó esa licencia por dos razones: en el primer piso se iba a construir más de lo permitido y el espacio para bicicletas no era el exigido.

El 17 de noviembre, los constructores radicaron una nueva solicitud en la Curaduría 4, y esta aprobó la licencia.

Ya habían dicho que no era viable.

El 27 de julio del año pasado, la entonces Secretaría de Tránsito y Transportes (STT) objetó la construcción de Quinta Avenida.

En una carta dirigida a Planeación Distrital, el Subsecretario Técnico de la STT, Luis Felipe Castro, afirmó que tras analizar “los niveles de servicio y capacidad que tienen actualmente las vías e intersecciones del sector(...) esta Subsecretaría considera no viable técnicamente” su construcción.

Y añadió: “vimos que la congestión que se iba a generar en la quinta era muy importante”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.