Ataúdes de diseño para irse con estilo hacia la otra vida

Ataúdes de diseño para irse con estilo hacia la otra vida

Una galería de arte del condado californiano de Sonoma, al norte de San Francisco, inauguró este fin de semana la primera exposición en Estados Unidos, y quizás en el mundo, dedicada a las urnas funerarias.

01 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

La caja de zapatos escondida en el armario para guardar los restos del ser querido, y no digamos ya los propios, es una opción horripilante para quien desea irse con un cierto estilo.

O eso se desprende, al menos, de la exposición de la galería Art Honors Life (El arte honra la vida), que muestra los trabajos de más de 40 artistas pioneros de una nueva estética en torno a la muerte.

Sus obras en cerámica, madera, cristal o incluso papel biodegradable cuestan entre 800 y 1.200 dólares (entre 1,8 y 2,7 millones de pesos), pero sirven para matar dos pájaros de un tiro: de un lado son objetos decorativos de primera clase y, de otro, albergan esos fragmentos mínimos que en su día dieron forma a una persona.

Maureen Lomasney, artista y propietaria de la galería, también vende piezas de arte funerarias, y se le ocurrió la idea cuando supo de las elevadas tasas de incineraciones en Estados Unidos y observó que las urnas que se venden en sitios como urnmall.com o urnexpress.com dejan mucho que desear, incluso cuando se está muerto.

Las urnas de diseño constituyen, por el momento, una minúscula parte de la industria funeraria, que mueve 11.000 millones de dólares al año en E.U.

Hace diez años, el 21,1 por ciento de los estadounidenses optaban por ser incinerados en lugar de enterrados, un porcentaje que ha crecido enormemente, hasta situarse en un 32 por ciento en el 2005 y más de la mitad para el 2025, según las proyecciones de la asociación que reúne a la industria de E.U.

Y esta moda también alcanza a los ataúdes. Los de última generación pueden usarse como mesas de salón para servir el café a las visitas o estanterías para libros o CD durante decenas de años antes de acompañar al difunto a la otra vida.

Aunque a primera vista la idea resulta un tanto estrambótica, no se le puede negar el lado práctico. Sus partidarios señalan: ¿por qué utilizar por un sólo día un producto caro, al que se podría sacar partido durante toda la vida? No sólo eso. Mientras que un ataúd adquirido en el último momento, como suele ser habitual, sale por un dineral, empresas como Casket Furniture ofrecen sustanciosos descuentos si la compra no corre prisa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.