UN MAESTRO CON ESCUELA

UN MAESTRO CON ESCUELA

Una de las figuras esenciales del arte latinoamericano es, sin lugar a dudas, Torres-García. Una mirada rápida hacia su historia se inicia en Barcelona, en la Academia de Bellas Artes. Luego, hacia 1890, realiza en Palma Mallorca los vitrales de la catedral a solicitud de Antonio Gaudí, que en ese momento se encontraba renovándola. Más adelante, su estadía en Nueva York lo acerca a una manera nueva de concebir la ciudad. París lo pone en contacto con los artistas de vanguardia y en especial con los artistas que giraban en torno a la revista De Stjl: Mondrian, Van Doesburg, Vantongerloo. Con Michel Seuphor, funda la revista Cercle e Carré. En 1935, a los 60 años, regresa a Montevideo. Allí funda la Asociación de Arte Constructivo y después, el Taller Torres-García.

18 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Torres-García siempre se preocupó grandemente por elaborar una conceptualización en torno a su propuesta estética. En busca de esto, y de llegar a ser entendido por el público, realizó numerosas conferencias y escritos en los cuales explicaba su Universalismo Constructivo . En su trabajo, Torres realiza la síntesis de diferentes ismos. Toma elementos del cubismo, del neoplasticismo y del surrealismo.

Propone una estructura ortogonal proporcionada con el número de oro; ésta modula los diferentes elementos de la obra. A diferencia del rigor ascético de Mondrian, Torres cree válido incluir elementos figurativos dentro del trabajo, sintetizados del tal manera que se convierten en íconos reconocibles por cualquiera que los mire. Imágenes que podrían ser encontradas en un relieve egipcio, un dibujo griego, una estela maya o en la iconografía cristiana.

A través de su propuesta, Torres persigue una utopía. La obra de arte debe ser universal y hablar al hombre universal. Debe alimentarse de esencias y de espiritualidad. Dentro de esta postura, tanto la armonía y la proporción, el ritmo y la estructura así como los íconos, son valores universales.\ Una de las características de los maestros latinoamericanos parece ser el trabajar aislados sin dejar discípulos o continuadores. Dentro de este panorama, el caso de Torres-García es bastante excepcional.

Para rendirle un homenaje, el pasado jueves Quinta Galería abrió sus puertas con una exposición de su obras y de cuatro de sus discípulos. La exposición se complementa con escritos y manifiestos de la Escuela del Sur en la Galería Sextante. Estos son algunos de los pronunciamientos que se han hecho sobre esta escuela artística.

Sobre el trabajo de Torres Julio Alpuy comentó alguna vez: cuando Torres regresa al Uruguay después de tantos años de ausencia, llega con una elaboración bastante madura en torno al trabajo estético y con enormes deseos de enseñar. El recibimiento que se le hizo entonces fue maravilloso. Los intelectuales, los artistas, Montevideo entero estaba entusiasmado con su regreso .

Según la artista Teresa Sánchez: en sus trabajos es evidente que la preocupación del artista no es solamente una búsqueda plástica. Se nota una profunda necesidad de comunicar. Hay una fuerza cósmica expresada a través de la síntesis formal .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.