ATACAR LA POBREZA, UNA OBLIGACIÓN MUNDIAL

ATACAR LA POBREZA, UNA OBLIGACIÓN MUNDIAL

Los más de 1.300 millones de personas que viven en condiciones de pobreza no son sólo el mayor lastre de la humanidad, sino que podrían convertirse en el detonante de complejos problemas sociales, económicos y políticos, en el futuro. Por ello las políticas gubernamentales tendrán que enfocarse a combatir la desnutrición, el analfabetismo, las enfermedades, la elevada mortalidad y la falta de servicios públicos de millones de habitantes de Africa, Asia y América Latina, que son los continentes que presentan los mayores niveles de pobreza.

18 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Pero esta situación no es exclusiva de los países en vías de desarrollo. Las naciones industrializadas no son ajenas a este fenómeno. Tanto en Estados Unidos como en los 12 países de la comunidad Europea, cerca del 15 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza.

De acuerdo con un informe sobre Desarrollo Humano, en Londres hay cerca de 400.000 personas sin hogar, mientras que en París hay más de 10.000. En Colombia, la disminución de la pobreza también deber ser tema prioritario si se tiene en cuenta que cerca de la mitad de su población (más de 15 millones de habitantes) viven en condiciones inadecuadas y tienen poco o nulo acceso a los servicios básicos.

Otro de los hechos relevantes es que cerca del 70 por ciento del total de personas pobres en el mundo, son mujeres. El resto está conformado en su mayoría por niños y ancianos. La causa para que se presente lo que se ha llamado la feminización de la pobreza obedece a que las mujeres cuentan con ingresos más bajos.

En los países industrializados, por ejemplo, la discriminación se refleja en que las mujeres tienen menos de las dos terceras partes de oportunidades de empleo y aproximadamente la mitad de los ingresos que obtienen los hombres.

Este agobiante problema será el tema central de la Cumbre sobre Desarrollo Social, que se realizará a comienzos del próximo año en Dinamarca, a la que asistirán más de 150 países. El secretario general de las Naciones Unidas, Boutros Ghali ha insistido en que no puede haber tarea más urgente para el desarrollo que atacar tanto las causas como los síntomas de la pobreza.

Y es que ya existe un acuerdo generalizado, de que si bien los países industrializados son responsables de la mayor parte de la contaminación en el mundo, cada día hay más consenso en torno a que los pobres, en su lucha por subsistir, contribuyen a la degradación del medio ambiente.

Falta empleo Uno de los factores que incide en el aumento de la pobreza es la falta de fuentes de trabajo. De un total de 2.800 millones de personas que están en condiciones de trabajar, 120 millones buscan empleo afanosamente sin obtener resultados.

Adicionalmente la mayoría de los que viven en pobreza absoluta, (700 millones de habitantes) se podrían clasificar en la categoría de subempleados, hecho que por lo general les representa jornadas de trabajo más agotadoras y menores ingresos.

Pero unido a la falta de empleo, el crecimiento demográfico es otro de los factores en contra de la erradicación de la pobreza. La población mundial llegará a 5.600 millones de habitantes al finalizar el presente año y se prevé un aumento anual de 90 millones de personas, de los cuales 85 nacerán en países en vías de desarrollo.

Algunos cálculos pesimistas incluso prevén un crecimiento de la población a 12,5 millones de habitantes para el año 2.050. Por ello se considera que aún cuando se produjera una distribución equitativa de la riqueza, la pobreza aumentaría a la par con el crecimiento de la población.

De ahí la necesidad de concientizar a muchos gobiernos sobre la puesta en marcha de programas de control de natalidad.

Qué hacer? Frente a este panorama sombrío, que de no controlarse, implicará poner en peligro no sólo la estabilidad de las naciones, sino los recursos básicos para las generaciones futuras, uno de los caminos que ha planteado las Naciones Unidas es que todos los gobiernos asuman como principal reto la disminución de los niveles de pobreza, como uno de los requisitos para un desarrollo sostenible.

Pero es necesario que cada país diseñe una estrategia adecuada teniendo en cuenta sus necesidades y problemas.

Así mismo se deben generar nuevas fuentes de empleo, ampliar el acceso a los servicios básicos tales como salud, educación, vivienda y garantizar una seguridad alimentaria.

Para las Naciones Unidas el alivio de la pobreza requerirá de un modelo de desarrollo en el que el acceso a los beneficios del progreso de un país no se concentre en unos pocos sectores o grupos de la población, sino que llegue a todos sus habitantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.