CUARTO DE HORA

CUARTO DE HORA

En este país de discusiones provinciales pasó inadvertida la favorable recepción que, alrededor de Colombia y de su economía, recibieron los funcionarios del gobierno y los banqueros que asistieron, hace un par de semanas, a las reuniones de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Y es que no se trata de que América Latina esté otra vez de moda -en lo cual hay mucho de cierto- sino de que Colombia y sus perspectivas generan hoy en día un extraordinario interés a las entidades financieras del exterior. No es novedoso que a nivel de la comunidad financiera internacional se reconozca el tradicional buen manejo de la economía colombiana. De alguna manera nos hemos acostumbrado a ello, lo cual impone a nuestras autoridades el desafío de mantener esa realidad y esa percepción. Lo nuevo es que se aprecia la solidez de la economía y que la perspectiva de varios años sin la amenaza de una crisis de balanza de pagos despierta el interés de quienes administra

18 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Esta circunstancia ha conducido a que, como se anotó gráficamente en las reuniones de Madrid, Colombia se encuentre en su cuarto de hora . De una parte, México y Venezuela, sobre los cuales se volcaban en el pasado reciente el interés y los recursos financieros, atraviesan situaciones difíciles. En el año en curso se han revelado en México problemas de gran complejidad, algunos de los cuales Colombia ha enfrentado desde hace ya un largo tiempo y maneja con esfuerzos muchas veces incomprendidos. El caso venezolano, tan cercano a nosotros, es, al decir de los expertos, de pronóstico adverso, lo cual ha llevado a una retirada prudente de la banca y de los inversionistas extranjeros. De otra parte, Brasil, el gigante regional, está próximo a despertar después del letargo de varios años en el cual lo sumergieron la hiperinflación y la corrupción. Quedan Chile, Argentina, Perú y Colombia. El primero está próximo a ingresar a la liga de los países desarrollados pero es un país pequeño. El segundo se apresta a un proceso electoral con perspectivas económicas buenas. Perú nos adelanta por el éxito que ha obtenido en la lucha contra la subversión y es, sin duda, un importante competidor de Colombia en la búsqueda de inversión extranjera.

El creciente atractivo de Colombia en los mercados internacionales tiene varias explicaciones. Pero debe resaltarse la labor del anterior y del actual ministro de Hacienda. Porque con seriedad y con buen criterio se han ido abriendo los distintos mercados y se han estrechado los contactos con las diferentes entidades internacionales. En sus primeros meses de gestión el doctor Guillermo Perry ha desarrollado una intensa actividad en este frente, logrando no solamente colocar papel colombiano sino demostrar que el cambio de gobierno no tenía por qué alterar el rumbo de la economía. Algo que ha caído muy bien en el exterior y que, de cierta forma, explica el hecho de que el ministro Perry hubiera sido escogido por sus colegas de la América Latina para llevar su vocería en las reuniones de Madrid, tarea que por cierto realizó con singular brillantez.

Aprovechar el cuarto de hora de Colombia en los mercados internacionales debería ser objetivo inmediato del país. Lograrlo implica, sin embargo, dejar de lado los debates parroquiales e inútiles y pensar en grande.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.