¿El periodismo se olvidó de la ciencia nacional?

¿El periodismo se olvidó de la ciencia nacional?

“Me causó indignación una invitación que hizo EL TIEMPO a finales del año pasado”, dice Lisbeth Fog, periodista dedicada a divulgar temas científicos, en carta a la Defensora: “Aplaudo que se interesen por conocer la actividad científica que producen los investigadores colombianos –agrega–, pero, ¿no es oficio del periodista salir a buscar esa información? Parafraseando uno de los párrafos de la nota, los reto a que saquen del anonimato los hallazgos significativos que la opinión pública pasa por alto por falta de divulgación”.

04 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

La periodista se refiere a una nota titulada: ‘¿Qué investigan? Queremos saber en qué anda la ciencia en el país’, publicada en la sección Educación el 26 de noviembre pasado, en la cual los reporteros hacen un llamado a los grupos de estudiantes, docentes e investigadores “que hayan concluido algún proyecto científico y quieran dar a conocer sus resultados”.

La Defensora considera que la invitación que hacen los reporteros es válida, por cuanto contribuye a divulgar el trabajo investigativo que se realiza en las instituciones educativas. No obstante, a la periodista no le falta razón en su reclamo a los medios de comunicación, sobre la poca prioridad que le dan a la ciencia nacional como fuente de información. De hecho, aunque en EL TIEMPO existen al menos seis periodistas que escriben sobre temas de ciencia, ninguno cubre a Colciencias –u otras entidades similares– como fuente de noticias.

No deja de tener razón Lisbeth Fog cuando expone las posibles causas por las cuales la ciencia nacional ha quedado relegada en los medios: Los periodistas, por cuenta de las nuevas tecnologías, se han acostumbrado a que la información les llegue por Internet y ya no salen a buscarla. O le tienen miedo a esta fuente. Dice Fog: “Es comprensible, pero al igual que sucede con otro tipo de temas, lo único que se requiere es leer, interesarse por obtener bases y mantenerse informado acerca de lo que pasa con la investigación científica en el país”.

Del lado de los medios, según Fog, las razones son de tipo económico: “Los medios, que reciben las noticias científicas a través de agencias internacionales de prensa, consideran que es más costoso asignar a un periodista la tarea de cubrir esa fuente. En consecuencia, publican más noticias sobre lo que sucede en el resto del mundo que en Colombia”. Pero además consideran que en Colombia no hay periodistas científicos. “En las universidades existe esta cátedra, y en las salas de redacción siempre hay reporteros interesados en la ciencia. Pero son apabullados con el argumento de que ‘la ciencia no vende’, y no disponen del tiempo necesario para hacer reportería ni del espacio para publicar”.

La Defensora considera oportuno este llamado a incluir más temas científicos nacionales en la agenda diaria de los medios. De hecho, en no pocas oportunidades el país ha conocido los logros de colombianos gracias a la divulgación que de su trabajo se hace en el exterior, o por iniciativa individual de un reportero curioso. Es importante que la ciencia tenga un ‘doliente’ en la Sala de Redacción, encargado de hacer seguimiento a lo que sucede en los laboratorios y con la preparación suficiente para entrevistar a los científicos y explicarles a los lectores en qué consisten sus logros.

Como dice Lisbeth Fog: “No son los científicos quienes deben tocar las puertas de los medios; deben ser los medios quienes indaguen en los centros de investigación e informen a la comunidad de sus avances”.

* En mi columna anterior, en uno de los tres casos citados como ejemplo de retrasos en la información, afirmé que el periódico no había publicado oportunamente una nota sobre el lanzamiento del iPhone y había esperado hasta el 15 de enero. Me equivoqué: al día siguiente del lanzamiento, el 10 de enero, EL TIEMPO publicó una nota titulada 'Genios del iPod lanzaron celular’, que incluso tenía un llamado en primera página.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.