PACTO SOCIAL CON 5 TEMAS

PACTO SOCIAL CON 5 TEMAS

El sector privado le precisó al gobierno lo que debe ser el Pacto Social: la discusión debe comprender cinco temas, debe participar la junta del Banco de la República y el acuerdo debe tener una vigencia no inferior a dos años. Las consideraciones están contenidas en documento que le fue enviado al gobierno por el Consejo Gremial Nacional, y que constituye el primer estudio de fondo que se elabora en el país, desde que el gobierno plantreó el Pacto.

18 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los gremios apoyan el Pacto, pero tienen algunas inquietudes como la credibilidad en las metas económicas propuestas, la medición de factores como la productividad y los mecanismos de seguimiento para que se cumplan las promesas oficiales.

El ejecutivo le había enviado un memorando el 27 de septiembre al Consejo Gremial con algunas precisiones preliminares sobre el asunto. El pasado 11 de cotubre, el Consejo respondió. Ambos documentos fueron conocidos por Portafolio.

Con seguridad, las formulaciones gremiales abrirán una gran discusión sobre el tema.

Para qué sirve el Pacto Social?. Qué temas debe incluir?. Quienes y a nombre de quienes deben pactar?. Durante cuánto tiempo?. Quién y cómo se verifica lo acordado?, son algunas de las preguntas que todos los colombianos, expertos o no, se hacen sobre el tema.

Hasta ahora se conocen generalidades sobre el asunto y referencias en el sentido de que la experiencia en México fue exitosa, más no en Brasil y en Argentina.

Portafolio conoció un documento que los miembros del Consejo Gremial Nacional, entidad que agrupa a las 14 asociaciones más importantes del sector privado le envió al gobierno, en el que hace las primeras formulaciones serias sobre el asunto.

El Consejo está de acuerdo con la idea del gobierno y la respalda. Considera que cinco asuntos debe incluir el pacto. La periodicidad debe ser mayor a un año y debe crearse un comité de seguimiento integrado por los participantes en el acuerdo. Seguramente con este documento se abrirá el verdadero debate sobre el tema.

Pero antes de entrar a las negociaciones, el Consejo Gremial estima que el gobierno y demás sectores sociales tengan definidas propuestas técnicas en materia de ajustes de precios públicos, combustibles, salarios, acciones de productividad y demás componentes, todo lo cual requirirá de una previa definición de las metas macroeconómicas e inflacionarias .

Política macroeconómica Un primer asunto que debe estar en la agenda de discusión del PS es la política económica, dentro de la cual la reducción de la inflación es el asunto más importante. Esto le da credibilidad al acuerdo.

El Consejo Gremial tiene sus reservas: La experiencia internacional demuestra que una reducción sustancial de la inflación no se puede pactar cuando exisen fuertes presiones de demanda como las que vive enfrentando la economía colombiana, ocasionadas por un desbordamiento del gasto, tanto público como privado.

La organización gremial cree que se dará la necesaria coordinación entre la junta directiva del Banco de la República y el gobierno para dar cumplimiento a las metas macroeconómicas, así como a los objetivos de inversión social y física que se ha trazado el gobierno.

De no lograrse esta coordinación sería inadmisible que los objetivos del PS se logren a costa de una aguda revaluación y con políticas monetarias mucho más rigurosas que resulten en una severa restricción crediticia del sector productivo. También, sería preocupante que de mantenerse indefinidamente ritmos excesivos de gasto, haya que imponer mayores impuestos .

Salarios y productividad Según el documento gremial, la orientación que se imprima a la negociación de salarios es fundamental para el éxito o fracaso del Pacto. Estos pesan en forma importante, especialmente entre pequeñas y medianas empresas.

La concertación de salarios debería ser el resultado de considerar la inflación esperada y no la pasada y ciertos incrementos en productividad. Como los trabajadores no estarían dispuestos a entrar a un nuevo esquema que implique la no recuperación de la pérdida de poder adquisitivo al final de cada año, se deberían explorar alternativas como la de negociar un salario real promedio futuro estimado con base en un nivel de inflación más bajo.

Tampoco debería descartarse la posibilidad de otorgar ajustes compensatorios a los asalariados en determinado punto del tiempo, de forma tal de dar garantías a los trabajadores de que sus ingresos reales no caerán.

Pero adicionalmente, el gobierno podría dar una pauta precisa de lo que espera de las negociaciones salariales, mediante la determinación anticipada de los salarios de la rama ejecutiva del poder público. Esto debe extenderse a las ramas legislativa, judicial y organismos de control y entidades territoriales.

En el corto plazo será necesario definir el porcentaje de ajuste del salario mínimo, por la importancia que tendría para el PS. Está demostrado que los salarios mínimos legales tienen una influencia significativa en la determinación de los salarios medios de la construcción, en el comercio y en el sector informal urbano y un impacto moderado en los salarios medios del gobierno y en la agricultura tradicional .

Tarifas y servicios Graduando e influyendo menos sobre la inflación y costos de producción, es necesario realizar un mayor esfuerzo tanto a nivel nacional como local, con base en incrementos de eficiencia y en el impacto que ha tenido la revaluación en los estados financieros de las empresas públicas.

