Colombianos en España hacen casas ‘a control remoto’ para sus familias

Colombianos en España hacen casas ‘a control remoto’ para sus familias

Wilson González, maestro de construcción, no sabe cuántas casas ha levantado durante los cinco años que lleva en España. Pero ahora, desde allá, está a punto de conseguir un techo propio en Colombia para su esposa y sus dos hijos.

05 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Esta familia pereirana, separada por las necesidades materiales y el desempleo, se siente más unida que nunca gracias a los planes para su nueva vivienda.

González es uno de los 50 colombianos residentes en España que se han beneficiado del programa de vivienda Villa del Lago, en Dosquebradas, municipio vecino de Pereira.

El proyecto, que debe su nombre a su cercanía con el lago La Pradera, es el resultado de las gestiones del alcalde Uberney Marín, la fundación América España Solidaria (Aesco) y el Banco Popular Mundocrédit, de España.

El lote donde se construye la urbanización, de 11.000 metros cuadrados, fue cedido por la Alcaldía de Dosquebradas.

Las casas, de dos niveles y 100 metros cuadrados de área construida, tendrán un precio de 16.000 euros (unos 50 millones de pesos).

El Banco Popular ibérico concede el crédito, que se paga en euros en España.

La amortización varía entre 97 cuotas de 222,14 euros (ocho años) y 61 de 320,61 euros (casi cinco años).

Los beneficiarios se comprometen a vincularse a la Organización Popular de Vivienda por los Familiares en Colombia, una cooperativa que vela por sus intereses.

De acuerdo con las cifras que maneja el Dane, 259.826 personas han emigrado desde Risaralda, o sea el 15,6 por ciento de la población del departamento.

De los 776.148 colombianos residentes en España, 130.433 son de Risaralda.

Aun cuando Valle es el departamento más expulsor del país en números absolutos, Risaralda ocupa el primer lugar en relación con el número de habitantes.

Más que ladrillos La fundación Aesco nació hace 15 años en Pereira, con el objetivo de orientar a los potenciales emigrantes sobre los riesgos y posibilidades de su partida. Ahora cuenta con sedes en Bogotá, Valle y España, donde canaliza la documentación para el programa de vivienda. También brinda capacitación empresarial a los retornados y a las personas que tuvieron en mente irse del país y que ahora labran su futuro en Colombia.

El proyecto de vivienda, que próximamente se extenderá a otras 100 familias, no busca solamente la construcción de una infraestructura. Uno de sus principales objetivos es consolidar una comunidad de familias que comparten los avatares de la separación forzosa.

Mientras tanto, Liliana, la esposa de Wilson González, se prepara en Pereira para ayudarle con los gastos: asiste a cursos de estética y panadería, además de participar en otros proyectos diseñados por Aesco.

Esta semana, junto con sus hijos, Sebastián y Melissa, visitó el lote donde estará su casa. Desde España, González ha venido girándole lo de los gastos y el arriendo. Ahora, su esfuerzo se verá recompensado con un techo propio, que esperan tener en seis meses.

A esa alegría se suma la posibilidad de que él los visite, pues la idea es que quienes hacen parte de la iniciativa contraten un vuelo chárter para venir a estrenar sus casas.

" Solamente con el trabajo de él en el exterior, después de tantos años, pudimos conseguir casa.

De otro modo habría sido muy difícil”.

Liliana López, esposa de Wilson González, maestro de construcción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.