Flexibilidad laboral

Flexibilidad laboral

La política laboral del actual gobierno (y de los anteriores) se ha caracterizado por una continua búsqueda de flexibilidad en el mundo laboral.

05 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Las reformas laborales, la permisividad en el uso del personal temporal y de las cooperativas de trabajo asociado, la contención del poder sindical, y más en general la sustitución del derecho laboral por el derecho mercantil en las relaciones laborales son tal vez los elementos más vistosos de esta búsqueda.

Ahora bien, la flexibilidad en el mercado de trabajo es conveniente porque aumenta la eficiencia de las empresas y su capacidad de competir.

Desafortunadamente, esta mayor flexibilidad, si es aplicada de forma impropia, y sobretodo acompañada por el aumento de los costos de la seguridad social, conlleva a la precarización del trabajo.

El auge del falso cuentapropismo y de las falsas cooperativas de trabajo - es decir, de personas contratadas como independientes o como cooperados, pero que para todo efecto desarrollan labores con clara relación de dependencia asalariada -, el injustificado aumento del personal temporal en misión, los magros resultados conseguidos en materia de seguridad social contributiva, el fenómeno de los working poor y los persistentes niveles de informalidad son algunas de las consecuencias indeseadas del connubio entre mayor flexibilidad y mayores costos laborales no salariales.

En este caso la solución no radica en un forzado regreso al empleo asalariado de tiempo completo, como muchos propugnan, sino más bien en la búsqueda de flexibilidad laboral sin precariedad. Cómo se logra esto? En primer lugar, hay que reducir los costos laborales no salariales. O cuando menos hay que impedir que sigan aumentando, dado que la Ley 797 prevé la posibilidad de incrementar en un punto adicional la cotización a pensiones a partir de 2008 y en su momento habrá algún funcionario escrupuloso que desempolvorará lo establecido por la ley.

Además, habría que implementar un sistema de protección al desempleo de carácter universal y verdaderamente efectivo en mantener los ingresos de los trabajadores. El sistema existente tiene baja cobertura y su finalidad fundamental es asistencial.

Y por último, habría que aplicar políticas activas del mercado de trabajo que apunten a mantener la empleabilidad de la fuerza laboral colombiana.

Formar a panaderos y modistas ya no sirve.

Pensar, como claramente ha mostrado este gobierno, que la precariedad laboral pueda resolverse con la estricta aplicación de la ley existente es una verdadera utopía.

Observatorio del Mercado Laboral, U. Externado de Colombia(obssegusoci@uexternado.edu.co)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.