Un ‘tigre’, la marca para abrirle caso por narco a ‘40’

Un ‘tigre’, la marca para abrirle caso por narco a ‘40’

El 17 de noviembre del 2005 zarpó de Santa Marta la embarcación ‘Chiquita Belgie’ con destino a Amberes (Bélgica).

01 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

En su interior, la nave llevaba 15 kilos de cocaína de alta pureza, los cuales fueron incautados por las autoridades belgas.

Hasta ahora no se sabía de qué organización era la droga, solo se conocía que los paquetes tenían una marquilla con la imagen de un tigre de bengala, en colores negro, amarillo y rojo, con una leyenda que decía: “Somos unos tigres en calidad”.

Pero el misterio lo acaba de descifrar el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI), con base en uno de los videos que reposa en el computador del ex jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, ‘Jorge 40’, incautado en marzo del año pasado y pieza clave dentro del proceso de la ‘parapolítica’.

Gracias a las revelaciones de la grabación, la Fiscalía le abrió ayer un proceso por narcotráfico al ex jefe paramilitar, recluido en La Ceja (Antioquia), y capturó en Santa Marta a ocho de los implicados en el envío de la droga.

Entre los detenidos están cuatro técnicos de una empresa de refrigeración del puerto de Santa Marta –los cuales prestaron guardia la noche del tráfico de la droga– y cuatro ex policías antinarcóticos que, al parecer, la custodiaron desde el laboratorio.

El narcolaboratorio fue ubicado por agentes del CTI en la Sierra Nevada de Santa Marta. Allí incautaron brazaletes de las autodefensas y 1.000 marquillas idénticas a las encontradas en la coca incautada en Bélgica.

Tras la destrucción del laboratorio, un informante le contó al CTI que ese sitio era frecuentado por Édgar Ignacio Fierro Flórez, ‘don Antonio’, el hombre a quien se le incautó el computador de ‘Jorge 40’. El informante narró que ‘don Antonio’ había dormido varias veces allí y que ‘ 40’ era el dueño del laboratorio.

Conexión Bélgica Además de los ocho detenidos, el CTI tiene identificados a otros tres partícipes del cargamento. Se trata de un hombre que contactaba a los de refrigeración del puerto; a otro funcionario del mismo puerto que se trasladó a Amberes para recibir la droga, y uno más, que se desempeñaba como supervisor de seguridad, del centro de embarque.

Por ahora, el CTI centra sus esfuerzos en estas capturas y prepara nuevos golpes a la infraestructura mafiosa de ‘Jorge 40’, quien deberá contarle a la justicia sobre estos hechos ocurridos antes de su desmovilización.

u.investigativa@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.