Cooperación para la equidad social

Cooperación para la equidad social

La cooperación internacional permite a sociedades como la nuestra acceder a recursos que contribuyan a aliviar necesidades de sectores sociales muy vulnerables. La sociedad civil debe jugar un papel activo en la definición y orientación de la cooperación, como forma de contención a la primacía de una mirada que niega la existencia de un conflicto armado, ignora el alcance de los graves problemas de inequidad y pobreza y privilegia salidas que desconocen que la nuestra es una de las tres mayores crisis humanitarias del planeta.

03 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Por estos días se reúnen en Cartagena diversos sectores de la sociedad civil colombiana y la comunidad internacional interesados en una cooperación comprometida con la búsqueda de la paz y la seguridad, el respeto de los derechos humanos y el derecho humanitario. La Conferencia Nacional sobre Cooperación y Derechos Humanos, convocada por la Alianza de Organizaciones Sociales y Afines, propone una cooperación internacional en una perspectiva distinta a la impulsada por el Gobierno, que la ve como mecanismo para obtener recursos y respaldar la estrategia en la que la receta para la solución de nuestros problemas nace, se desarrolla y agota en un Estado fuerte, capaz de socavar lo que, desde su lógica, es un desafío terrorista.

Esta mirada arriesga un proceso de interlocución tripartita que se inició en Londres en 2003 y continuó en Cartagena en 2005. Allí el Gobierno nacional, la comunidad internacional –representada por el G24 o países que participaron en la Mesa de Cooperación– y la sociedad civil colombiana acordaron mecanismos para una cooperación útil que hoy requieren ser ratificados. En Cartagena se suscribió ‘El Consenso’ de la sociedad civil representada por la Iglesia católica, el Consejo Gremial Nacional, fundaciones empresariales, la Federación Nacional de Municipios, el Consejo Nacional de Planeación, la Confederación de ONG y las 130 organizaciones de la Alianza. Se resaltó la condición de Colombia como Estado social de derecho en el que democracia, pluralidad y respeto por la diferencia son activos fundamentales de una nación que rechaza la violencia y el terrorismo, y que reconoce que el conflicto armado afecta principalmente a la población civil, frente a lo cual la negociación política es el instrumento adecuado para su superación. Se insistió en que los procesos de paz deben contar con marcos jurídicos universales, respetuosos de los derechos a la justicia, la verdad y la reparación para las víctimas.

La importancia de esta Conferencia obedece a que allí confluyen amplios sectores nacionales e internacionales con esta preocupación, y a que mantiene viva la posibilidad de que los esfuerzos de países donantes amigos se orienten a que la cooperación sea para la paz, la equidad social, el respeto de la diversidad cultural y sexual, la defensa de los territorios ancestrales, colectivos y comunitarios, y la plena vigencia de los derechos humanos, el Derecho Internacional Humanitario y la democracia.

La cooperación internacional que necesitamos debe centrarse además en reconocer a los millones de personas que han sufrido las consecuencias de que el Estado haya sido inferior a su obligación de garantizar sus derechos y que ha terminado por ser, cuando no testigo distante, cómplice de atropellos de grupos armados, especialmente de los paramilitares, respecto de los cuales aún no está garantizado un desmonte real de sus estructuras ilegales de control social, político, económico y territorial.

Las anteriores preocupaciones, reconocidas por las declaraciones de Londres y Cartagena, están vigentes hoy más que nunca. Ellas buscan garantizar la interlocución como derecho de la sociedad civil de incidir en escenarios en que se definen asuntos que le son vitales y son una gran oportunidad para que el Gobierno colombiano escuche y reconozca a sectores de la sociedad civil y la comunidad internacional que le plantean formas alternativas de orientar la cooperación.

* Director, Fundación Dos Mundos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.