EL 95 LAS PREFIERE SEXY

EL 95 LAS PREFIERE SEXY

La próxima temporada 1995 contará con una moda exuberante, femenina y, sobre todo, sexy, que con sus tejidos ricos y sus estampados espectaculares pone punto final a los años de austeridad. También la ropa interior marcará el estilo el próximo verano.

19 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Desde Christian Dior a Jean-Charles de Castelbajac, los diseñadores parisinos sacaron a la luz la ropa interior y la convirtieron en una pieza clave de sus creaciones.

Las colecciones alentaron el surgimiento de ropa sexy y femenina, tendiente a halagar a la mujer que la usa.

Las supermodelos de Lagerfeld lanzaron bolsas de Chanel a los espectadores en una señal de que el objetivo de la casa parisina no es introducir ideas revolucionarias sino aumentar sus ventas.

Creadores, modelos y distribuidores despliegan una actividad frenética para presentaron las innovaciones del próximo año, en dos semanas que duró la cita con la moda en Paría.

Los modelos de la próxima temporada prometen responder a las expectativas de todas las mujeres, desde las más exigentes a las más estrambóticas, con una línea coloreada, corta y estructurada.

Fantasía y creatividad en todas sus versiones que reflejan un cambio de mentalidades en el pret-a-porter: la intelectualidad de los diseñadores japoneses se hace a un lado para dejar paso a una línea exultante.

Los vestidos se ajustan a la cintura, los escotes se hacen generosos hasta el extremo, las faldas se acortan o se abren en hendiduras interminables, las blusas desaparecen y dan lugar a sujetadores que realzan los senos.

La mujer podrá mostrar de nuevo el talle, bien con vestidos suspendidos , ligeros y escotados, bien con conjuntos de sujetador y pantalón de talle bajo.

Los blancos y negros continúan presentes, pero los que irrumpen con fuerza son los tonos estridentes, como fucsia, rojo, naranja o azul eléctrico, que predominan sobre los colores pastel.

La sobriedad de los crespones, linos y algodones rayados pierden vigencia ante los tejidos trabajados y femeninos: terciopelo, raso, seda, encaje, tul, organza y gasa.

Toque final para esta feminidad es un zapato de tacón que sube de f nuevos creadores presentados al margen del calendario oficial.

La gran atracción de esta segunda semana han sido las colecciones de dos grandes de la moda, Yves Saint Laurent y Channel, y del siempre inventivo Jean Paul Gaultier.

Todas las grandes modelos, comenzando por su principal estrella , Claudia Schiffer, han acudido a la cita de Channel, cuyo desfile es más un espectáculo que la demostración de su habilidad en el diseño.

El declive de la línea diáfana es patente en esta colección, diseñada por Karl Lagerfeld: trajes de chaquetas muy cortas, con bolsillos de cartera o de parche, y ribetes que marcan líneas simétricas, se llevarán con faldas de talle alto, ajustadas a la cintura, unas veces rectas y otras evasé.

Channel juega este año con la provocación y propone conjuntos que dejan ver algo más que la pierna y el ombligo, cuando no muestra la ropa interior, elaborada con el mismo tejido que el traje o como un bañador con adornos de pedrería.

Los colores son más tradicionales, con múltiples variedades de rosas, el blanco y negro combinados, o el negro unido a tonos vivos, como el rojo, el verde, el fucsia y el azul.

La colección Saint Laurent es un regreso a lo intemporal y a los valores seguros. Perennidad de un estilo revisado con elementos de modernidad e ideas de su alta costura.

El diseñador se mantiene fiel a los trajes pantalón de seda monocromáticos, sobre todo en azul marino, y estampados, de chaquetas ajustadas a la cintura y pantalones amplios ceñidos por un cinturón ancho.

Saint Laurent propone túnicas cortas ajustadas con un cinturón y sandalias doradas, vestidos-kimono en gasa de todos los colores, desde el rosa al marino.

Después de su viaje por el tiempo el año pasado, Gaultier hace una retrospectiva de la moda de este siglo revisando cada década con ingredientes de modernidad.

Este paseo por el tiempo le lleva de las camisas de cuello alto y mangas jamón de 1900, combinadas con pantalones; los vestidos 1925, cortos y rectos; y los largos vestidos fluidos de la década posterior, hasta la Liberación de París en los 40 y el new look de 1947.

Vestidos por doquier, de día, de noche y de coctel. Esta prenda representa un noventa por ciento de la colección y deja sólo un pequeño lugar a los pantalones campana, las túnicas y las blusas que desnudan el ombligo.

Los tejidos varían desde los más cotidianos, como la tela vaquera, el punto, el nylon y la popelina de algodón, hasta los más sofisticados como el crespón, el tafetán de seda, el organdil y el tul; retoman los estampados de cada época y abarcan una variada paleta de colores, que incluye tonos suaves y ácidos.

Todo, en la moda 95, queda al servicio de una línea pletórica de feminidad, según algunos críticos, aunque para otros se aleja de la elegancia refinada y se desliza hacia la mujer-objeto , cuando no cae en un diseño extravangante imposible de llevar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.