En materia de combustibles, la coyuntura de precios externos y de revaluación permitirían la posibilidad de adoptar un esquema gradual de ajuste del precio interno, basado en la evolución de las cotizaciones internacionales, evitando los ajustes inflacionarios de comienzos de año.

Precios privados No sería conveniente que se fijara un tope de único para todas las empresas del país para aumento de los precios de sus productos, pues ello terminaría restringiendo la oferta y exacerbando la inflación luego de cierto período de tiempo y su imposición iría en grave detrimento de la credibilidad del pacto.

Lo anterior no significa que el sector empresarial a través de sus gremios representativos, no esté dispuesto a avalar y comprometerse con una meta de aumento de precios. Sin embargo, convendría examinar con el gobierno la situación desagregada de varios sectores productivos que se han venido rezagando frente a los costos y precios de la competencia leal y desleal, con el fin de fijar criterios claros en materia de esfuerzos relativos de ajuste al momento de iniciar el pacto .

Según encuestas, en más de la mitad de los casos la periodicidad de aumento de precios en el sector manufacturero es de seis meses o de tres meses. Lograr una extensión de estos períodos de ajuste deberá ser, nuevamente, el resultado de la coherencia de las políticas que acompañen al PS y de su credibilidad inicial.

La productividad La inclusión del concepto de productividad no debe limitarse al aumento salarial, sino extenderse a la concertación de esquemas sectoriales y la definición de compromisos por parte de las principales empresas públicas y algunas entidades gubernamentales.

En el primer caso deberá haber acuerdo en la repartición de las cargas del ajuste de costos, precios y márgenes que implica entrar al Pacto y definir los obstáculos específicos a nivel tecnológico, normativo, gestión, recursos humanos, infraestructura, medio ambiente y de otra índole que atenten contra la meta de elevación de productividad.

En el caso de las empresas del gobierno, debe haber compromisos verificables por toda la sociedad, dirigidos a la facilitación de trámites y racionalización de algunos sectores claves.

Visión oficial Hace tres semanas, el consejo económico y de productividad de la Presidencia Luis Bernardo Flórez envió un memorando al Consejo Gremial sobre el Pacto Social (PS). Algunos de las consideraciones más importantes hechas son las siguientes: - El logro de una reducción significativa de la inflación en un período corto, cuando se está en una economía altamente indizada, tiene altos costos si se combate exclusivamente con las herramientas tradicionales de manejo económico. Los niveles de desempleo y la reducción del crecimiento que ello implicaría serían inadmisibles. Es por ello que se hace necesario también actuar sobre este patrón de indización.

- Aunque todos los agentes económicos entienden las ventajas de reducir la inflación, ninguna está dispuesto a ser el primero en ajustar sus precios en una magnitud menor a la ya acostumbrada, o sea, la inflación pasada. Es un clásico problema de coordinación que puede resolverse mediante la concertación.

- Las metas de inflación deberán ser fijadas en conjunto con la Junta Directiva del Banco de la República y todas las autoridades económicas deben coordinar sus políticas para hacerlas consistentes con estas metas. El Pacto será una herramienta complementaria para estas se logren.

- El concepto de productividad se incluiría en el Pacto vinculando los aumentos de salarios con los aumentos de productividad. Esto permite a los trabajadores participar en dichos aumentos en una forma más transparente, lo cual da incentivos más claros para aumentar la capacidad productiva de la economía. Un problema con la inclusión de la productividad en un pacto de esta naturaleza es la dificultad que existe para medirla.

Monitoreo y vigencia El Pacto Social debe tener un comité de seguimiento que vigile los siguientes aspectos: - Capacidad del gobierno para ceñirse a sus propios anuncios de austeridad monetaria y fiscal.

- Cumplimiento de los ajustes pactados de precios de bienes y servicios, tarifas y salarios.

- Verificación de conflictos laborales que puedan presentarse por peticiones salariales desmedidas.

- Vigilancia de las mejoras de producvtividad y eficiencia de las empresas públicas y en general del gobierno.

Convendría que la duración del PS exceda de un año y busque alcanzar metas más cercanas al mediano plazo, en un período mínimo de 24 meses o más , considera el Consejo Gremial.

Primeras dudas Por el momento, todo el mundo está de acuerdo con un Pacto Social. Es una posición política. Pero a medida que se profundiza en el tema, comienzan las dudas.

Portafolio consultó a varios expertos, quienes hicieron las siguientes preguntas: - Constitucionalmente la fijación de la meta de inflación corresponde al Banco de la República, la cual será fijada en noviembre próximo. La junta aceptará su participación en el Pacto para concertar dicha meta?. O habrá dos metas: la inflación-Junta y la inflación-Pacto ?.

- El tema fiscal es muy importante en las discusiones del Pacto Social por su relación con la estabilidad de precios, manejo de la tasa de cambio y gasto social. La decisión de mantener el IVA en 14 por ciento y la tasa del impuesto de renta en 37.5 por ciento debe ser tema de negociación?.

- Las negociaciones anticipadas de sueldos -caso de los médicos y posiblemente los maestros- constituyen factores que afectan la negociación de fin de este año?.

- Aceptarán las empresas privadas aumentos fijos de precios para el período del Pacto, sin conocer otras variables como el comportamiento de las tasas de interés y de la tasa de cambio?.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.