Cae banda que extorsionaba con la oreja de un cadáver

Cae banda que extorsionaba con la oreja de un cadáver

Con la oreja de un pescador al que presuntamente asesinaron porque no les pagó una extorsión, tres hombres capturados el pasado viernes intimidaron a campesinos de Betulia (Santander) para exigirles el pago de ‘vacunas’. Los hombres se identificaron como miembros de las ‘Águilas Negras’, organización paramilitar.

08 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

El caso ocurrió en el corregimiento Tienda Nueva, a orillas del río Sogamoso. Según la Policía, los delincuentes mataron a un pescador con sus propios remos. El hombre, esta vez, se habría negado a pagar los 50 mil pesos que le cobraban mensualmente.

Al pescador muerto, Luis Carlos Gómez, de 53 años, le habrían cercenado una oreja antes de tirarlo al río Sogamoso. El Gaula de la Policía dice que los asesinos luego mostraron la oreja a otras de sus víctimas, advirtiéndoles de lo que les podía pasar si no pagaban.

Hacia las 11 de la noche del mismo viernes, el Gaula de la Policía capturó a los tres hombres, que quedaron a disposición de la Fiscalía en San Vicente de Chucurí.

El coronel Óscar Hernando Torres, comandante de la Policía en el Magdalena Medio, dijo que dos de los tres capturados portaban carnés de desmovilizados de las autodefensas, pero que sus números de registro no coinciden con los archivos oficiales.

En los dos últimos meses, según el uniformado, en el Magdalena Medio han sido detenidos 24 desmovilizados sindicados de homicidio, extorsión y hurto agravado.

Aunque las autoridades insisten en que las ‘Águilas Negras’ no operan en esa región, la Defensoría del Pueblo asegura lo contrario en un Informe de Riesgo emitido en junio del 2006.

El texto describe que en el Alto y Bajo Simacota, en límites con Barrancabermeja, San Vicente y El Carmen de Chucurí, ‘Águilas Negras’ articulan sus estructuras para manejar el corredor que comunica a la zona petrolera del Magdalena Medio con el área metropolitana de Bucaramanga.

$50 mil era el precio que, según el Gaula de la Policía, debía pagar el pescador y por el que fue muerto con sus propios remos. Su cadáver fue hallado en las aguas del río Sogamoso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.