EL AGUA COMPLICÓ OPERACIÓN RETORNO

EL AGUA COMPLICÓ OPERACIÓN RETORNO

Un fuerte aguacero cayó anoche sobre la sabana de Bogotá y su intensidad fue tal que en el poco tiempo que duró (menos de una hora) causó estragos en varias poblaciones vecinas y en algunos barrios de la ciudad. El caso más grave se presentó en el barrio Olarte, donde una casa construida con desechos fue derribada por la lluvia. De la vivienda, situada en el sector de la carrera 71B con calle 53A sur, fueron evacuados un anciano, otra persona adulta y cinco niños.

18 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En la autopista sur, a la altura del parque cementerio El Apogeo, se presentó una inundación que entorpeció la jornada de retorno de viajeros a la ciudad, en la culminación del puente festivo. La congestión vehicular no tardó en provocar largas colas de carros.

La Policía Metropolitana de Bogotá reportó situaciones similares en las avenidas Boyacá y carrera 68.

Según informaciones del Cuerpo de Bomberos de Bogotá, otro barrio duramente golpeado por el aguacero fue el Perdomo, principalmente en la calle 64 sur entre carreras 73 y 75, donde el agua subió su nivel a 50 centímetros del piso.

Las inundaciones también se presentaron en los barrios Quinataparedes, Tejar, Timiza, Jackelin, La Estancia, La Isla del Sol, Alcalá, Primavera, Cundinamarca, Villa Nueva, Galerías y la zona industrial de Puente Aranda, donde las bodegas de Cafam sufrieron daños.

De acuerdo con el informe de los los bomberos, hasta el cierre de esta edición no se habían presentado víctimas, únicamente la evacuación del barrio Olarte.

Para atender la emergencia (evaluación de daños y atención de eventuales víctimas) fueron despachadas 17 máquinas de bomberos de las estaciones de Chapinero, Centro, Sur, Bosa, Candelaria y Kennedy.

Un vecino del barrio Timiza dijo que allí se produjo un apagón de media hora, lo mismo que en Pastranita y en un amplio sector de Kennedy.

El aguacero fue tan fuerte que cayó granizo e, incluso, hubo tormenta eléctrica. A falta de luz, el interior de los edificios era iluminado constantemente por los rayos .

En Colombia el invierno ya comenzó a hacer estragos en departamentos como Córdoba, Sucre y Norte de Santander, donde las inundaciones y el desbordamiento de algunos ríos ya ha obligado a que las autoridades adelanten acciones de socorro.

De otra parte, en la sabana de Bogotá los municipios de Sopó, Gachancipá, Zipaquirá y Tocancipá debieron soportar por más de una hora la fuerte tempestad.

Aunque en la región cayó granizo con bastante intensidad la Policía no reportó daños materiales ni víctimas en las viviendas de las poblaciones.

Según los habitantes de Tocancipá el granizo alcanzaba los 20 centímetros de alto y afectó a los cultivos de la región.

Anoche, no se conocía ningún balance sobre los perjuicios que podrían haber ocasionado las lluvias en los cultivos de la sabana.

Igualmente, la Policía vial informó que durante la operación retorno que se registró por la autopista norte no se presentó ningún accidente por las lluvias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.